Escúchenos en línea

Ministro boliviano desmonta mentiras de medios de derecha

La Paz. Xinhua. | 7 de Marzo de 2011 a las 00:00
El gobierno de Bolivia calificó este lunes a tres medios televisivos privados de "derechistas mediáticos" y los acusó de promover la imagen de Bolivia como un "narco-Estado". El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, en diálogo con periodistas, argumentó que toda esta campaña surgió tras el encarcelamiento en Estados Unidos del ex jefe de la policía antinarcóticos en Bolivia, René Sanabria, detenido en Panamá el pasado 25 de febrero por delitos de narcotráfico. De acuerdo con investigaciones de la Oficina Antidrogas de Estados Unidos (DEA), Sanabria dirigía una organización criminal que traficaba droga desde Bolivia hacia Estados Unidos, por lo que luego de su aprehensión fue trasladado hacia Miami para su procesamiento. Al ser detenido, Sanabria estaba en funciones como miembro del Centro de Inteligencia y Generación de Información (Cigein) de Bolivia, instancia que manejaban agentes encubiertos en la lucha antidrogas. Tras su arresto y posterior encarcelamiento, diversas publicaciones locales, así como medios televisivos, lo apodaron como "narco-general" y relacionaron su caso con las esferas gubernamentales. Según Llorenti, las compañías privadas "Unitel, Red Uno, PAT y otros medios (...) publicaron sistemáticamente versiones sobre las implicaciones de (René) Sanabria con las esferas de Estado en Bolivia", aseveró. El ministro aseguró que el gobierno de este país no encubre el narcotráfico, sino que castiga a los culpables con cárcel, sean alcaldes, policías o personas con cualquier investidura. "Vamos a combatir al narcotráfico con la mayor contundencia, no nos interesa quién sea", advirtió. "No interesa si son familiares, un alto dirigente del partido (de gobierno), o si es un senador, un diputado, un ministro, un viceministro... no nos interesa cuántas estrellas tenga. Si está metido en narcotráfico, si está metido en corrupción, va ir a la cárcel", aseveró ante la prensa. Según la autoridad de gobierno, estos medios televisivos privados urdieron cuatro mentiras alineadas a la "oposición política y extrema derecha mediática". La primera -dijo Llorenti- es que no existía orden de captura internacional, tal y como publicaron los medios de prensa, porque los sistemas de Interpol están vinculados y actúan inmediatamente. Una segunda mentira -siguió- fue que Sanabria no utilizó pasaporte diplomático, sino ordinario, para sus desplazamientos a Chile y Panamá, donde operó la red internacional de traficantes de alcaloides a Estados Unidos. Una "tercera mentira" es que el Cegein no tiene facultad operativa antidroga, sino sólo de acopio de información respecto al narcotráfico. En este punto -acotó- tampoco es cierto que dicho organismo haya reemplazado a la DEA, expulsada de Bolivia a finales de 2008. La cuarta mentira -finalizó el funcioanrio- es que en ningún momento la cancillería boliviana solicitó la repatriación de Sanabria, quien enfrenta cargos por narcotráfico formulados por la justicia de Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play