Escúchenos en línea

Bush cambia el discurso: dice que es amigo de los pobres de América Latina y hasta reivindica a Bolívar

Agencias AP y AFP. Desde Washington. | 5 de Marzo de 2007 a las 00:00
El presidente estadounidense, George W. Bush, cambió este lunes su discurso sobre América Latina, centrado hasta ahora en el fortalecimiento de la democracia y el libre comercio, al anunciar sin detalles más ayuda para luchar contra la pobreza, antes de visitar cinco países de la región. Bush anunció una serie de acciones en los campos de la educación y salud para ayudar a América Latina, en la misma semana en que iniciará su mayor gira latinoamericana desde que asumió el gobierno hace seis años. Dijo que miles no tienen acceso a esos servicios y "están condenados a vivir en la marginación, lo cual es inaceptable". "Mi mensaje para los trabajadores y campesinos (latinoamericanos) es que ustedes tienen a un amigo en Estados Unidos que se preocupa por su situación difícil", afirmó Bush, antes de iniciar el jueves una gira de ocho días que lo llevará hasta el 14 de marzo a Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México. Bush emprenderá el viaje en medio de críticas de algunos sectores, especialmente demócratas, de que el viaje y lo que llevará para ofrecer "es muy poco y muy tarde". "Cerca de una de cada cuatro personas en América Latina vive con menos de dos dólares diarios. Muchos niños nunca acaban la escuela obligatoria y muchas mujeres no ven a un médico", admitió el presidente, que no precisó claramente el monto de la ayuda para la región en los próximos años. Dijo que millones de niños en Latinoamérica no terminan el primer grado y "en un tiempo de creciente prosperidad y abundancia esto es un escándalo y un desafío", afirmó el mandatario, acusado por legisladores demócratas y republicanos de haber descuidado a América Latina durante los seis años que lleva en la presidencia y haber permitido a su rival venezolano Hugo Chávez aumentar su influencia.

Justicia social

Al igual que su subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz desde que llegó al frente del Banco Mundial hace dos años, Bush centró su nuevo discurso en la "justicia social", en un intento por adaptarse a la demanda social en la región, donde varios gobiernos de izquierda han llegado al poder recientemente. Para dar más fuerza a su llamado a la lucha contra la pobreza, hasta se permitió llamar a "completar la revolución" de George Washington y nada menos que del héroe independentista Simón Bolívar, inspiración de Chávez para explicar los principios de su "revolución bolivariana". En un discurso ante la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos, el mandatario presentó sus nuevas iniciativas de una manera muy general y se limitó a dar algunos ejemplos concretos en educación, salud y vivienda. Indicó que estaba proponiendo un nuevo programa con fondos de 75 millones de dólares para los próximos tres años a fin de ayudar a jóvenes a estudiar inglés y poder algún día venir a Estados Unidos a continuar sus estudios. Bush espera que a través del programa se capaciten unos 20,000 maestros hacia el año 2009 y éstos a su vez puedan proyectarse hacia unos 650,000 estudiantes. También dijo que se abrirá un centro de perfeccionamiento profesional de la salud en Panamá, que servirá a toda Centroamérica y formará mejores enfermeras y otros profesionales. "Estados Unidos está comprometido en ayudar a los pueblos a salir de la pobreza", dijo Bush quien el jueves emprenderá una visita de seis días a Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México. Asimismo prometió 385 millones de dólares más para ayudar a los habitantes de la región a comprar vivienda, una ayuda que sería otorgada mediante la Corporación de Inversiones Extranjeras Privadas (OPIC). En su discurso, el presidente estadounidense, cuya imagen está debilitada tanto en su propio país como en América Latina, prometió ayuda médica para la región, mediante equipos militares. En este sentido, anunció que el barco hospital Comfort llegará a Belice, Guatemala, Panamá, Nicaragua, El Salvador, Perú, Ecuador, Colombia, Haití, Trinidad y Tobago, Guyana y Surinam para tratar a por lo menos 85,000 pacientes y realizar unas 1,500 cirugías. Decenas de profesionales médicos estadounidenses también participarán en ejercicios de entrenamiento en 14 países. El presidente estadounidense hasta comparó su nuevo proyecto para América Latina con la "Alianza para el Progreso" lanzada hace 45 años por el presidente demócrata John F. Kennedy, iniciativa que varios opositores como el senador Ken Salazar (Colorado) tratan de reavivar ahora en el Congreso. Al mismo tiempo, Bush anunció la organización en la Casa Blanca de una conferencia que "reunirá a representantes del sector privado, de organizaciones no gubernamentales, grupos religiosos, y asociaciones de voluntarios". "El objetivo es compartir experiencias y discutir formas efectivas de dar ayuda y construir las instituciones necesarias para una sólida sociedad civil" en el continente, añadió el presidente, que volverá a América Latina un año y medio después de haber visitado Argentina, Brasil, Colombia y Panamá. Al participar entonces en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata (Argentina), Bush había defendido el proyecto de Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), un tema que no volvió a poner sobre la mesa esta vez. Ni siquiera reiteró su llamado al Congreso para que apruebe pronto el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Perú, Colombia y Panamá. En cambio, sí se comprometió una vez más con la idea de reformar las leyes migratorias vigentes en el país.

Hasta habló de Bolívar

Bush dijo que Simón Bolívar "es con frecuencia comparado" con Washington, pero no dijo por quién o quiénes. "Como Washington, Bolívar fue un general que peleó por el derecho de su pueblo a gobernarse", declaró. "Como Washington, tuvo éxito al derrotar un poder colonial mucho más fuerte, y como Washington, él nos pertenece a todos los que amamos la libertad". Bush recordó otras dos cosas de Bolívar y Washington. La primera, que Bolívar tiene un monumento en un parque casi frente a la Casa Blanca y que Bush lo describió como "la estatua del Gran Libertador". La segunda, que ni Bolívar ni Washington tuvieron hijos. "Ni Washington ni Bolívar estuvieron destinado a tener hijos propios, de modo que los americanos podemos considerarnos como hijos suyos", dijo Bush, atribuyendo la frase a "un diplomático latinoamericano" que no identificó.

Descarga la aplicación

en google play en google play