Escúchenos en línea

Carta de un elector no sandinista de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, a Rosario Murillo

| 19 de Febrero de 2007 a las 00:00
He notado que algunos medios de comunicación han querido manipular una entrevista en la que usted establece una relación entre Reconciliación Nacional y Estabilidad Laboral de quienes se desempeñaban en la anterior sede de la Presidencia. Personalmente interpreté sus aseveraciones de la siguiente manera: "Resulta inconcebible la cesantía de un empleado estatal por motivaciones político-partidarias" (criterio acorde a la Reconciliación del ejercicio de gobierno con el cumplimiento de la ley de carrera civil y administrativa). De manera congruente con esa visión, los voceros y relacionistas públicos de varias instituciones del estado permanecen en sus cargos (al parecer están cumpliendo con sus funciones). Sin embargo no presumo, ni debería ser presumido por otros, que lo externado por usted haya sido en detrimento de otras disposiciones legales, el erario público y el sigilo profesional. Creo que sólo los oportunistas podrán interpretar "reconciliación" como una actitud celestina con la fuga de dinero del estado, o como la tolerancia con quienes no posean vocación de lealtad hacia la información que se derive del ejercicio de su trabajo. Quien crea que existe sinonimia entre Reconciliación, Pusilanimidad y Cretinez, está completamente equivocado. Utilizo el término oportunistas, porque esos mismos que exigen que se mantenga en sus "puestos de labor" a personas que nunca tuvieron contenido de trabajo (pero sí una abultada remuneración), guardaron total silencio con el reciente y verdadero despido masivo en Unión FENOSA. ¿O es que para ellos el Estado es un empleador que no debe velar por el apropiado destino de sus recursos? Considero que uno de los principales ejes de la Reconciliación se está concretizando: la Reconciliación de la Administración Pública con la coherencia, con la realidad de este país. La austeridad es imperativa en un país tan empobrecido. El otro eje de la Reconciliación, es el reencuentro con un vasto sector que fue incomprendido: la Resistencia Nicaragüense. No me estoy refiriendo a las castas que riñen entre sí por los sellos de ese Partido, sino a la base campesina que –al igual que un amplio sector sandinista– ha sido víctima de todo tipo de atropellos durante estos últimos dieciséis años. Llegó la hora de la reconciliación del ejercicio de gobierno con el cumplir el capitulo constitucional de derechos y garantías. Y en cuanto a los que han pretendido sembrar intrigas con falacias, creo que el "no comentar" ha sido la mejor respuesta. No hay nada que decir a los mentirosos confesos: todo el mundo sabe que ninguno de sus tormentosos augurios se cumplió. ¿Quien le puede creer a quienes tienen la costumbre de expresar criterios no ajustados a la verdad? Esta es la opinión de un elector no sandinista de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa. Adelante con el trabajo que están realizando. Muchas gracias por su atención.

Oscar Domingo Marín Alfaro

001-300468-0013D Tel. 8804918 Masaya, Nicaragua