Escúchenos en línea

Buscan elevar tasa de donantes de órganos en Venezuela

Caracas. Xinhua. | 9 de Marzo de 2011 a las 00:00
De 2007 a 2010 Venezuela disminuyó 25 por ciento su tasa de donación de órganos, para ubicarse en 3,2 por cada millón de habitantes, de acuerdo con la Organización Nacional de Trasplantes de Venezuela (ONTV). La falta de cultura de donación, una legislación añeja y el déficit de recursos, son sólo algunos de los factores, aseguran especialistas de la ONTV. En cambio, los pacientes inscritos en espera de un riñón en Venezuela se duplicó durante los últimos tres años. "Tiene que haber una cultura de donación en el país y eso es lo que está pesando en los números", explicó a Xinhua la coordinadora hospitalaria en la región metropolitana del Sistema Procura de Organos y Tejidos, Glenda Arcamone. En su experiencia al frente de esa organización no gubernamental, el 66 por ciento de las familias rechazan ser donantes potenciales debido al desconocimiento y los tabúes, lo que resulta en menos trasplantes. La falta de recursos económicos, técnicos o humanos también juega en contra. De acuerdo con la ONTV, en el año 2010 Venezuela tuvo 100 donantes por muerte cerebral, lo cual representó un récord. No obstante, ese mismo año el número de trasplantes por donación cadavérica disminuyó 2,2 por ciento con respecto al 2009. "Existen causas múltiples, primero la falta de recursos en muchos sitios donde se produce la muerte para poder mantener a ese donante (cadáver) en la condición idónea", comentó a Xinhua el cirujano José Benchimol, especialista en trasplante renal. De "donante informado" a "donante presunto" Con 22 años de experiencia en la materia, Benchimol aseguró que en Venezuela la población joven no sólo está expuesta a los accidentes de tránsito sino a los altos índices de violencia, indicador que califica como funesto, pero irónicamente positivo en esta área. "Tenemos un grandísimo potencial subexplotado completamente. Otros países tienen un pequeño potencial pero es rendido al máximo", agregó. De acuerdo con la legislación, el comercio de órganos es imposible en Venezuela porque los estudios de compatibilidad sólo se realizan en instituciones públicas del país. No obstante, es muy fácil navegar por internet y encontrar en Caracas a personas interesadas en vender uno de sus riñones en 5.000 dólares, aunque la pena por este tipo de oferta alcanza los ocho años de cárcel. La legislación venezolana sobre trasplante de órganos, que data de 1972 y observó algunas reformas en 1992, sólo autoriza el trasplante de donantes vivos a sus familiares hasta el quinto grado de consaguinidad. Esa situación no impide que en Venezuela fallezcan al menos dos personas cada mes por no tener la donación de un riñón. La lista de espera por éste órgano es de 1.500 personas. Los venezolanos con posibilidades económicas viajan normalmente a Perú o Ecuador, países donde la donación libre de órganos está permitida. Desde 2004, el gobierno venezolano intenta modificar la Ley Orgánica de Salud, a fin de cambiar el concepto de "donante informado" al de "donante presunto", para emular su legislación a la de España, el país con la mayor tasa de donantes en el mundo. En la actualidad, por cada declaración médica de muerte cerebral, es necesario el consentimiento familiar para la extracción de órganos como válvulas cardíacas, hígado, córneas, páncreas y riñón. En cambio, el donante presunto es todo individuo que, posterior a su muerte, podría ser donante, a menos que en vida rechazara el proceso por vía legal.

Descarga la aplicación

en google play en google play