Escúchenos en línea

Legitimidad del Presidente Daniel Ortega

Por Noel Manzanares Blanco. Kaos en la Red. | 13 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Desde hace una semana el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, resultó reelecto por la mayoría de sus conciudadanos/as por razones muy tangibles, a saber: Reportes de prensa dan fe que 140 mil familias nicaragüenses poseen títulos de propiedad entregados por la actual Administración de Managua; que más de 267 mil hogares de gente pobre recibieron materiales para mejorar sus viviendas; y que cerca de nueve mil hogares han sido entregados, incluyendo unos 156 mil que fueron electrificados. Igualmente, que campesinos, productores urbanos y mujeres cabeza de familia recibieron créditos para que la Tierra les pueda promover bienestar; y que los bonos de ayuda financiera a los trabajadores con bajos salarios son realidad palpable; al tiempo que fueron otorgados microcréditos con muy bajos intereses para negocios familiares —entre otras buenos resultados para las mayorías. Por su parte el compañero Fidel, conocedor a ciencia cierta de la personalidad del Comandante Ortega, en sus Reflexiones La aplastante victoria de Daniel y el FSLN expuso que lo fundamental del indiscutible triunfo radica en que nunca se apartó de los contactos con el pueblo y la incesante lucha por su bienestar; en que fue capaz de manejar situaciones complejas y difíciles a partir de los años en que su país estuvo de nuevo bajo la égida del capitalismo rapaz; y en que fue correcto el llamamiento a todas las fuerzas políticas democráticas dispuestas a trabajar por la independencia y el desarrollo económico y social de la nación. Así, pregunto: ¿Acaso estos dejan de ser datos legitimadores del actual dignatario de la Patria de Augusto César Sandino y Carlos Fonseca Amador? En paralelo, se conoció que el militar retirado y derechista nombrado Otto Pérez Molina ganó las elecciones presidenciales en Guatemala y prometió dedicar la mayor parte de su tiempo a solucionar los problemas de seguridad en el país, azotado por la creciente violencia y la extendida pobreza. Sin embargo, Pérez Molina despierta temores en amplios sectores de la población, sobre todo el indígena, que lo vinculan con las más horrendas masacres atribuidas al Ejército a inicios de la década de 1980, la época más cruenta de la guerra civil de 36 años que dejó cerca de 250 mil muertos. Quizás pueda ilustrar quién es Pérez Molina el hecho que su triunfo en las urnas “podría tomarse como un paso al pasado, retrocediendo a lo que vivió Guatemala hace mucho tiempo”, de acuerdo con Josué Samayoa, de 23 años y trabajador para una empresa de auditoría —según un cable de Reuters. Entretanto, busqué la reacción de la Casa Blanca respecto a los dos procesos electores de esas naciones de Centroamérica y me percaté del disgusto del “Norte revuelto y brutal” con el Presidente Daniel Ortega de Nicaragua, pero no hallé la misma reacción respecto al derechista Otto Pérez de Guatemala. Entonces, vuelvo a preguntar: ¿Acaso estos dejan de ser datos legitimadores del actual dignatario de la Patria de Augusto César Sandino y Carlos Fonseca Amador?

Descarga la aplicación

en google play en google play