Escúchenos en línea

Ortega acusa a la CIDH de parcialidad hacia Costa Rica

Agencia PL. Desde Managua. | 15 de Marzo de 2007 a las 00:00
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acusó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de ser una entidad politizada bajo la influencia de Estados Unidos. Tras recibir a una delegación de religiosos estadounidenses, Ortega explicó que por esa razón, la CIDH ha favorecido a Costa Rica en el caso de la demanda de Nicaragua por la falta de derechos humanos y derechos de los nicaragüenses que trabajan en ese país. "Yo no dudo que ahí la influencia del Gobierno estadounidense, que ha instrumentado a la CIDH en muchas ocasiones, haya sido determinante para favorecer a Costa Rica", aseveró. "Nosotros estamos con un equipo, estudiando, examinando, a qué otras instancias podemos acudir, tomando en cuenta que no se le ha dado entrada en la CIDH a un hecho que fue visto, que tiene de testigos ¡a millones de ciudadanos que lo vieron por la televisión! Un hecho que fue grabado y transmitido en las televisiones centroamericanas y en la televisión internacional por ser un hecho tan brutal. ¡Unos perros despedazando a un hermano nicaragüense!" "Me parece que la CIDH, lo que refleja es la politización, porque esa es una Comisión que está politizada y responde a determinados intereses. Allí ha estado siempre presente, en la CIDH, la influencia, el enorme peso del Gobierno norteamericano y, yo no dudo que esa influencia, que ha instrumentado a la CIDH en muchas ocasiones, haya sido determinante para favorecer a Costa Rica frente a un verdadero crimen, que se cometió ¡a vista y paciencia de las mismas autoridades costarricenses! Por lo tanto, nosotros vamos a continuar demandando, exigiendo justicia y estamos buscando los mecanismos para recurrir". La demanda de Nicaragua se encuentra sustentada en la muerte de dos inmigrantes nicaragüenses en suelo costarricense, entre 2005 y 2006. En uno de los casos, el joven Natividad Canda fue literalmente despedazado por dos perros rottweiler, en un taller al que presuntamente se había introducido a robar. La tragedia fue presenciada por los dueños del local, numerosos testigos, entre ellos policías, y fue hasta filmado por las cámaras de la televisión sin que ninguno de los presentes interviniera para detener a los animales. El segundo nicaragüense fue muerto a puñaladas en un bar, luego de protestar por las bromas hechas por algunos parroquianos costarricenses sobre la suerte corrida por Canda.

Descarga la aplicación

en google play en google play