Escúchenos en línea

Constructores ticos agreden a habitantes de Río San Juan

Managua. PL. | 14 de Diciembre de 2011 a las 00:00
Los habitantes de la ribera del río San Juan de Nicaragua donde Costa Rica construye una carretera de más de 120 kilómetros denunciaron agresiones verbales, físicas, destrucción de cercos y terrenos en territorio nacional, reflejó este miércoles El Nuevo Diario. La profesora Yerica del Socorro Ruiz, directora de los Centros de Educación Rural de El Castillo, reveló que la señora Luisa Campos resultó golpeada en ambos pies en la comunidad de Pocosol cuando los empleados de las constructoras costarricenses desbarrancaron la cerca de su vivienda. Según la educadora citada por el rotativo, existen otros casos en los que las comunidades han sido golpeadas física y moralmente por los operarios de las maquinarias contratadas por el gobierno de Costa Rica. Por su parte, el guía turístico y traductor de Boca de Sábalos, Julio Rafael Murillo, recordó que el 15 de octubre bajó al río con un grupo de turistas, y se llevó la sorpresa de ver cómo 16 tractores, seis retroexcavadoras y seis camiones ejecutaban un movimiento de tierra que caía sobre el río. Con el ejemplo ilustró la destrucción indiscriminada y la violación de las leyes internacionales por parte del gobierno costarricense, subrayó. El guía también refirió que en una visita reciente encontró tumbas de árboles, tumultos de tierra a orillas del caudal, y de unas 176 aves de toda especie que avistaba, apenas pudo mostrar 15 a los turistas. Mientras Raúl Sosa, líder comunitario de El Gavilán, una localidad donde a varios nicaragüenses les arrebataron pedazos de sus propiedades, manifestó que la construcción de la carretera a orillas del San Juan constituye una ofensa para Nicaragua, no respeta el límite fronterizo, destacó el periódico. Sosa advirtió que la obra pasa por encima de los mojones que desde siglos pasados marcan el límite fronterizo entre Nicaragua y Costa Rica, y con la entrada del invierno todo lo removido en el área caerá sobre el San Juan. Para el especialista Mauricio Herdocia el derecho internacional protege a Nicaragua en su demanda por el grave daño ambiental que Costa Rica está provocándole al río. Aunque cada Estado tiene el derecho de decidir las actividades a desarrollar en su territorio, subrayó el jurista, esta no es una facultad ilimitada. Herdocia remitió a la Declaración de Estocolmo donde se indica el deber para cada país de asegurar que sus proyectos no perjudiquen el medio ambiente de otros y recordó que en todos los acuerdos y tratados regionales prima este espíritu.

Descarga la aplicación

en google play en google play