Escúchenos en línea

¡Descaro!, ticos dicen que carretera es para no usar río

Managua. Por Mauricio Miranda. Conexiones. | 9 de Diciembre de 2011 a las 00:00
Bajo ese argumento, el gobierno de Costa Rica habilita 330 kilómetros de carreteras y caminos frente al Río San Juan, sin que se sepa con claridad, el impacto ambiental en el área silvestre La construcción y habilitación de carreteras y caminos que Costa Rica está ejecutando frente al Río San Juan en su zona fronteriza con Nicaragua, alcanza una extensión de 330 kilómetros e implica una inversión aproximada de 7.6 millones de dólares, según fuentes oficiales del gobierno costarricense. “Estos 330 kilómetros de caminos nuevos de lastre fueron realizados en el contexto de un plan de emergencia para proteger nuestra frontera norte, con lo cual ahora más de 30 comunidades de la zona se verán beneficiadas con este nuevo acceso”, informó el funcionario a través de una nota de prensa emitida por la Comisión Nacional Vial (Conavi), entidad adscrita al ministerio. Según Jiménez, la inversión asciende a casi 3.813 millones de colones (unos 7.6 millones de dólares), “una inversión sin precedentes en esta región norte”, confirmando así, que antes del surgimiento de este nuevo capítulo del conflicto entre ambos países, esa zona costarricense no estaba lo suficientemente bien atendida. Aseguran que ya no utilizarán el Río San Juan para transportarse A través de la nota de prensa, se informa que con la ejecución de estas obras los lugareños ticos “ya no dependen más de autoridades nicaragüenses ni del Río San Juan para transitar libremente en territorio costarricense”. Y señala el comunicado: “Lo que hasta hace seis meses eran caminos inexistentes o trochas intransitables hacia varias comunidades fronterizas de nuestro país, hoy se convierten en nuevas vías, las cuales se integran al territorio nacional”. “En la actualidad las vías permiten el acceso de todo tipo de vehículo a lugares donde antes no existían ni siquiera trochas. De ahora en adelante, estas obras recibirán trabajos de conservación, y es para eso, que se requiere más presupuesto”, añade. Carlos Acosta, director del Conavi, explicó que “los trabajos consistieron desde el diseño de rutas, apertura de pasos, hasta dejar en lastre los caminos y una ruta totalmente transitable por todo tipo de vehículo, incluso liviano”. De acuerdo al funcionario, el objetivo inicial era habilitar acceso a los puestos fronterizos de seguridad en las zonas de Delta Costa Rica, Boca Sarapiquí, Boca San Carlos y Tiricias, pero “esto fue superado con creces”. Obras ejecutadas bajo decreto de Chinchilla En febrero pasado, la presidenta Laura Chinchilla declaró por medio del Decreto 36440-MP, “Estado de Emergencia” en seis cantones ticos ubicados a lo largo de la frontera con Nicaragua, argumentando “las actividades que ilícitamente Nicaragua realiza en territorio de Costa Rica”, las cuales “atentan contra la vida, la integridad física y los bienes de quienes se encuentran en el territorio nacional, así como contra la soberanía nacional y el medio ambiente”. Con base en este mismo decreto, Chinchilla ordenó la creación e implementación de un “Plan General de Emergencia”, que entre otras acciones incluía la construcción de infraestructura vial local, ante la “amenaza” que implicaba la supuesta “invasión” de tropas nicaragüenses en territorio costarricense en octubre de 2010. Ortega pidió el diálogo, pero lo ignoraron “De acuerdo con las autoridades que estuvieron de gira en el lugar, estas obras contribuirán a que estos ciudadanos costarricenses tengan acceso a los servicios básicos como agua y luz, salud, seguridad, atención oportuna de emergencias y educación”, indica la nota de prensa. Sin embargo, la ejecución del ambicioso proyecto en la zona fronteriza, ha caldeado los ánimos en el gobierno nicaragüense, debido al impacto directo e indirecto que tendría sobre las aguas del Río San Juan, según lo revelan fotografías tomadas recientemente. El presidente Daniel Ortega, quien acusó a Costa Rica de provocar daños “verdaderamente catastróficos” en el río, instó al gobierno de Chinchilla dialogar, antes de proseguir con el proyecto. “Lo correcto sería que se detuviera la obra, que se reúnan autoridades costarricenses, autoridades nicaragüenses con el acompañamiento de México y Guatemala, que nos han estado acompañando para propiciar el diálogo entre Costa Rica y Nicaragua sobre estos temas”, pidió Ortega. En ese sentido, dijo que “se puede dejar claro en qué condiciones Costa Rica debe y puede construir una carretera sin afectar al río San Juan, sin afectar toda esa zona tan rica en reservas naturales”. El gobierno de Ortega insiste en que Costa Rica no le ha presentado el respectivo estudio de impacto ambiental para llevar a cabo las obras.

Descarga la aplicación

en google play en google play