Escúchenos en línea

Costa Rica violenta tratados internacionales, dice Ministra

Managua. Agencia PL. | 13 de Diciembre de 2011 a las 00:00
Con la construcción de una carretera cerca del río San Juan de Nicaragua, el gobierno de Costa Rica viola varios convenios internacionales firmados, denunció este martes la titular del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Juana Argeñal. Sostuvo que Managua envió informes detallados de las afectaciones ocasionadas por la obra a organismos como la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo del SICA (Sistema de la Integración Centroamericana). Esa entidad fue creada con el objetivo de preservar los recursos naturales y el patrimonio natural de todos los países de la región centroamericana, y en su Constitución establece que las partes deben notificar acerca de obras y proyectos con una trascendencia ambiental, recordó la ministra. Sin embargo, apuntó que ha sido irrespetada por Costa Rica al iniciar una construcción que abarca varios municipios de ese país y de Nicaragua, con daños a los suelos y a la biodiversidad de esas áreas, advirtió Argeñal. La funcionaria especificó que en la misiva su Gobierno solicita la detención de la obra y los estudios de impacto ambiental correspondientes, a fin de avistar soluciones de cómo mitigar y restaurar los daños. El presidente, Daniel Ortega, ha enfatizado en la búsqueda de un consenso con Costa Rica para resolver el problema, por ese motivo continuaremos aunando esfuerzos para proteger el río, comentó. Argeñal recordó que por la riqueza del patrimonio natural, San Juan fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como reserva de la biosfera. El río tiene cinco áreas protegidas, una reserva biológica natural, Indio Maíz, y forma parte del corredor biológico mesoamericano que viene de México a Honduras, llega a Nicaragua por la reserva de Bosawás y culmina en la de Indio Maíz, actualmente amenazada por el proyecto vial, advirtió. Al construir esta carretera se rompe esa interrelación biológica de las riquezas naturales comunes y se destruye el hábitat de muchas aves migratorias que acuden al sistema de humedales para anidar, pues recogen condiciones para la reproducción de las especies, destacó la fuente. Nicaragua envió también una denuncia a la Unesco para dar a conocer lo acontecido, en detrimento de un sitial registrado por la organización como parte de las riquezas ancestrales de este país, afirmó la funcionaria. Según la ministra, Managua también se dirigió al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y a Ramsar (Convención Internacional para los Humedales) con el propósito de que envíe una misión al país para evaluar las afectaciones.

Descarga la aplicación

en google play en google play