Escúchenos en línea

Santos reconoce que hay conflicto armado en Colombia

Bogotá. Aporrea / Agencias. | 5 de Mayo de 2011 a las 00:00
La decisión tomada entre el presidente Juan Manuel Santos y la bancada de unidad nacional de incluir en la Ley de Víctimas el reconocimiento de que en Colombia sí hay conflicto armado y no solo una amenaza terrorista, como lo sostenía el gobierno anterior, generó un nuevo distanciamiento ideológico entre el mandatario actual y el ex presidente Álvaro Uribe. En la Casa de Nariño, tras dos horas de discusión, los principales partidos de la Unidad Nacional -el Partido Liberal, ‘la U’, el Partido Conservador y Cambio Radical-, con la intervención directa del presidente Santos, acordaron que la ponencia de la ley de víctimas que será presentada para su cuarto y último debate en la plenaria del Senado incluirá un artículo reconociendo la existencia del conflicto. La razón para esto es evitar que en la reparación de las víctimas puedan entrar personas afectadas por la delincuencia común, algo que abriría un enorme boquete en las finanzas del país. Y la decisión parece tomada, pues no sólo se conoció que dicha ponencia sería radicada este jueves, con la firma de todos los ponentes y el respaldo del Gobierno, sino que el propio presidente Juan Manuel Santos salió a defenderla. Al término de un Consejo de Seguridad realizado en Tumaco (Nariño), el Presidente, al ser interrogado sobre el tema respondió: "Hace rato hay conflicto armado aquí en este país". Santos no hizo más comentarios sobre el asunto y se retiró, sonriendo y con la mano en alto, a modo de despedida. Pero al mismo tiempo, desde su cuenta en Twitter, el ex presidente Uribe comenzó a agitar la polémica. A través de varios trinos defendió su posición de considerar que en el país no hay conflicto y que afirmar lo contrario podría significar darle legitimidad a las fuerzas insurgentes. “No puede ser que la ley reconozca conflicto con terroristas narcotraficantes, que atentan contra la democracia”; escribió Uribe. Minutos después señaló que “para muchos países son terroristas, nos derraman en sangre y ahora les dan legitimidad”. “No hay razón legal para vincular reparación de víctimas con reconocimiento de terroristas”, agregó luego. También opinó que “los terroristas no reúnen elementos para status de beligerancia ¿por qué les abren la puerta?” Uribe lanzó nueve trinos sobre el tema en menos de media hora. Todos con el mismo sentido: reconocer el conflicto sería legitimar a la guerrilla y darle, de cierta forma, el reconocimiento como un actor político. “Resolver los problemas sociales no implica legitimar la acción destructiva de los terroristas”, “guerrilla, paramilitares destruyen Estado de Leyes, nadie legitimó a paramilitares, ¿por qué ahora a la guerrilla?” y “No hay razón legal para vincular reparación de víctimas con reconocimiento de terroristas”, fueron otras de las consideraciones del ex Jefe de Estado al respecto. También manifestó que durante su gobierno “hemos reparado víctimas sin reconocer a los terroristas” y que "sin necesidad de reconocer conflicto en nuestro Gobierno se desmovilizaron más de 50 mil integrantes de grupos terroristas”. Las razones de la bancada Tras la reunión en Palacio, varios miembros de la coalición de Unidad Nacional defendieron la posición y justificaron la necesidad de reconocer el conflicto armado. “El reconocimiento al conflicto, que quedó en el artículo tercero, es histórico porque eso fue lo que siempre rechazó el presidente (Álvaro) Uribe y eso podría generar una polémica”, aseguró el senador conservador Hernán Andrade, otro de los asistentes. A su vez, el propio ponente de ‘la U’, el senador Roy Barreras, aseguró que en el camino de “la reconciliación” existe la “necesidad” de que “todas las partes cedan”. Fuentes cercanas a la Casa de Nariño aseguraron que la aceptación legal de que en Colombia hay un conflicto armado no pretende generar una controversia política, ni siquiera jurídica, sino cerrarle la puerta al riesgo de que se abra el agujero para una reparación colectiva de víctimas de delitos comunes, lo cual, entre otras consecuencias, tendría un grave impacto fiscal para el país. Según Andrade, “en todo caso solo podrán ser reparadas las victimas del conflicto, al tiempo que se evita el inmenso boquete que se estaba abriendo”. Asistentes a la reunión coincidieron en que fue el propio Santos quien, después de dos reuniones con los principales líderes de su bancada, propuso la adopción de este principio. La decisión llama la atención ante una aparente contradicción. Mientras, de un lado, atiende la reiterada petición de los uribistas de evitar un gran impacto fiscal con la aprobación de la ley; por el otro, niega uno de los principales puntos de la doctrina uribista: la existencia de un conflicto armado. El uribismo ha defendido que en Colombia lo que hay es una actividad de grupos “terroristas”, emanada, entre otras razones, del concepto que se extendió por el mundo después del atentado del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas, en Nueva York. El senador Barreras, sin embargo, afirmó que jurídicamente el conflicto armado “ya es reconocido” en el país, y que la figura solo es novedosa “desde lo político”. “Ya en varias de las leyes y en la jurisprudencia colombiana se habla reiterada, explícita y tácitamente, del conflicto armado en términos jurídicos internacionales”, recalcó Barreras. El senador liberal Juan Fernando Cristo, ponente y promotor de la ley, le reconoció al presidente Santos la iniciativa de este paso. “Era lo normal y lo lógico, porque es que la ley se está haciendo precisamente para las víctimas del conflicto armado”, enfatizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play