Escúchenos en línea

Fidel recibe a García Márquez y conversa con Chávez y Préval

Agencia EFE y Diario Granma. Desde La Habana. | 14 de Marzo de 2007 a las 00:00
El líder cubano, Fidel Castro, recibió el lunes la visita del Nobel colombiano Gabriel García Márquez en La Habana y habló por teléfono con los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y Haití, René Préval, a los que dijo estar "muy bien". El diario oficial "Granma" divulgó hoy el contenido de la conversación que Castro tuvo con sus dos colegas con motivo de la visita de Chávez a Haití, de la que ya había informado Préval el mismo lunes en Puerto Príncipe. Fidel, de 80 años, se vio obligado a delegar provisionalmente el poder en el vicepresidente y ministro de defensa General Raúl Castro, el pasado 31 de julio, tras sufrir una delicada intervención debida a una hemorragia intestinal provocada por una enfermedad declarada "secreto de Estado". Según "Granma", cuando el presidente Chávez le preguntó cómo se encontraba, Castro respondió que "muy bien" y le dijo que había seguido "de cerca todo", en alusión a la gira del presidente venezolano por varios países de América Latina, que concluyó el lunes en Haití. "Me parece todo realmente impresionante", añadió Fidel Castro, quien le mencionó a su interlocutor que ese mismo día había recibido la visita de García Márquez. "Está por aquí", dijo Castro. El Nobel colombiano celebró la pasada semana su 80 cumpleaños y viajó el viernes a Cuba, donde, según anunció esta semana el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ayuda a que el gobierno de su país y la guerrilla del Ejército Nacional de Liberación avancen hacia un proceso formal de paz.

Conversa Fidel con Chávez y Préval

Conversación telefónica del Presidente de Cuba Fidel Castro con los presidentes Hugo Chávez y René Préval el 12 de marzo del 2007. (19:37 horas) Fidel: ¿Cómo estás, Yilliam? Yilliam Jiménez (Viceministra de Relaciones Exteriores).- Dígame. Bien, ¿y usted? Mire, aquí tengo al Presidente Chávez que pidió hablar con usted. Un momento, Comandante. Fidel: ¡Figúrate tú! Chávez: ¿Cómo tú me interrumpes, si estoy hablando aquí con la Ministra de Industria de Haití...? Me estás interrumpiendo aquí... Fidel: Porque yo soy un entrometido... Chávez: Siempre has sido un entrometido. Tú eres el culpable de toda esta revolución de gente que está en las calles. ¡Viva Fidel, carajo! (Se escuchan exclamaciones de: "¡Viva!") Fidel: Oye y todo lo que te digo se lo cuentas a todo el mundo. Bueno, pues he estado viéndolo todo... Chávez: (Se ríe) ¿Qué le cuento? Fidel: Todo lo he estado viendo. Y me han dicho que fue un ciclón en Haití. Chávez: ¡Un ciclón aquí, es un ciclón...! Fidel: Un mundo de gente... Chávez: Lamentablemente todavía no tenemos capacidad para salir en vivo, chico; no hemos podido sacar en vivo las imágenes, están grabadas y las sacaremos mañana. Fidel: Espero que alguien las saque, porque es un crimen que nos hayamos perdido todo eso. Chávez: Es una lástima; pero, no, mañana deben salir por el Canal 8 y Telesur. Hemos grabado todas estas cosas. ¿Cómo estás tú? Fidel: Bueno, pues yo muy bien. He seguido de cerca todo. No me he perdido un discurso de ninguno de los actos: Argentina, Bolivia, Nicaragua, Jamaica y ahora estoy esperando..., porque he visto unas poquitas cosas de ahí. Y a mí me parece todo realmente impresionante. Chávez: Todo el mundo está aquí a la expectativa mirándome a mí y al teléfono. Lamentablemente el teléfono no tiene altavoz, porque todos quisieran oír esa voz de trueno. Tú tienes una voz con una fuerza que nunca antes, jamás, Fidel... Fidel: Esta la tengo yo no para conversar todos los días; esta es para hablar con ustedes. Esta mañana tuve la visita de Gabo, que se me apareció por aquí. Está por aquí. Chávez: Ah, yo estaba llamándolo. No pude hablar con él. Fidel: El otro día escuché tu discurso muy elogioso para él, muy generoso y muy bueno. Chávez: Tú sabes cómo lo queremos. Y ya te alcanzó: 80 años. Espérame, que yo te voy a alcanzar, me faltan nada más que 28 años. ¡Tú me esperas! Fidel: La comparación está como para que yo pierda por nocao. (Se ríe). Chávez: Oye, Fidel, aquí estamos en la casa de Gobierno, en el Palacio, que se parece a la Casa Blanca, por cierto (Se escuchan risas)... No quiero con esto ofender a Préval. Aquí tengo a Préval a un lado, pero estamos rodeados. Oye, me voy a asomar al balcón para que tú oigas el rumor de la gente. Nos tienen rodeados. A ver si tú oyes... ¡Una multitud está afuera allá, más allá de las rejas! (Exclama: ¡ey, ey!...) Oye, oye. (Exclama: "¡Viva Fidel!") ¡Allá está una multitud! Van a tomar el Palacio. Lazo está resistiendo aquí desde las dos de la tarde. ¿Qué le digo a esa gente, Fidel? ¿Qué le digo? ¿Qué mensaje nos vas a mandar hoy? Aquí está Préval. Fidel: Ponlo, ponlo. Préval: Comandante en Jefe... Fidel: Dígame... Préval: Hola, Comandante. Fidel: Óyeme, se me había olvidado que el Español tuyo es perfecto. ¿Cómo estás, Préval? Préval: (Se ríe). Bien, bien. Estoy feliz de estar aquí con Martha, con Lazo, con Chávez. Fidel: Me han dicho que es un gran día hoy, que hay una multitud enorme en las calles, que se han mezclado con ustedes. Préval: Es casi una revolución aquí. Es culpa tuya. Fidel: Son ustedes que se han multiplicado. Préval: El maestro... Fidel: Préval, son ustedes que se han multiplicado. Tienen un gran pueblo ahí, muy luchador, muy trabajador. Yo estoy esperando las vistas directas de la televisión para poder verlos. Préval: Fue un placer hablar contigo. Fidel: Te agradezco mucho tener la oportunidad de saludarte un día como el de hoy, que es un día de hermandades, de unión, como dice Chávez. Préval: Sí. Fidel: Y ahí está Lazo que tiene un entusiasmo tremendo y justificado. Bueno, muchas felicidades, Préval. Préval: Bueno, Comandante, hasta luego. Fidel: Bueno, salúdame a los haitianos... Chávez: Aló, Fidel, aquí estamos. Dime. Fidel: A Préval le quería decir: saluda a los haitianos, felicidades por el gran día que significa hoy, día de unidad, y que pueden contar con sus hermanos venezolanos —bueno, yo no debo hablar en nombre tuyo—, con sus hermanos cubanos... Chávez: Claro que puedes hablar. Venezolanos y cubanos, tú puedes hablar en nombre mío. Fidel: Yo te oigo a ti, pero no me atrevo (Se ríe)... Que pueden contar con todo nuestro apoyo y felices de estar ahí junto con ustedes. Felices de tener ahí al compañero Lazo, que es un superentusiasta de la lucha en el Caribe. Y a ti te felicito calurosamente. Y entonces estoy esperando la guirnalda que tú ibas a tirar desde el avión. Chávez: (Se ríe). Oigan: yo le dije a Fidel que iba a lanzarle una guirnalda, y la está esperando. Te la voy a llevar en persona cuando me den luz verde. Fidel: Sí. Chávez: Tengo la guirnalda y unos regalos que te mandaron de Argentina. Te mandaron un regalo de Bolivia también, de Nicaragua, de Jamaica. Todos te mandan abrazos. Y yo les digo a todos lo que es: que te estás recuperando y que seguiremos adelante. Fidel: Es cierto. Y debo reiterarte que han sido brillantes tus discursos. Es una batalla ganada por muchos puntos, realmente. Chávez: Gracias, hermano. Muchas gracias, Fidel. Fidel: Porque el esfuerzo que has hecho además pasará a la historia, el haber visitado en tan breve tiempo tantos países desafiando riesgos, desafiando el cansancio, desafiándolo todo. Te mereces el más fuerte de los abrazos. Es lo que pienso. Chávez: Yo lo que estoy tratando, junto a todo este grupo de compañeros, es de seguir tu rastro. Fidel: Tenemos algunas pequeñas cosas hechas. Ellos te podrán informar. Lazo te puede informar, Yilliam te puede informar. Chávez: De acuerdo. Fidel: Hay un buen número de estudiantes haitianos de Medicina trabajando y también médicos cubanos. Chávez: Ahorita vimos a los médicos cubanos allí en la Plaza Bolívar. Fidel: Cuenta con toda esa fuerza. Chávez: Sí, tenemos que potenciar lo que tenemos a un segundo piso, hay que hacer unas viviendas rápido para empezar a sustituir ranchos por viviendas, meter agua, energía eléctrica. Yo le decía a René que pudiéramos repetir lo del Frente Miranda. Aquí hay mucha juventud en la calle, Fidel, como tú sabes, el 90 por ciento son jóvenes. Un Frente Miranda aquí, Frente Pétion, no sé cómo llamarlo, trabajadores sociales para organizar esta fuerza que es una bomba atómica lo que hay aquí. Jamás había visto yo esto, le dije a René. Sólo lo vi cuando salí de la cárcel, que la gente corría detrás de los carros, se caían. Jamás había visto yo esto en todos estos años, con tal fuerza, tal magnitud. Fidel: Esto constituirá un aliento muy importante para ti dentro de la lucha que estás librando. Chávez: Para mí, claro. Fidel: ¿Y nada se va a transmitir hoy? Chávez: (Se dirige a William Lara, Ministro de Información y Comunicación). William, ¿cómo hacemos para transmitir hoy? ¿Por qué no mandas un avión delante con eso, chico? ¡Vamos a inventar algo! No podemos esperar a mañana. ¿En cuánto tiempo de aquí a Caracas, en un avión pequeño...? ¿No tenemos un avión pequeño? (Le dicen que una hora y treinta) Una hora y treinta, Fidel. Te voy a decir algo: falta un cuarto para las siete. A las once de la noche, William, debemos estar saliendo ya con las primeras imágenes. Hoy está cumpliendo años María Gabriela. Tengo que llegar antes de la medianoche para picarle la torta a mi muchacha, vale. Tú sabes cómo amo yo a esas muchachas y a esos muchachos... Fidel: ¿Y tú piensas regresar hoy mismo? Chávez: Sí, yo me voy. Le prometí a María llegar a la medianoche a picar la torta. Fidel: Bueno, llegarás a la media madrugada de todas maneras. Aquí en este momento con la hora nueva son quince minutos para las ocho de la noche. Chávez: Aquí es una hora menos. Fidel: ¿Es de día todavía ahí? Ya debe ser de noche. Chávez: Ya aquí está oscuro. Oye, ¿pero sabes qué te digo, Fidel? Yo no había venido a Haití y me han impresionado las bellezas de la isla, el agua, las costas, las playas, y la inmensidad de esta bella ciudad. Es una ciudad hermosa y gigantesca, extendida, como tú sabes, sobre esta planicie al pie de la montaña. ¡Bella esta ciudad! Un potencial muy grande hay aquí, Fidel. Yo le dije ahora mismo a René que es importante que se incorpore al ALBA inmediatamente, y hacemos el acto cuando tú estés listo, Fidel. Evo mandó a decir eso: que él quiere que hagamos el acto ahora en abril para incorporar a algunos caribeños; y con Préval pues incorporado al ALBA activamos el fondo y activamos lo de las viviendas, y todo lo que estamos haciendo nosotros dos, pues. Fidel: Es una página inédita en la historia lo que está ocurriendo en estos momentos. Chávez: Sí, lástima que tú no estás viendo..., pero ya verás esta noche o en la madrugada algunas imágenes. Ya te contará Lazo. Ahora vamos a reunirnos para revisar los temas. Fidel: Por lo menos me imagino. Uso la imaginación para verlo todo. Chávez: Sí. Fidel: Bien, Hugo, no te quiero robar más tiempo. Chávez: Tú sabes que nunca nos robas tiempo. Fidel: ¡Un millón de felicidades! Chávez: ¡Vamos a darle un aplauso a Fidel! (Se escuchan los aplausos de los presentes). ¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: "¡Viva!" y aplausos) Fidel: Y felicidades para María. Chávez: A María le daré un abrazo de tu parte. Sí, le voy a decir. Mira, Fidel, en nombre de millones y millones y millones te decimos esto: Camarada, ¡Hasta la victoria...! (Se escuchan exclamaciones de ¡Siempre!) Fidel: ¡Hasta la victoria siempre! Chávez: ¡Socialismo o... (Se escuchan exclamaciones de "Muerte") ¡Patria o... (Se escuchan exclamaciones de "Muerte") Fidel: (Se ríe) ¡Socialismo o muerte! Me estoy riendo porque estoy copiando la consigna tuya. Chávez: ¡Venceremos! Fidel: ¡Venceremos! Okey... Chávez: Te voy a ver pronto... Fidel: Okey... Hasta pronto. Chávez: Un abrazo, hermano. Fidel: Un abrazo. Chávez: Hasta pronto. Un abrazo.

Descarga la aplicación

en google play en google play