Escúchenos en línea

Saldo trágico dejan lluvias en Bolivia

La Paz. Agencias. | 24 de Febrero de 2011 a las 00:00
Al menos 24 personas fallecieron y más de nueve mil familias fueron afectadas por las intensas lluvias y riadas que azotan a Bolivia, confirmaron fuentes gubernamentales. El viceministro de Defensa Civil, Hernán Tuco, precisó que varios departamentos y municipios de la nación andina se declararon hace cuatro semanas en alerta naranja, y subrayó que en el contexto del Plan Nacional de Contingencias, se activó un operativo de auxilio y atención a damnificados. Por su parte, el titular de Defensa, Rubén Saavedra, resaltó que el gobierno boliviano dispuso de 20 millones de dólares para financiar las operaciones de asistencia y de reparación de daños provocados por los desbordes de ríos, que dejaron a sectores de la población sin viviendas. Debido al temporal asociado al fenómeno climatológico La Niña, el Ejecutivo declaró el martes último la situación de emergencia nacional. Las lluvias causan más estragos en el norte de La Paz y en Beni. Los desbordes de los ríos Beni, Ibare y Mamoré han sobrepasado los límites por la intensidad de las precipitaciones pluviales, pese a los esfuerzos de los equipos de emergencia". Los tres municipios de la provincia Ballivián, del Departamento del Beni- necesitan de rápida ayuda de las autoridades nacionales, en especial de los organismos de defensa civil para evacuar a los damnificados de las zonas de mayor riesgo. Carlos Dellien, responsable del Comité Departamental de Emergencias, explicó que la gravedad es mayor porque las lluvias caen incesantemente y se corre el riesgo que se traslade a otras provincias del departamento amazónico. El representante, dijo además que la población de Rurrenabaque, limítrofe con el norte de La Paz, está prácticamente anegada y los habitantes esperan que cesen las lluvias para que las aguas bajen y puedan recuperar algunas de sus pertenencias. De acuerdo a unas evaluaciones que se realizaron, establecieron que 500 familias han resultado las mayores perjudicadas a consecuencia de este desastre en Rurrenabaque. El alcalde de Rurrenabaque, Yerko Núñez, declaró alerta máxima tras confirmar la muerte de dos personas y el aislamiento de varias poblaciones. En los Yungas existen al menos 34 derrumbes que impiden la circulación de personas y vehículos. Núñez aseguró que "este tipo de inundaciones no se vio desde hace 10 años; es muy fuerte y ya afectó a más de 500 viviendas sólo del área urbana, porque no tenemos cuantificadas del área rural. No podemos llegar a las comunidades porque el caudal está subiendo". Agregó que las familias damnificadas llegan a 1.500 que están viviendo en carpas y escuelas habilitadas por la comuna. En la avenida principal de esta población turística (calle Comercio), el agua alcanza un metro y medio de altura y poco a poco gana espacio en otras vías. "La crecida de las aguas ha provocado correntadas de magnitud que amenazan la sobrevivencia de los habitantes, entre ellos algunos turistas que se encuentran en la zona", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play