Escúchenos en línea

Ortega anuncia que «habrá buenas nuevas» cuando se firmen nuevos acuerdos con Venezuela, pero ya no viene Chávez

Agencias DPA, AP, ACAN–EFE, AFP y ABN. Desde Managua. | 5 de Marzo de 2007 a las 00:00
La primera reunión de la Comisión Mixta entre Nicaragua y Venezuela concluirá la tarde de hoy, luego de dos días de pasar revistas a los acuerdos de cooperación suscritos por ambos países en enero pasado. En la mañana de este martes está previsto que continúen las cinco mesas de trabajo instaladas la víspera, mientras en las primeras horas de la tarde ambas delegaciones celebrarán una sesión plenaria. La clausura del encuentro se realizará al final de la jornada, momento en que no se descarta la presencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien vendría a supervisar los convenios que firmó el 11 de enero pasado con su homólogo Daniel Ortega. El presidente Ortega inauguró este lunes la sesión. En la reunión que tiene lugar en un céntrico hotel de Managua participa una nutrida delegación venezolana, encabezada por el ministro de Agricultura y Tierras, Elías Jaua, e integrada por alrededor de 60 personas. Ortega agradeció la ayuda de Chávez en materia energética y otros proyectos de cooperación acordados en el marco del acuerdo Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). "Aquí está clara la voluntad del presidente Chávez, del pueblo bolivariano de trabajar a fondo" con Nicaragua, expresó Ortega durante la instalación de la comisión mixta de gobiernos para evaluar e impulsar varios convenios bilaterales de cooperación. El mandatario nicaragüense señaló que la comisión mixta va a desarrollar e incorporar los temas de cooperación establecidos en esos acuerdos. Entre ellos mencionó el de la energía como "un tema crucial" para Nicaragua, así como la instalación de una oficina de representación del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico Social (BANDES) de Venezuela, que permitirá financiar a pequeños sectores agrícolas y ganaderos de este país. Ortega dijo que durante la reunión también se "revisarán y "profundizarán" programas referidos a salud, educación, viviendas, suministro de derivado del petróleo, apoyo a agricultura, industria, lo que, según dijo, permitirá erradicar la pobreza de Nicaragua. Los acuerdos, firmados el pasado 11 de enero en el marco del ALBA, son en su mayoría en el sector energético. Venezuela se ha comprometido a suministrar a Nicaragua 10.000 millones de barriles anuales de petróleo barato y 32 plantas eléctricas para generar 60 megavatios. "Todo esto lo han enviado nuestros hermanos venezolanos sin detenerse a preguntarnos cómo vamos a pagar esto, (porque) todavía no sabemos cómo se va a pagar, cómo nos vamos a arreglar en todo esto", dijo Ortega tras recordar que "el neoliberalismo lo que dejó fue pobreza extrema". Agregó que si bien en los últimos 17 años hubo crecimiento económico y se logró controlar la inflación, también creció el analfabetismo y el hambre. Se estima que la ayuda de Venezuela a Nicaragua asciende a más de 600 millones de dólares, de los cuales 350 millones son inversiones previstas este año en hidrocarburos. Ortega ponderó las bondades del ALBA, el modelo integracionista impulsado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua y tres islas caribeñas, y que se basa en la cooperación, la solidaridad y la complementariedad. Fustigó a sus detractores, los cuales, dijo, tienen aquí en Nicaragua su "caja de resonancia", en alusión a las críticas de algunos sectores de la derecha local a un proyecto diametralmente opuesto a los tratados de libre comercio auspiciados por Estados Unidos. Para Ortega, el principio solidario de la cooperación venezolana convierte al ALBA en el proyecto de integración más avanzado de Latinoamérica y "me atrevo a decir también del mundo". "El proyecto de integración más avanzado que lleva elementos de justicia y solidaridad es el ALBA, es lo más avanzado en el campo espiritual en América Latina y el Caribe", aseveró Ortega. El acuerdo "es el más avanzado del mundo, porque es un tratado de comercio justo, lleno de equidad y solidaridad y Venezuela no nos ha dicho siquiera, cómo vamos a pagarlo. En ninguna otra región del mundo conozco esta experiencia", insistió. "Nos sentimos, por lo tanto, muy contentos de recibir a esta delegación", subrayó el líder sandinista. Anunció "buenas nuevas" principalmente en el campo de la energía al finalizar esa reunión, así como otras áreas, aunque evitó dar mayores detalles. El embajador de Venezuela en Nicaragua, Miguel Gómez, dijo a Efe que Chávez no podrá asistir a la concreción de estos acuerdos, como se consideró en un primer momento. El jefe de la delegación venezolana, Elías Jaua, dijo que las orientaciones de Chávez son de "trabajar día a día y como si fuese en nuestro propio país para cumplir los compromisos firmados". Insistió que Chávez instruyó a la delegación venezolana ponerse a la orden de Ortega. Jaua comentó que demostrarán "que otro tipo de integración es posible (y) que los pueblos pueden acordarse, no sólo a partir del comercio, sino fundamentalmente del espíritu de solidaridad y esperanza por un mundo mejor". El funcionario venezolano, tras enviar un saludo de Chávez a los nicaragüenses, resaltó el "alto compromiso" del gobierno venezolano con esos acuerdos. "Y no sólo desde el punto de vista de lo que Venezuela pueda aportar a Nicaragua, porque no pretendemos ser modelos, ni ser una fuente inagotable de recursos: Nosotros también estamos en búsqueda del conocimiento y experiencia que Nicaragua tiene en materia de cooperativas y productores agrícolas", continuó. "Esta es una relación entre iguales, de reciprocidad, donde todos trabajamos en función de crecer como pueblo", agregó. Venezuela no pretende ser modelo, ni fuente inagotable de recursos, sino que estamos en la búsqueda de la experiencia y de los conocimientos que tiene el pueblo de Nicaragua, aseveró el ministro Jaua, en la apertura de la sesión. El titular venezolano aseguró además que el presidente Chávez está muy al tanto del desarrollo de esta Comisión Mixta, la primera después de la firma de los acuerdos en enero pasado. La comisión binacional está integrada por ministros y directores de entes autónomos de ambos países, que definirán proyectos específicos en áreas como energía eléctrica, agricultura, salud, educación, alimentación y combate a la pobreza, entre otras. Los funcionarios de ambas partes trabajan en las cinco mesas de trabajo de Energía y Finanzas; Industrias; Infraestructura, Transporte, Turismo, Vialidad y Vivienda; Salud, Educación y Cultura; y Agricultura, Alimentación, Economía Popular y Agua. La industria básica, el medio ambiente, la apertura de un oficina del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BANDES) en Managua, y la construcción de viviendas y carreteras también serán objeto de negociación. Los acuerdos serán ratificados el miércoles en una ceremonia a la que podría asistir el presidente Chávez, quien se uniría a la misión venezolana formada por unos 60 altos funcionarios, incluyendo el vicecanciller Rodolfo Sanz y varios ministros del área social.

Lo que dicen los ministros

Los 12 acuerdos fueron suscritos en Managua por Chávez y Ortega el pasado 11 de enero, día en que el presidente nicaragüense se adhirió a la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), que integran además Cuba y Bolivia. Según fuentes de ambos gobiernos, el tema energético será un aspecto clave a analizar, en vista de las ofertas de Chávez para enviar a Nicaragua 10 millones de barriles de petróleo por año, construir una refinería, un gasoducto y un oleoducto interoceánico. Sin embargo, también se priorizarán las áreas de salud, educación y alimentación, según señaló el sociólogo Orlando Núñez, quien dirige un programa especial de lucha contra la pobreza del gobierno sandinista. Núñez adelantó a periodistas que el gobierno espera gestionar ayuda por unos 54 millones de dólares para crear un "fondo social", cuyo componente principal sería la lucha contra la pobreza. Por su parte, la ministra de Salud, Maritza Quant, explicó que unos 30 hospitales públicos carecen de medicinas indispensables, materiales de reposición y equipos de diagnóstico que actualmente sólo poseen los centros privados. "Necesitamos apoyo con medicamentos genéricos, tratamiento para enfermos con VIH-SIDA y atención a pacientes nicaragüenses en centros venezolanos", agregó. El titular de Educación, Miguel De Castilla, anticipó que este sector enfrenta "una emergencia social" reflejada en la falta de infraestructura (aulas de clase) y de recursos para ayudar a los alumnos que subsisten en condiciones de pobreza extrema. Según De Castilla, en lo inmediato se requieren 10 millones de dólares para construir unas 2.000 aulas escolares, y posteriormente se necesitarán 11 millones adicionales para suministrar mochilas, zapatos, cuadernos, uniformes y meriendas escolares a niños de menores ingresos. "Queremos conversar sobre el apoyo que Venezuela nos pueda dar a mediano y largo plazo" en proyectos como adquisición de nuevos libros, formación y capacitación del magisterio, indicó el ministro. La delegación venezolana está encabezada por el ministro del Poder Popular para la Agricultura y Tierra, Elías Jau, quien llegó a Managua junto a los titulares de Electricidad, Alimentos, Finanzas, Deportes, Cultura, diez viceministros y más de 50 funcionarios del gobierno de Hugo Chávez. "Se van revisar todos los puntos de cooperación en materia energética, los planes para construir una refinería y un gaseoducto entre Panamá y Nicaragua, la instalación de una planta de aluminio, reparación de carreteras y la rehabilitación del muelle de Puerto Cabezas", en la región del Caribe norte, precisó el embajador venezolano en Managua, Miguel Gómez, a la AFP. También evaluarán la construcción de silos de almacenamiento de alimentos perecederos agrícolas y la instalación de una red nacional de abastecimiento de productos básicos "con descuentos especiales del 20 al 30%", que serían subsidiados por el Estado nicaragüense, anunció Gómez. La idea "es crear a través de pulperías y supermercados un mercado al que puedan tener acceso personas de bajos recursos económicos", agregó. Pero sin duda el más importante de los acuerdos será el suministro de hidrocarburos acordado entre la estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PVSA) y Petróleos de Nicaragua (Petronic) para resolver el déficit de 120 megavatios de energía que enfrenta el país centroamericano. El acuerdo contempla el suministro de diez millones de barriles de petróleo refinado a precios preferenciales que han estado llegando a Nicaragua para subsidiar el transporte colectivo de la capital. Abarca además la entrega, que ya se hizo efectiva, de 32 plantas eléctricas que producirán 60 megavatios. Ocho de estas plantas con capacidad para producir 15 mw, ya fueron incorporadas a la red eléctrica nicaragüense, indicó el embajador. El acuerdo incluye la distribución de dos millones de bombillas incandescentes con ahorradores de energía procedentes de Venezuela a ciertos sectores nicaragüenses para bajar la demanda de energía, dijo por su lado el ministro nicaragüense de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli. El embajador de Venezuela dijo que es difícil calcular a cuánto asciende la ayuda que Venezuela está dando a Nicaragua, y que algunas fuentes del gobierno valoran en más de 600 millones de dólares, de los cuales 350 millones son inversiones previstas este año en hidrocarburos. Este martes continuará la disertación en las mesas durante toda la mañana y a las 2 de la tarde se realizará una sesión plenaria, en la que se presentarán los informes de los grupos de trabajo. Al final de la tarde se efectuará la ceremonia de clausura y se suscribirá el acta del encuentro.

Descarga la aplicación

en google play en google play