Escúchenos en línea

Pueblo votó por la esperanza, dice Miguel Ángel Casco

Managua. PL. | 21 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Una amplia mayoría del pueblo nicaragüense este 6 de noviembre en las elecciones nacionales votó por la esperanza, apreció este lunes el presidente de la Coordinadora Evangélica, Miguel Ángel Casco. Durante una entrevista en el canal 4 de televisión, el líder religioso aseguró que cuando alguien tiene una relación estrecha con el pueblo comprende los resultados de los comicios en los que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) triunfó con más del 62 por ciento de los votos. Desde la realización de las elecciones, partidos opositores intentan desacreditar su legitimidad de diversas maneras que abarcan desde el uso de la violencia física hasta el empleo de sus medios de prensa para mostrar incluso este lunes lo que nadie ha visto en las calles. Cada reino tiene un antirreino, señaló Casco; hay gente que no quiere esto, pues desea ver a los pobres siempre aplastados como cucarachas en el suelo, y no conciben que puedan tener alegrías, beneficios y dignidad. Quien escucha a los nicaragüenses en la calle, en los autobuses, los taxis, puede constatar que incluso muchos no militantes del Frente se decidieron a votar por el presidente Daniel Ortega porque consideran que está haciendo un buen trabajo, relató. Para el líder religioso una de las claves del reconocimiento popular del mandatario y su equipo radica en haber cumplido durante los últimos cinco años los compromisos que le hicieron al pueblo al inicio del gobierno. En estas elecciones todos aprendimos la sabiduría del campesino, afirmó el reverendo, porque ¿qué campesino busca la peor tierra para sembrar? donde hay pedregales, donde hay espinas, no, busca la mejor, la que dará un fruto importante y el voto para mí es una semilla. A criterio del líder religioso, el 6 de noviembre último el pueblo sembró esa semilla en el terreno fértil de la esperanza que brinda la unidad del FSLN, y ahora el gobierno está llamado a trabajar esa cosecha en el momento más difícil que es el de mantener lo alcanzado. El reto, advirtió, es conservar la esperanza y que el pueblo pueda recibir la cosecha de esa siembra. Por las razones anteriores el reverendo consideró que el país vive un momento histórico en el cual los predicadores tienen una enorme responsabilidad pues los comicios marcaron un antes y un después en la dinámica política, pero sobre todo social y espiritual de Nicaragua. En el evangelio hay una clara definición de Dios hacia los pobres que cruza por acciones concretas y contiene dos preguntas: ¿dónde está tu hermano? y ¿qué hiciste por tu hermano?, comentó. Al final de los tiempos no nos van a preguntar, cuántas oraciones rezamos, cuántas veces fuimos a misa, cuántas ayunamos o cuántos himnos cantamos, nos van a preguntar: ¿qué hicimos por nuestros hermanos?, sostuvo.

Descarga la aplicación

en google play en google play