Escúchenos en línea

«Autonomía» de la Montenegro subordinada a la embajada yanki

Managua. Por Ingrid Storgen y Dick Emanuelsson | 13 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Ella, Sofía Montenegro, se presenta como "periodista" nicaragüense, aunque deje a la vista que de tal tiene muy poco, puesto que pidió "apoyo" al ex-embajador gringo, Robert Callahan, con un pedido de 100.000 US-dólares. Es fundamental tener en cuenta que un periodista para serlo, debe contar con elementos sustentables para publicar denuncias y acusaciones. Esa es la base fundamental donde deben asentarse los criterios de quienes tienen la misión de elaborar una noticia para darla a conocer con el fin de reproducir una situación. Base, por otra parte, enmarcada dentro de los parámetros de la ética y este criterio tiene alcance no sólo para los profesionales de la noticia sino para la vida y su forma de encaminarla. En su nota "El portento de las urnas" [1], escrita por Doña Montenegro, ésta carece de todo tipo de elementos para acusar de fraudulento al gobierno sandinista y al Consejo Supremo Electoral. Ni siquiera el derechista representante de la Unión Europa (cuando periodistas serios lo presionaron en Managua) pudo decir que hubo fraude. Estamos seguros que no le faltaron ganas de decirlo pero no les quedó otra que frenarse ante la obviedad del resultado electoral. La señora Montenegro no admitió esa realidad, prefirió enviar sus medias verdades y las mentiras completas a sus amigos en el mundo, reenviando lo que pretendió se convirtiera en fuente de verdades para aquellos que desconocen la realidad política nicaragüense. Lo que nos preguntamos es si acaso la señora Montenegro puede gozar de credibilidad, teniendo en cuenta que representa a un movimiento de mujeres que se autotitula "autónomo" pero que va con el bastón de mendigo al Hombre Fuerte del poder genocida en Managua pidiendo 100.000 dólares, confirmado en el cable de Wikileaks. He aquí una prueba (click para ver la imagen) Diríamos que la señora es experta en manipulación, por lo cual fácil es deducir que según cuánto le paguen así será su noticia. Un mercenario o en este caso, mercenaria, puede también actuar desde un micrófono y a esa conclusión es que llegamos y sin temor a equivocarnos, habría que tenerlo en cuenta de ahora en más... Si señores, ese fue el verdadero accionar de Sofía Montenegro y resulta doloroso ver que haya logrado convertir a algunas amigas en idiotas útiles en el exterior, haciendo uso de las mismas mentiras repetidas como si fuera un disco rayado, contra la revolución sandinista. Es importante que se dedique unos minutos para leer la nota del periodista Jorge Capelán que desnuda cómo la supuesta cronista actúa al servicio de poderosísimos sectores, hecho que en otros países, como por ejemplo los Estados Unidos, le hubiera cargado sobre sus hombros el rótulo de Traición a la Patria y las consecuencias que ello acarrearía. He aquí otra prueba (click para ver la imagen) Queda reflejado que Montenegro y compañía pretenden aporte económico para tumbar al gobierno que el pueblo nicaragüense ha elegido según sus leyes y voluntad. Nos preguntamos cómo es posible que una periodista y representante de una supuesta ONG, que en realidad no es sino una empresa donde un grupúsculo toma las decisiones, se dirija a un embajador estadounidense para pedirle 100.000 dólares sabiendo que ese estado intervino militarmente 6 ó 7 veces en la tierra de Sandino. Ese es el amor que refleja por su tierra a la vez que luego, con la misma hipocresía, entonará las estrofas del himno nacional. Y aquí una tercera prueba (click para ver la imagen) Si esa es la oposición antisandinista queda bien visibilizada el porqué de esa rotunda respuesta de los nicaragüenses cuando expresaron claramente quien quería que los gobierne. Respuesta dada por el 80% de la población que acudió al llamado de las urnas y lo hizo sin miedo y con profunda convicción. Esa es la espina que le quedó atravesada a Montenegro, así como a MAM, al Grupo Cinco (Fernando Chamorro) financiado [2] por la fachada civil de la CÍA, NED, National Endowment for Democracy y organismos de la Unión Europa, estos dos bloques imperialistas que enterraron con sangre y fuego el estado soberano de Libia, ejecutando un genocida a un orgulloso pueblo. ¿Ese es el sueño de la doña Montenegro, ver las boinas verdes de nuevo invadiendo las costas nicaragüenses, bombardeando los barrios populares de León, Managua y Masaya y violando a las mujeres nicaragüenses? De la misma manera que le quedó al moribundo partido MRS, aliado al líder "civil" de la contrarrevolución nicaragüense que en 1982 actuó desde el territorio costarricense, Fabio Gadea, candidato y perdedor del PLI-MRS en las recientes elecciones. Queda claro y harto demostrado que de no haber obtenido semejante victoria, el presidente Daniel Ortega, Nicaragua hoy estaría en manos de gente a la que muy poco interesa el destino de su patria. Seguirán con la espina atravesada, los pueblos maduran y estamos seguros que en el proceso de crecimiento que van adquiriendo luego de largos años de padecimiento, están en condiciones innegables de decidir por sí nada más ni nada menos que sabiendo que en las decisiones tomadas está involucrado el futuro de sus hijos. El pueblo nicaragüense así lo comprendió y dio muestras al mundo que fueron capaces de decidir, mal que les pese a algunas en cuya boca hoy sentirán el sabor a hiel de la derrota. [1] "El portento de las urnas", http://www.ticovision.com/cgi-bin/index.cgi?action=viewnews&id=7709 [2]. Financiamiento a ONG nicaragüenses del NED. http://www.ned.org/where-we-work/latin-america-and-caribbean/nicaragua

Descarga la aplicación

en google play en google play