Escúchenos en línea

VIH-Sida también un problema de desarrollo

Managua. Agencias. | 1 de Diciembre de 2011 a las 00:00
El gobierno consiguió grandes avances en la detección y tratamiento de las personas con sida, dijo este jueves el secretario general del Ministerio de Salud (Minsa), doctor Enrique Beteta. La presencia del virus fue detectado por primera vez en Nicaragua en 1987, y desde entonces han fallecido 887 personas por esta enfermedad, según la Asociación Nicaragüense de Personas Viviendo con el VIH/Sida (Asonvihsida). El VIH, representa un "problema para el desarrollo del país" y afecta principalmente a jóvenes, amas de casa y obreros de la construcción, dijo Beteta. En entrevista concedida a la revista En vivo del canal 4 de televisión, el doctor Beteta explicó que sería injusto hablar de un incremento del número de enfermos en Nicaragua, pues antes del año 2007 no se hacían las pruebas necesarias para poder detectar todos los casos. Desde que Daniel Ortega asumió la presidencia, el Estado promueve y garantiza de manera gratuita la práctica del examen, con su política de restitución de derechos en salud, y por mandato gubernamental priorizamos a las mujeres embarazadas porque si la tratamos a tiempo el bebé nace sano, argumentó. El funcionario reveló que en 2006 el Minsa solo había efectuado 13 mil pruebas rápidas. El gobierno sandinista puso todo su empeño en cambiar la situación y en 2007 practicó 116 mil exámenes, en 2008 incrementó a 120 mil y ya en 2011 llegó a 280 mil. De esa cantidad, detectó un total de 713 casos, de modo que hoy existen en el país seis mil 406 enfermos, de de los cuales, 1,286 están recibiendo tratamiento y entre ellos 69 pacientes son niños cuyas madres tal vez no alcanzaron a ser diagnosticadas durante la gestación, dijo. El funcionario explicó que entre enero y noviembre de este año 280,000 personas se practicaron el examen del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), de las que 1,015 resultaron positivos y la cifra total alcanzó los 6.406 casos en Nicaragua. También el Ministerio de Salud en 2006 apenas contaba con tres centros donde se daba la terapia antiretroviral, y hoy logramos disponer de 33 unidades dentro de las cuales garantizamos los exámenes complementarios que necesita cualquier persona infestada con el virus, afirmó. Otra acción importante, manifestó, ha sido acondicionar los centros de insumo para la salud a fin de dar el almacenamiento adecuado a los medicamentos pues el de primera línea tiende a costar en el mercado internacional entre 300 y 800 dólares. Mientras el de segunda línea, para una etapa más avanzada de la enfermedad, oscila entre los 800 y los dos mil dólares, pero intentamos darle mes a mes el tratamiento a cada paciente, enfatizó el médico. Beteta dijo que el Minsa trabaja actualmente con el Ministerio de Educación para difundir información científica alrededor del sida en las enseñanzas primaria y secundaria, pues de los seis mil 406 casos de personas con VIH en Nicaragua, el 85 por ciento tiene entre 15 y 44 años. Necesitamos hacer llegar información a todos los estratos sociales para que la gente tenga conciencia de que esa enfermedad puede evitarse y solo con el esfuerzo de todos, de manera solidaria, podemos hacerlo, expuso. Al mismo tiempo subrayó que las labores de difusión deberían asumirse como una responsabilidad compartida entre los medios de comunicación, los empresarios y la sociedad en su conjunto. Más tarde, Beteta participó en la marcha nacional en el marco del Día Internacional de la lucha contra el Sida, durante la cual aseguró que esa pandemia "dejó de ser un tema de salud pública para convertirse en un problema de desarrollo". La marcha concluyó con una feria educativa en la que los nicaragüenses podían practicarse exámenes de detección del VIH. En la actividad participaron bandas escolares de música y ambulancias que hacían sonar sus sirenas. Los menores de edad que se sumaron a la caminata sostenían en sus manos globos color blanco y rosado. "Esta es una expresión de solidaridad, de acompañamiento a las personas con VIH", según Beteta. Por su lado, la directora de Asonvihsida, Arelys Cano, reafirmó que esa enfermedad representa "niveles alarmantes" para este país. Añadió que en Nicaragua los jóvenes, amas de casa y obreros de la construcción son quienes tienen más posibilidades de contagiarse con VIH. Cano, portadora del VIH, reiteró que en Nicaragua podría haber un subregistro de hasta 30.000 personas infectadas, incluyendo a quienes se realizan los exámenes y no retiran los resultados. El gobierno inauguró en junio pasado un laboratorio de biología molecular para ayudar a combatir y prevenir el sida y otras enfermedades.

Descarga la aplicación

en google play en google play