Escúchenos en línea

Sindicatos y gobierno de Brasil no se pudieron poner de acuerdo

Sao Paulo. PL. | 4 de Febrero de 2011 a las 00:00
Representantes de centrales sindicales y del gobierno brasileños concluyeron este viernes sin acuerdo una reunión de tres horas sobre el valor del salario mínimo, actualmente en 540 reales, cerca de 318 dólares. Este fue el segundo encuentro para analizar el asunto entre ambas partes. El Gobierno propone elevarlo solo hasta 545 reales (unos 320 dólares), mientras los representantes de los trabajadores aspiran a 580 reales, poco más de 341 dólares. En declaraciones a la prensa local, el presidente de la Central Única de los Trabajadores (CUT), Artur Henrique da Silva, calificó de frustrante la cita y estimó que el gobierno presentó "argumentos totalmente fuera de la realidad" para no aceptar el incremento del mínimo por encima de los 545 reales ya propuestos. Da Silva indicó que la próxima semana ambas partes deben sostener la tercera reunión y adelantó que, en caso de no alcanzar consenso, los sindicatos pretenden llevar la discusión al Congreso Nacional. El presidente de Fuerza Sindical (FS), Paulo Pereira da Silva, resaltó la contradicción de que al tiempo que el gobierno propone una política de valoración del salario mínimo para el futuro, no tiene un acuerdo sobre ese tema para este año. Sin consenso sobre el valor del mínimo de este año, quedarán comprometidas las negociaciones sobre otros asuntos de la agenda, apuntó. Subrayó que las centrales sindicales no aceptarán firmar acuerdo alguno que no incluya un aumento real del salario mínimo para 2011 y para los jubilados, además de la corrección de la tabla del Impuesto de Renta de la Persona Física. En el encuentro de hoy, además de los representantes de la CUT y FS, estuvieron delegados de otras cinco organizaciones obreras. Por el gobierno federal participaron el secretario general de la Presidencia, Gilberto Carvalho; y los ministros de Hacienda, Guido Mantega, y del Trabajo y el Empleo, Carlos Lupi. La cita se efectuó en la oficina de la Presidencia en esta ciudad, capital del estado de Sao Paulo, frente a la cual se concentraron decenas de sindicalistas con carteles y telas exigiendo un incremento del salario mínimo mayor al ofrecido por el gobierno.

Descarga la aplicación

en google play en google play