Escúchenos en línea

Batallón ratifica daños ambientales de lado tico

Managua. Agencia PL. | 10 de Diciembre de 2011 a las 00:00
Las denuncias en Nicaragua por la agresión costarricense al río San Juan, ubicado en zona limítrofe entre los dos países, resultó uno de los hechos noticiosos más importantes de la semana que concluye este sábado. En las últimas horas el jefe del Ejército, general Julio César Avilés, informó que el Batallón Ecológico, desplegado recientemente por distintas reservas naturales, corroboró los daños al margen derecho del cuerpo de agua debido a la construcción de una carretera por parte de Costa Rica. "Solo basta ir y hacer un recorrido por el Río San Juan para ver por el lado tico lo que están haciendo, es una enorme barbaridad en su país", dijo el alto oficial en declaraciones a la prensa. Según explicó, las fuerzas armadas siguen de cerca los estragos ambientales, sin ningún roce con los uniformados del territorio vecino. Por su parte, organizaciones ambientalistas presentaron esta semana una demanda por la ejecución del vial, ante la Corte Centroamericana de Justicia. La obra ocasiona perjuicios incalculables e irreparables indicaron los científicos Jaime Incer Barquero, presidente de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible (Fundenic), y Kamilo Lara, dirigente del Foro Nacional de Reciclaje (Fonare), al formular el reclamo. A juicio del investigador Manuel Madriz, esta nación posee los instrumentos jurídicos necesarios para exigir la detención del vial, que corre en paralelo al San Juan en un trayecto de aproximadamente 120 kilómetros. Entrevistado por la prensa nacional, el jurista, autor del libro El Río San Juan de Nicaragua, recordó que los laudos y tratados sobre la navegación y derechos del cuerpo de agua fueron establecidos hace más de un siglo. Entre esos instrumentos figuran el Laudo Cleveland, el Laudo Alexander y el Tratado Jerez-Cañas, con capacidad legal para frenar las obras destructoras del medio ambiente, indicó. De acuerdo con el experto en derecho internacional, Nicaragua tiene el dominio y sumo imperio sobre las aguas del San Juan y el derecho a mejorar la navegación. El avance de la autopista, insistió, arrasa con la vegetación que sirve de barrera para detener los sedimentos y un río debe tener contenciones a los dos lados para garantizar la navegación.

Descarga la aplicación

en google play en google play