Escúchenos en línea

Jon Sobrino, el teólogo jesuita que se salvó de una masacre pero no del Vaticano

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 14 de Marzo de 2007 a las 00:00
El sacerdote Jon Sobrino, agudo teólogo jesuita de 68 años, sobrevivió en noviembre de 1989 a una masacre cometida por militares salvadoreños en la que fueron ejecutados seis de sus compañeros de universidad, pero no ha podido salvarse de la condena del Vaticano a su obra. Considerado por sus compañeros sacerdotes como un hombre de carácter fuerte, pero con "un gran corazón por los pobres", Sobrino recibió este miércoles de la Sagrada Congregación de la Fe de El Vaticano una sanción por su obra, que fue considerada no acorde al catolicismo. LEA FRAGMENTO DEL LIBRO DE JON SOBRINO, «EL PRINCIPIO DE LA MISERICORDIA» Sobrino es uno de los estandartes de la Teología de la Liberación, de gran auge en los años 70 y 80 del siglo XX en América Latina, que centra su accionar en "la opción preferencial por los pobres". Con estudios de ingeniería además de la teología, Sobrino ha dedicado parte de su vida a la elaboración de textos, en los que ha explicado con profundidad la Teología de la Liberación, tales como los libros: "Jesucristo liberador, Lectura histórica-teológica de Jesús Nazaret (Jesucristo)" y "La fe en Jesucristo. Ensayo desde las víctimas (La fe)", que provocaron la condena de las autoridades eclesiales. Las obras fueron examinadas por la congregación vaticana a "causa de los errores e imprecisiones en ellos encontrados", según afirmó El Vaticano. En un reciente artículo publicado en el semanario Proceso de la Universidad Centroamericana (UCA) donde ejercía como maestro de Teología, Jon Sobrino abogó porque en la V Conferencia de Obispos de América Latina y el Caribe (CELAM), prevista para mayo de 2007 en Aparecida, Brasil, se retome la "opción por los pobres". El sacerdote jesuita advirtió que la Iglesia no debe seguir "desentendida del pueblo y depender excesivamente de lo que viene del centro (jerarquía)". "De Medellín (donde tuvo lugar la II Conferencia del CELAM) viene la opción por los pobres en la pastoral, en la teología y en la fe: ha sido la gracia mayor del continente, de la que todavía vivimos y a la que hay que volver siempre", aseguró Sobrino. "La opción por los pobres, por aquellos desposeídos e indefensos debe ser como una luz que debe guiar el trabajo de la iglesia", dijo Sobrino a la AFP en una entrevista casi a finales del 2006. En ese entonces se declaró convencido de que "la mejor forma de estar cerca de Dios es estar con los pobres". Sobrino nació en 27 de diciembre de 1938 en Bilbao, España, y a El Salvador llegó en 1957, donde participó en la fundación de la Universidad Centroamericana (UCA) en setiembre de 1965, junto a otros sacerdotes jesuitas. El jesuita se salvó de morir en una masacre en 1989 cuando soldados asesinaron a otros seis sacerdotes y dos de sus colaboradoras en el campus de la UCA. La madrugada del 16 de noviembre de 1989, en el marco de la más grande ofensiva militar del ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en San Salvador, efectivos del Ejército asesinaron en el campus de la UCA a los sacerdotes españoles Ignacio Ellacuría (rector) e Ignacio Martín Baró (vicerrector). También fueron asesinados Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno - los tres de nacionalidad española-, el sacerdote salvadoreño Joaquín López, la empleada doméstica Elba Ramos y su hija Celina. En el último acto de conmemoración de la muerte de los jesuitas en noviembre de 2006, el rector de la UCA, el jesuita José María Tojeira, dijo a la AFP al referirse al hecho de que Sobrino sobreviviera, que "por algo Dios le salvó, quizá para que siga luchando por los que no tienen voz y que sufren los embates de la injusticia". Ahora, el jesuita Jon Sobrino prefiere el silencio ante la condena a su obra, y tampoco podrá seguir con sus clases de teología en la UCA, pues el mismo castigo le prohíbe hacerlo, así como realizar nuevos escritos.

Descarga la aplicación

en google play en google play