Escúchenos en línea

Alianza entre entidades de Costa Rica y Nicaragua quiere dominar mercado de remesas

Agencia AFP. Desde San José. | 8 de Marzo de 2007 a las 00:00
La banca estatal de Costa Rica proyecta asumir el envío de remesas familiares de los migrantes nicaragüenses a su país, reduciendo y eventualmente eliminando los costos de las transferencias, anunciaron este jueves fuentes del sector. José Antonio Vásquez, subgerente del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), el mayor en utilidades del país, dijo en conferencia de prensa que con tal propósito se han concretado alianzas estratégicas con entidades financieras nicaragüenses. Todo esto con el fin de reducir los costos de las remesas, el Banco Nacional de Costa Rica, pretende crear un sistema más barato para que los nicaragüenses puedan abrir una cuenta bancaria en Costa Rica y que las familias retiren en Nicaragua con una tarjeta de débito el dinero, indicó el gerente de Banca de Desarrollo del Banco Nacional, José Antonio Vásquez. "Nuestro objetivo es reducir sustancialmente el costo de los envíos que los nicaragüenses hacen por medio de empresas de remesas, que en promedio es del 10% del total, e incluso llegar a suprimir totalmente ese costo", precisó Vásquez. Además, la banca costarricense tiene la intención de abrir una línea de servicios financieros a los inmigrantes, para apoyar la creación de microempresas y la construcción de viviendas aprovechando el mismo flujo de las remesas. Unos 80.000 nicaragüenses –de los cerca de 500.000 que viven en Costa Rica– envían cada año unos 43 millones de dólares en remesas a sus familiares en Nicaragua, según un estudio dado a conocer este jueves por la Academia de Centroamérica, una entidad privada. El economista Ricardo Monge, uno de los autores de la investigación, explicó que esa suma es igual a un 1% del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua y a un 17% de la inversión extranjera directa. "Representa, además, un 10% del total de remesas familiares que ingresan a Nicaragua, incluyendo las de los nicaragüenses que viven en Estados Unidos", precisó. Monge aseguró que reducir el costo de las transferencias de dinero tiene un efecto social importante para Costa Rica, ya que la inmensa mayoría de nicaragüenses que trabajan en este país están ubicados en el 20% de población más pobre. "Ese 10% que los nicaragüenses pagan a las empresas remeseras por sus envíos de dinero, tiene un impacto significativo en su nivel de vida", indicó. El estudio evidenció también que 4 de cada 10 inmigrantes, que actualmente no tienen acceso a ningún tipo de servicio financiero, estarían dispuestos a formar microempresas si se les diera la oportunidad de un crédito.

Descarga la aplicación

en google play en google play