Escúchenos en línea

Ticos acaban flora y fauna en riberas del San Juan

Managua. Agencia PL. | 13 de Diciembre de 2011 a las 00:00
Medios locales de prensa destacan este martes los testimonios en respuesta a una solicitud de instituciones ambientales nicaragüenses de construir perpetua memoria sobre los daños ecológicos que causa la construcción de una carretera costarricense paralela al torrente acuático. El Nuevo Diario informó que una jueza del Distrito Civil de Río San Juan aceptó conocer la víspera los testimonios de alrededor de una docena de empresarios y habitantes de las comunidades ribereñas. La solicitud fue presentada a la jueza el viernes anterior por la Fundación Amigos de Río San Juan, Fundar; Fundación Reserva Esperanza Verde, Fundeverde; la Universidad Martin Lutero, y la Junta Directiva del Consorcio Gaspar, que aglutina a 22 ONG, y ambientalistas locales, precisó el rotativo. Las principales quejas de los ciudadanos, citadas por el diario, dieron cuenta que las maquinarias costarricenses han soterrado canales naturales que alimentan al río desde su territorio, y derribaron bosques y árboles que sirven de refugio a especies silvestres del ecosistema sur. También denunciaron a Costa Rica por haber vertido sedimentos y lanzado árboles, piedras y basura a las márgenes del río, con lo cual espantan especies de animales y contaminan extensas zonas con los gases de las maquinarias de gasolina y diesel. Los denunciantes señalaron que la obra ha bloqueado el paso natural de especies de todo tipo que transitaban antes de los bosques al río para alimentarse y calmar la sed, y han destruido microsistemas y colonias de animales asentados allí por naturaleza. Además los obreros orientaron el sistema del drenaje de la carretera hacia el canal del río San Juan mediante tuberías que descargan directamente en el cuerpo acuático. Uno de los aspectos mencionados como daño económico a la zona fue la remoción de mojones y señales de límites fronterizos, con el que provocan inseguridad jurídica y afectan directamente las inversiones, el turismo y la seguridad ciudadana en la ribera. Entre los comparecientes se encontraban los empresario turísticos Yaro Prasslin, dueño del Hotel Sábalos Lodge; Alfonso Agustín Llanes, propietario del Hotel y Reserva Privada Montecristo; Sandra Castrillo, del Refugio Bartola y el empresario de transporte acuático Enrique Peña. Otros testigos fueron la profesora Yerica del Socorro Ruiz; el líder de la comunidad El Gavilán, Néstor Raúl Soza Henríquez, así como residentes y líderes comunitarios. Con la perpetua memoria las organizaciones ambientales preparan una demanda internacional contra Costa Rica por destrucción al medio ambiente y daños a la humanidad, especificó el rotativo.

Descarga la aplicación

en google play en google play