Escúchenos en línea

El lago de Managua, bajo estricta vigilancia

Managua. PL. | 19 de Octubre de 2011 a las 00:00
El lago Xolotlán, el segundo más grande en Nicaragua, continúa este miércoles bajo estricta vigilancia por peligro de desbordamiento a causa de persistentes lluvias desde el pasado 10 de octubre. También conocido como lago de Managua, el reservorio natural tiene una extensión de mil 49 kilómetros cuadrados y un largo máximo de 58 kilómetros. El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales y la Defensa Civil reiteraron este miércoles que continuarán las precipitaciones, principalmente en las regiones del Pacífico y norte, pero los riegos aumentan debido a la saturación de los suelos. Ambas entidades llamaron a extremar las precauciones en las cercanías de varios cuerpos de agua, entre ellos el Xolotlán y el Cocibolca, ambos en esta ciudad capital. Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, notificó que el gobierno está preparando para evacuar y atender a unas 600 familias, alrededor de tres mil personas, residentes en las áreas aledañas del Xolotlán. La altura de las aguas continúa subiendo y se aproxima a los niveles registrados en 2010, cuando fue preciso trasladar a miles de vecinos hacia albergues temporales a fin de preservar sus vidas. Para la zona rige alerta roja y el secretario general del gobierno capitalino, Fidel Moreno, aseguró que las autoridades calcularon distintos escenarios según la magnitud de la contingencia. Estimaciones de los expertos indican que el nivel del Xolotlán aumentó en más de 50 centímetros debido al presente temporal, a un promedio de seis centímetros diarios. En 2010 la crecida en el embalse llegó hasta 42,76 metros sobre el nivel del mar para récord histórico, solo comparable con el alcanzado en 1933, precisó Moreno. A partir de esa experiencia, en el barrio de Acahualinca fueron levantados varios diques, ello permitió desacelerar el ritmo de la presente inundación. Evaluaciones del Programa de Investigación del Clima Mundial, dadas a conocer hoy, señalan que el fenómeno meteorológico sobre Nicaragua y los otros países de Centroamérica califica como evento extremo por su impacto humano y socio-económico. Desde el 10 de octubre hasta ayer, hay reportes de 35 personas fallecidas en Guatemala, 32 en El Salvador, 13 en Honduras, ocho en Nicaragua y cinco en Costa Rica, mientras la cifra de damnificados supera los 300 mil a escala regional.

Descarga la aplicación

en google play en google play