Escúchenos en línea

Fracaso de Sébaco tiene dolido a Fabio Gadea

Managua. Por Juan Maltés. | 1 de Septiembre de 2011 a las 00:00
Cada día que pasa, la cruz que carga Fabio Gadea se le hace más pesada, después del rotundo y estrepitoso fracaso en la apertura de su campaña electoral presidencial en Sébaco, el pasado 28 de agosto. Aconsejado por el servil y oportunista Edmundo Jarquín, del MRS, quien deseaba que corriera la sangre, lo engañó diciéndole que llegaría una enorme multitud de más de 150 mil personas y que “Sébaco va” era impostergable. Pues, “Sébaco va” fue, pero el resultado es tan desastroso, que apenas llegaron 25 mil personas llevadas de todo el país. Gadea se siente tan adolorido y dolido, que ni siquiera, hasta hoy, ha hecho un comentario de esa concentración. Aunque Gadea nunca ha tenido oportunidad de ganar las elecciones presidenciales, si alguna vez soñó con eso, todo se le vino al suelo al hacer alianza con el grupúsculo partido MRS de Jarquín y el ahora fantasmal Eduardo Montealegre. Desde ese mismo momento Gadea perdió las elecciones. Los pleitos e intrigas iniciaron de inmediato por el control no solo del MRS-PLI, sino del propio candidato presidencial. Gadea también fracasó desde el inicio, porque se consideró el candidato de “consenso” de la “oposición” y nadie lo siguió más que el PLI, que es un partido de membrete y el grupúsculo de oportunisitas integrados en el MRS, quienes tuvieron que nombrarlo candidato de “DEDO”. Hoy, Gadea no sabe cómo salir a flote y los empleados de Radio Corporación, según fuentes internas, lo ven pasearse por los pasillos con el rostro muy triste. Por los pasillos de Radio Corporación los empleados ahora caminan de puntilla por miedo de que Gadea explote, porque todo va por mal camino. Gadea «embarcado» por Montealgre y Jarquín Desde un principio se observó que el MRS sería el “ave de mal agüero” de Fabio Gadea, pues con sólo la presencia de Edmundo Jarquín, ya llevaba una enorme desventaja. Con sólo la presencia de Jarquín y los otros miembros del MRS, que desde sus escritorios dirigen la campaña, ya le quitaba credibilidad a Gadea. Siempre hay que recordar que Jarquín ha sido oportunista, servil, puñalero, salamero, metido, liberal somocista, conservador, social-cristiano, sandinista y hoy nuevamente liberal somocista. Es decir, un hombre sin principios éticos y morales. Jarquín, en compañía de Eduardo Montealegre, le llenaron la cabeza de ilusiones y sueños al pobre Gadea, a quien le susurraban en los oídos que él era el único “Salvador de la patria”. Es decir, que lo estaban “embarcando”, a sabiendas, en una misión imposible. Montealegre, quien tiene cuentas millonarias pendientes con la justicia, ha perdido poder y ahora conspira desde la sombra, tras bambalinas, en un intento infructuoso por recuperar a Gadea. Además, Gadea se siente contra la pared, porque cada vez que habla, repite lo mismo y le echa la culpa a sus “asesores”. Los discursos de Gadea, escritos por Jarquín, son cada día más absurdos e insulsos y lo único bueno que dice, incriblemente contradictorio, es que si llega a la presidencia, profundizará los programas sociales en favor de las mayorías implementados por el Presidente Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo. Regresará a gobernar a Radio Corporación Según empleados de Radio Corporación, Gadea ha estado a punto de “tirar la tohalla, pero se lo han impedido sus “asesores”, quienes ven que con esa decision, se irían por la borda sus aspiraciones a las codiciadas diputaciones. Después de todos estos fracasos, a Gadea no le queda otro camino que ir hasta el final, sabiendo que su causa está perdida, y que todo lo que le dijeron Jarquín y Montealegre eran puras mentiras. Lo único que le queda es regresar el siete de noviembre a gobernar Radio Corporación.

Descarga la aplicación

en google play en google play