Escúchenos en línea

Jefes de la Policía guatemalteca están implicados en la masacre de los diputados y de sus asesinos, afirma testigo

Agencia EFE y diario elPeriódico. Desde ciudad Guatemala. | 2 de Marzo de 2007 a las 00:00
Uno de los cuatro policías asesinados el pasado domingo en el interior de una prisión, acusado de haber matado a tres diputados salvadoreños, era el jefe de un "escuadrón de la muerte", según un ex integrante de ese grupo que pidió protección a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH). El procurador de los Derechos Humanos (PDH) de Guatemala, Sergio Morales, dijo hoy a periodistas que, desde enero del año pasado, esa institución investiga una denuncia presentada por un hombre que aseguró haber integrado "un comando de ejecución extrajudicial" dirigido por altos jefes de la Policía Nacional Civil (PNC). En su edición de hoy, el diario local "El Periódico" identifica a Félix Mendoza Monterroso, como la persona que habría presentado la denuncia ante la PDH, institución que desde entonces le da protección por temor a represalias. El denunciante señaló al oficial de la PNC Luis Herrera López, hasta hace once días jefe de la Unidad contra el Crimen Organizado, así como a Víctor Soto, jefe de la Dirección de Investigaciones Criminales, de dirigir un "comando de ejecuciones extrajudiciales" que se dedicaba a exterminar a supuestos delincuentes. Las operaciones de ese comando, según la denuncia, eran del conocimiento del ministro guatemalteco de Gobernación (Interior), Carlos Vielman. Herrera López, junto a los agentes de la PNC, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar Méndez, fueron asesinados el pasado domingo en el interior de una prisión de alta seguridad, ubicada a 66 kilómetros al sureste de la capital. Los cuatro agentes habían sido capturados el 21 de febrero, acusados de haber matado, dos días antes, a los diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano Eduardo DAubuisson, José Ramón González y William Pichinte y su chófer Gerardo Ramírez, el pasado 19 de febrero. Mendoza Monterroso dijo a la PDH que durante ocho meses, junto a otros tres amigos suyos, trabajaron como "informantes" de la PNC, delatando a delincuentes que luego eran ejecutados por este "escuadrón de la muerte". Ese comando, que según el denunciante también estaba integrado por otros agentes de la PNC, además se dedicaba a robar bancos para agenciarse de dinero. Morales dijo que a primera hora de hoy "enviamos personal de nuestra institución con las familias de las personas señaladas (en la publicación de "El Periódico") y les estamos dando protección" porque "se aumenta el nivel de peligro de las personas mencionadas". Además, indicó que "hemos pedido a las autoridades de seguridad del país que les brinden seguridad, porque las observaciones hechas son graves". Ni el ministro Vielman, ni el jefe de la Dirección de Investigaciones Criminales, Víctor Soto, se han pronunciado sobre estos señalamientos. El fiscal de Delitos contra la Vida, lvaro Matus, dijo a periodistas que pedirá a la PDH el expediente del caso "para iniciar una investigación de oficio". Esta denuncia respalda la presentada ante la Fiscalía General el pasado miércoles por el líder del opositor Partido Patriota, general retirado Otto Pérez Molina, por la supuesta existencia de "escuadrones de la muerte" dentro de la PNC, a los que señala de ser los responsables de la ejecución de los cuatro agentes dentro de la prisión. Por su parte, Vielman ha rechazado las denuncias del dirigente opositor y aseguró que él también ha presentado una acusación "por difamación y calumnia" en contra de Pérez Molina.

Testigo declaró cómo opera un comando de ejecución extrajudicial

Redacción elPeriódico, de Guatemala.

El 2 de enero de 2006, a las 10:17 horas, Félix Mendoza Monterroso, de 25 años de edad, se presentó a la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH) para pedir protección y relatar sobre las atrocidades que había cometido en contubernio con altas autoridades policiales. Meses atrás había sido contactado como "informante de la Policía Nacional Civil (PNC)" junto a tres amigos. Pero ahora, luego de realizar trabajos de limpieza social y ver cómo sus altos jefes realizaban ejecuciones extrajudiciales contra sus camaradas, temía por su vida. La denuncia fue interpuesta en contra de tres agentes de la Sección del Crimen Organizado, a quienes identifica como los oficiales Mario, Herrera y José. Así como tres agentes de la Sección de Robos a Domicilios, identificados como Carlos, Roberto y Luis. 1. El 2 de enero de 2006, Félix Andrés Mendoza Monterroso se presentó al área de recepción y calificación de Denuncias de la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH). Allí se identificó con el número de cédula A-1 1078428 e interpuso una denuncia en contra del oficial Herrera, Mario, José, pertenecientes a la Sección del Crimen Organizado; y contra Carlos, Luis y Roberto, quienes pertenecen a la Sección de Robos a Domicilios de la PNC. 2. Mendoza informó que "hace a penas ocho meses comenzó a trabajar con otros tres amigos como informante de la PNC, por medio de un amigo de nombre Erick, asesinado hace un mes y que era conocido como El Pacha. Esta persona trabajaba en la Sección de Homicidios de la PNC y antes de ser asesinado, le indicó que tuviera cuidado con el personal de la Sección de Robos a Domicilio de la PNC, porque si le querían hacer algo a él lo más probable era que también accionaran en su contra". La ejecución de Erick Mauricio Meléndez Acifuina, alias El Pacha, fue confirmada y documentada en el expediente 2-2005 de la Fiscalía de Delitos Contra la Vida, a cargo del fiscal Julio Castañeda. Luis Herrera, que fungía como jefe de la Sección del Servicio de Investigación Criminal, confirmó en una carta que Mendoza era informante de la Policía. (Herrera fue asesinado el pasado domingo, mientras guardaba prisión en El Boquerón por su implicación en la ejecución de tres diputados salvadoreños y su piloto). El 26 de enero de 2006, Herrera envió una misiva al Jefe de la Sección de Amenazas de la PNC, donde asegura que "a principios de abril de 2005, se presentó a las instalaciones de esta sección una persona que se identificó como Félix Mendoza, alias El Seco, con el fin de contactarse con esta sección como informante, indicando que tenía información relacionada con una persona que se dedicaba al robo de vehículos y al asalto a bancos, y que pertenecía a la banda de Jorge Mario Moreira Reyes, alias El Marino. Con la información proporcionada por Mendoza, se logró la captura de Luis César Ruiz Barrios El Bambino y William García El Gorila. 3. Mendoza manifestó "que en septiembre de 2005, acompañó a un grupo de las Secciones de Robo a Domicilios y Crimen Organizado, con el apoyo de uno de los jefes de la Comisaría 16 a sacar de su domicilio a Francisco Samuel Álvarez, El Taz, robacarros. Lo fueron a sacar de su casa por la noche, llevándose con ellos a la conviviente del robacarros, quienes posteriormente aparecieron torturados y asesinados". Los policías que estaban allí le indicaron al denunciante que "el operativo estaba coordinado por el Comisario Soto Diéguez, jefe de Sección de Investigación Criminal, y el ingeniero Carlos Vielmann Montes, ministro de Gobernación. La Oficina del PDH confirma que luego de una investigación logró establecer que El Taz y su conviviente se encuentran desaparecidos. 4. Mendoza continúa relatando que, "en diciembre de 2005 (agentes de la Policía) le indicaron a él y a sus otros tres compañeros que ya estaban bastante involucrados con ellos, que tenían que hacer lo que les decían para conseguirles dinero, indicándoles que debían participar en el asalto a un banco, ellos (la Policía) les proporcionarían las armas y protección afuera del banco. Al negarse a participar, los amenazaron de muerte a ellos y a su familia, diciéndoles que ya sabían cómo trabajaban ellos". El 27 de diciembre de 2005, a las 11:30 horas, "recibió una llamada de José, integrante la Sección del Crimen Organizado, haciéndole saber que se encontraba con sus compañeros y citándole en la gasolinera Esso, en el bulevar El Naranjo, zona 4 de Mixco. Ante lo cual respondió que por no encontrarse en esta ciudad le era imposible asistir. A los 15 minutos recibió una llamada de Noé Abraham Bautista, miembro del grupo de informantes, comentándole que José lo había citado al mismo lugar que a él, y preguntándole si asistía o no. A lo cual respondió que lo pensara. Bautista manifestó que sí asistiría a la cita, lo mismo indicó su esposa Tatiana Chávez". Una hora después, llamó a la esposa de su amigo (Tatiana) quien le dijo que Bautista le había indicado que en 15 minutos estaría de vuelta, pues solo hablaría con José y su grupo. Había pasado otra hora y no regresaba". 5. Según relata Mendoza, "los informantes no supieron nada de Bautista, hasta ocho horas después de la última comunicación, cuando el cuerpo de Noé Bautista apareció en el interior de su vehiculo, ahorcado, golpeado en la cara y con un balazo en la cabeza, en un sector del municipio de Villa Canales". Continúa manifestando el denunciante que la misma noche del 27 de diciembre de 2005, se comunicó con José para reclamarle lo ocurrido a Bautista. A lo cual respondió: "hacé lo que querrás, de todas maneras lo sucedido estaba coordinado por el comisario Soto Diéguez, jefe de la Sección de Investigación Criminal y el ministro de Gobernación, Carlos Vielmann". 6. Alejandro Rodríguez, de la oficina del PDH, confirmó que la denuncia presentada por Mendoza fue investigada, la mayoría de los datos sobre las muertes se confirmaron, por lo que se presentó la solicitud ante el Ministerio Público para que este accione e investigue el relato de Mendoza. Rodríguez agrega que la PNC dio información a los medios de comunicación de que Mendoza tenía orden de captura en El Salvador. Sin embargo, la procuradora de los Derechos Humanos de El Salvador, Beatriz Alamani de Carrillo, negó que Mendoza tuviera orden de aprehensión. La Oficina del PDH confirmó que "la vida de Mendoza corre peligro, por lo cual le brindó protección y lo ubicó en un lugar que nadie conoce". 7. Para conocer el paradero de Mendoza, elPeriódico visitó las direcciones que reporta como sus domicilios, y el de sus familiares, en la colonia el Milagro, donde un familiar indicó que en febrero de 2006, Félix huyó pues temía por su vida y que personal de la Oficina del PDH le proporcionó protección. Los familiares confirman que Mendoza está vivo. En el expediente judicial de Félix Mendoza le aparecen denuncias por robo y hurto agravado. La PNC de Guatemala lo relacionó con la banda denominada "Los Caradura"; sin embargo, las autoridades policiales confirmaron que lo reclutaron como informante de la Policía, que se dedicaba a delatar delincuentes y que sus declaraciones sirvieron para capturar a un peligroso grupo criminal denominado "La Banda de El Marino". Denunció al comando de la PNC ante la PDH, por temor a ser ejecutado tras recibir amenazas, por lo que la PDH lo protegió. Luis Herrera López. Antes de su aprehensión por el asesinato de tres parlamentarios salvadoreños y su chofer, fungió como jefe de la Unidad Contra el Crimen Organizado. Una de sus tareas principales era identificar a miembros y líderes de maras de la ciudad capital y Villa Nueva. También estaba asignado en la investigación del caso del robo de los US$8 millones en el Aeropuerto Internacional La Aurora. Fue ejecutado el domingo pasado en el centro de detencion El Boquerón, junto a tres agentes policíacos implicados en el asesinato de los diputados salvadoreños. Víctor Soto Diéguez. Fue jefe de la Sección de Investigaciones Criminológicas y ahora dirige la Dirección de Investigaciones Criminales. En marzo de 2002 ocurrió una balacera en la avenida Simeón Cañas, entre militares y policías. Las versión oficial fue la del rescate de un secuestrado y que por descoordinación se registraron muertos. Sin embargo, un testigo declaró que vio a Soto Diéguez entregar un maletín negro en donde se transportaba el dinero del rescate. En 2004, Soto fue investigado por el Ministerio Público tras frustrar la captura de Rafael Meza Oquendo, miembro de la policía particular Golán, que participó en una balacera en donde murió un agente policíaco. Soto Diéguez participó en el operativo de la toma de Pavón, el año pasado. Noé Abraham Bautista. En octubre de 2003 fue herido de bala por un desconocido, cuando intentaba robar una motocicleta en un sector de la zona 4 capitalina. Bautista falleció en diciembre de 2005, según acta de defunción municipal. Según Mendoza, fue ejecutado por agentes de la PNC.

Descarga la aplicación

en google play en google play