Escúchenos en línea

«Bush asesino», «Hijo de puta», «No más sangre por petróleo», «Bush terrorista» gritan en Guatemala

Agencia AFP. Desde ciudad Guatemala. | 12 de Marzo de 2007 a las 00:00
El presidente estadounidense, George W. Bush, llegó al Palacio Nacional de la Cultura, en el centro de la capital guatemalteca, para reunirse con su anfitrión Oscar Berger, en medio de chiflidos e insultos de cientos de manifestantes. "Bush asesino", "Hijo de puta", gritaban de forma iracunda los manifestantes a unos 150 metros de distancia de la entrada al Palacio cuando llegó la caravana que conducía al gobernante norteamericano. El estricto control militar impidió a los manifestantes acercarse más a donde iba a arribar Bush, pues las fuerzas de seguridad guatemalteca colocaron muros de concreto y barreras metálicas de unos dos metros para impedir el paso. Además, detrás de los muros estaban apostados cientos de militares antimotines, quienes estaban previstos de escudos, batones y armas especiales para poder lanzar gases lacrimógenos. Previo a la llegada del presidente Bush a la cita con Berger hubo incidentes violentos cuando manifestantes chocaron con la Policía. Miles de guatemaltecos protestaron airadamente en el centro de Guatemala. "¡Fuera Bush!" –la 'S' del apellido del presidente estadounidense fue transformada en una cruz gamada, símbolo del nazismo– era el mensaje de los pasquines y gritos de los manifestantes, sobre todo, estudiantes con el rostro cubierto, miembros de organizaciones populares y mujeres campesinas. La marcha bulliciosa y pacífica, pero que se tornó iracunda cuando se toparon con los muros de seguridad y agentes de la policía que les impedían llegar a su objetivo, salió de la Plaza Italia. Cuando estaban a unos 200 metros del Palacio chocaron con las fuerzas de seguridad y empezaron a lanzar palos con fuego, botellas, lapiceros y todo lo que encontraban a mano. Algunos hombres incluso iban armados con machetes. La manifestación se calentó después de que los manifestantes quemaron un monigote de papel de Bush de unos dos metros, pero la policía que carecía de escudos permaneció impasible. Un grupo trató de retirar las barreras de cemento que bloqueaban el acceso a las calles que llevan al Palacio Nacional de la Cultura, donde se desarrollarán todas las actividades previstas para la tarde del lunes en la agenda presidencial, ante lo cual policías antimotines reforzaron la zona. La política migratoria de Estados Unidos, que ha recrudecido la persecución contra la inmigración de indocumentados, muchos de ellos guatemaltecos, y el Tratado de Libre Comercio eran los blancos de la protesta popular, en la que participaban estudiantes encapuchados de la estatal Universidad de San Carlos, organizaciones populares y mujeres campesinas. "Que viva Bush, pero en el infierno", "Gobierno de Berger, títere de Bush", "Justicia social sí, imperialismo no", "Deportación no, sí a los migrantes", "Fuera Bush, genocida y matón", gritaban los manifestantes durante el kilómetro de recorrido. En los pasquines lanzados con el mensaje "Fuera Bush", la 'S' del apellido del presidente estadounidense fue transformada en una cruz gamada, símbolo del nazismo. Conforme iba pasando la manifestación en la popular Sexta Avenida, los centros comerciales en el centro capitalino fueron cerrados, mientras que miles de trabajadores de la economía informal tenían prohibido instalar sus ventas de ropa, electrodomésticos, zapatos y CD y DVD por una orden oficial. "Es un estado de sitio en que estamos viviendo, nos están vedando el derecho a la libre locomoción, el cielo está siendo violado, nuestra soberanía esta siendo violada", lamentó a la AFP el dirigente de la Central General de Trabajadores de Guatemala (CGTG), José Pinzón. Asimismo, consideró que la gira de Bush por Latinoamérica obedece a que la región "inició su propio rumbo, su propio destino sin la tutela de seguridad nacional y neoliberal que impulsa Estados Unidos". "La muestra de este despertar está en Chile, Brasil, Uruguay, Bolivia, Venezuela, Nicaragua y claro sin olvidar a Cuba, el régimen que ha sobrevivido por más de cuatro décadas el terrorismo en su contra", puntualizó. Guatemala es la penúltima etapa de una gira que lo ha llevado también por Brasil, Uruguay y Colombia, y que concluirá el martes en México. Bush ha querido dar un cariz humanitario a su visita, rodeada de fuertes medidas de seguridad, en este paupérrimo país centroamericano, de mayoría indígena, que ha rivalizado con la 'contragira' de su homólogo venezolano, Hugo Chávez, que el domingo estuvo en Nicaragua. La primera actividad de su agenda en Guatemala ha sido una visita a una escuela de la localidad de Santa Cruz de Balanya, en el departamento de Chimaltenango (oeste de la capital), convertida durante cinco días por el ejército estadounidense en un ambulatorio de campaña donde intentan paliar los problemas de salud de una población indígena sin recursos. Después ha visitado una cooperativa de Labradores Mayas, que exportan su producción agrícola a Estados Unidos gracias al TLC. Una visita a la ruinas mayas de Iximché, cerca de Tecpan, ha puesto fin a este 'baño' popular en un intento de edulcorar su imagen en un país en el que parte de la población lo considera "genocida, invasor, fascista y criminal" por su política imperialista, en particular en Irak. De hecho, para este martes está prevista una "limpia" en Iximché para echar del lugar de los "malos espíritus y las malas energías" que habrá dejado en esta ciudad sagrada de la cultura maya. La visita de Bush a Guatemala, penúltima etapa de su gira latinoamericana, que concluirá el martes en México, ha coincidido con el recrudecimiento de la política migratoria en Estados Unidos, que han sentido en carne propia los guatemaltecos, fuertemente dependientes de las remesas que envían sus familiares. Más de 2.500 personas han sido deportadas en lo que va de año, que se suma a los 18.000 de 2006. El presidente Oscar Berger, que junto a su esposa, Wendy de Berger, ha acompañado a Bush y a la primera dama Laura Bush a lo largo del día, pretende solicitar una moratoria en esta política represiva. La inseguridad será otro de los asuntos de la agenda de ambos presidentes y que ha tomado un nuevo cariz desde el asesinato de unos diputados salvadoreños y de cuatro policías acusados del mismo, en una cárcel de máxima seguridad. Este mismo lunes, dos jóvenes de 17 y 15 años fueron asesinados a balazos en un vehículo a las puertas del prestigioso instituto de enseñanza media de la capital, el Liceo Javier. Bush también tiene la vista puesta en la producción de caña de azúcar de Guatemala, segundo productor de América Latina y quinto del mundo, para fabricar etanol y poder reducir la dependencia de petróleo, en particular venezolano, tras el acuerdo alcanzado con Brasil.

«No queremos ser colonia norteamericana

"No queremos, no nos da la gana ser una colonia americana", es el grito de guerra de un grupo de mujeres guatemaltecas que este lunes ha manifestado su repudio por la presencia de Bush en Guatemala. "Somos beligerantes, luchamos por nuestros derechos y expresamos nuestro repudio al imperialismo que representa Bush", afirmó a la AFP la dirigente Claudia Acevedo, mientras otras mujeres lanzaban su ira contra los policías que impedían a los manifestantes llegar al Palacio Nacional. "Sí queremos y sí nos da la gana ser la resistencia latinoamericana" era la segunda parte del mensaje de este grupo de mujeres habituales en las manifestaciones y protestas que se caracteriza por su radicalismo. Estas feministas de todos los orígenes sociales, se caracterizan también por ser las autoras de pintadas con mensajes políticos radicales en las marchas, por ejemplo en la del domingo, y por estar en contra de todas las formas de represiones. "Feministas contra la guerra, feministas contra el capitalismo, feministas contra el racismo y el terrorismo neoliberal", es el lema de su lucha política. "Siempre hemos tomado conciencia ante la injusticia y nuestra lucha es por la autodeterminación de nuestra sexualidad, y claro el derecho que tienen los pueblos por ser libres", puntualizó.

En territorio maya

Las ruinas mayas de Iximché recibieron el lunes a Bush, para muchos una persona no deseada en esta ciudad sagrada en Guatemala y cuya presencia motivará una ceremonia de "limpia" para expulsar los "malos espíritus y las malas energías". Unos 50 lugareños lograron burlar las fuertes medidas de seguridad y llegaron hasta la entrada del parque que alberga las ruinas de Iximché, fundada en 1470 por los katchikeles tras huír de la expansión de los quichés. Según los manifestantes, cuatro personas fueron detenidas por la policía. Bush, acompañado por la primera dama Laura Bush y por el presidente Berger y su esposa Wendy Berger, llegó a Iximché, en el departamento de Chimaltenango (88 km al oeste de la capital), pasadas las 11H00 de la mañana. "No más sangre por petróleo", "Bush terrorista", eran algunos de los mensajes de 'bienvenida' que prodigaron al mandatario estadounidense los manifestantes, quienes después de que éste abandonara el lugar entraron a pedir perdón a sus ancestros por no haber logrado impedir su presencia en esta ciudad sagrada de la ancestral cultura maya. Para este martes está prevista una ceremonia de "limpia" que será oficiada por sacerdotes mayas para liberar el lugar "de los malos espíritus y malas energías" dejados según ellos por Bush y sus acompañantes. En la media hora que permaneció en las ruinas, Bush pudo contemplar un baile del venado, típico del lugar, interpretado por un grupo de danza infantil, y una exhibición de juego de pelota maya en una plaza de las ruinas. Para su visita, los organizadores crearon unas alfombras con motivos florales y el símbolo que representa el 12 de marzo de 2007, Doce Toj, fecha de la visita, en el calendario (Chaltun): un círculo con dos pequeños semicírculos en la parte inferior izquierda. El animal que simboliza este día es el tiburón y representa, según el horóscopo maya, la comunicación entre los seres humanos y el creador. Los Bush pusieron en Iximché el punto final a la primera parte de una visita con un cariz social en el departamento de Chimaltenango, antes de regresar a la capital guatemalteca para proseguir con las reuniones con el anfitrión Oscar Berger, para continuar viaje hacia México hacia las 20H00 locales. A primera hora, el mandatario estadounidense y su esposa visitaron las labores humanitarias que realiza personal médico del ejército estadounidense en la comunidad de Santa Cruz Balanya y después estuvieron en una cooperativa de Labradores Mayas que exportan su producción de verduras a Estados Unidos. Guatemala es la penúltima etapa de una gira que llevó a Bush a Brasil, Uruguay y Colombia, y que concluirá el martes en México. Al igual que en el resto de los países visitados hasta ahora, Bush y su comitiva fueron recibidos por manifestaciones de protesta y repudio por su presencia en esta nación centroamericana.

Descarga la aplicación

en google play en google play