Escúchenos en línea

Jefe de Comando Sur de EEUU inaugura conferencia militar en Nicaragua

Agencia AFP. Desde Managua. | 14 de Marzo de 2007 a las 00:00
El jefe del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, almirante James Stavridis, y representantes militares Centroamérica, Panamá, Dominicana y México iniciaron este miércoles una reunión de dos días en Managua para discutir los problemas de seguridad que enfrenta la región por la actividad del narcotráfico, las pandillas y el crimen organizado. "Estoy complacido por esta oportunidad de estar aquí en Nicaragua con ustedes para fortalecer nuestra amistad de muchos años y los lazos de cooperación y confraternidad", afirmó Stavridis durante la apertura del evento. En la conferencia se abordarán "todas las amenazas que tienen impacto aquí en este hemisferio", como "tráfico de drogas, terrorismo, tráfico de humanos y amenazas específicas a la región", precisó el representante estadounidense. En ese sentido, manifestó la disposición del Comando Sur de trabajar junto a los ejércitos de la región en el marco de "la amistad y la colaboración" para identificar y combatir los problemas comunes que ponen en riesgo la seguridad hemisférica. "Estoy entusiasmado para comenzar una larga amistad" con los militares de la región centroamericana, Panamá y México, sobre la base de una "relación de amistad y colaboración", las cuales son clave para que "podamos lograr todo lo que nos proponemos", expresó Stavridis. La reunión, denominada "Octava Conferencia de Seguridad Centroamericana", fue inaugurada por el jefe del ejército nicaragüense, general Omar Halleslevens, quien instó a sus colegas a estrechar los vínculos de cooperación para lograr "óptimos resultados" en la lucha contra el crimen organizado.

Afinan estrategias operativas contra el narcotráfico

El Comando Sur del ejército de Estados Unidos analiza con sus homólogos de Centroamérica, Belice, Panamá, México y Colombia, en Managua, la implementación de estrategias conjuntas para contrarrestar el tráfico de drogas y otros peligros que amenazan a la región. Los representantes tanto militares como civiles de estos países -Costa Rica y Panamá no tienen ejército- se reúnen en la VIII Conferencia Centroamericana de Seguridad, una reunión que Estados Unidos promueve anualmente con el objetivo de identificar los nuevos retos para la seguridad regional, en particular el narcotráfico. "Necesitamos continuar nuestros esfuerzos para contrarrestar" el paso de la droga por la región centroamericana que "aumentó un poquito" el último año, afirmó el jefe del Comando Sur del ejército estadounidense, almirante James Stavridis, en una rueda de prensa en Managua. Centroamérica se ha convertido en ruta de tránsito de los cárteles de la droga a Estados Unidos, principal consumidor de estupefacientes. "Los narcotraficantes son muy astutos porque cambian sus rutas y estrategias, por lo que la cooperación nos permite analizar, en foros como estos, las tendencias para ajustar nuestra estrategia conjunta y operativa", afirmo a la AFP el jefe de prensa del Comando Sur, José Ruiz. La colaboración militar de Estados Unidos con el hemisferio permitió el año pasado que se interceptaran 250 toneladas de droga, valoradas en 5.000 millones de dólares, precisó Ruiz. Sólo en Centroamérica, se decomisaron más de 57 toneladas de cocaína, según datos proporcionados por los países de la región. Las operaciones, que se desarrollan en coordinación con los ejércitos y los cuerpos policiales, tienen un impacto positivo porque reducen el nivel de ganancias de los cárteles y los actos criminales asociados al tráfico de droga que afectan a los países productores, de tránsito y consumidores, agregó. La conferencia pretende revisar los mecanismos de cooperación existentes en materia de seguridad, hacer ajustes y tomar nuevas decisiones para "poder lidiar con estas amenazas", indicó el portavoz estadounidense. En la reunión, que durará dos días, también se abordará el problema de violencia que enfrentan Guatemala, Honduras y El Salvador por la proliferación de pandillas juveniles. El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, atribuyó la semana pasada al incremento del tráfico de droga que pasa por el área hacia Estados Unidos la espiral de violencia que vive la región. Asimismo, Stavridis anunció de manera indirecta que se podrían discutir en el foro las amenazas hechas por el grupo terrorista Al Qaeda de atacar a países petroleros como México. El jefe del Comando Sur aprovechó el foro para reiterar la necesidad de que Nicaragua destruya los 1.000 misiles de fabricación rusa SAM-7 que el ejército guarda en sus arsenales, a lo que se niega el nuevo gobierno sandinista. Admitió, sin embargo, que Nicaragua tiene el derecho soberano de decidir si destruirá las armas y que el conflicto en torno a este tema no perjudicará las relaciones militares entre ambos países. Stavridis declinó comentar los problemas de seguridad que enfrenta por ejemplo Guatemala y los vínculos detectados entre las fuerzas de seguridad de ese país con el crimen organizado tras el asesinato de tres diputados salvadoreños del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Descarga la aplicación

en google play en google play