Escúchenos en línea

Países ALBA denuncian falta de democracia en la OMC

Ginebra. EFE. | 14 de Diciembre de 2011 a las 00:00

Los países de Alianza Bolivariana para las Pueblos de América (ALBA) denunciaron este miércoles "prácticas excluyentes y no democráticas" en la preparación de la VIII Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que se inaugura este jueves en Ginebra.

Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela señalaron en un comunicado que "cada vez se emplean métodos más sofisticados para impedir la participación de todos los miembros (de la OMC) y generar la apariencia de un proceso incluyente y consensuado".

Según estos cinco países, la agenda de la Conferencia es el producto de "un proceso de consultas efectuado en grupos reducidos".

Es la muestra de que la OMC "se ha convertido en una organización que no es conducida por todos sus miembros, en la cual la toma de decisiones no se rige por el consenso y donde las reuniones de negociación no son abiertas a la participación de todos".

Los países ALBA afirmaron que la orientación salida del Consejo General de la OMC para esta Conferencia Ministerial "contiene elementos que, con toda intención, vulneran principios fundamentales de la Declaración Ministerial de Doha".

Subrayaron que se está sacrificando el principio del "Todo Único", que impide aprobar individualmente alguno de los 20 aspectos comerciales de la Ronda de Doha sin un acuerdo sobre el conjunto, y que esto "facilita la posibilidad de que las grandes economías industrializadas puedan determinar la agenda futura de la OMC".

"Según la Declaración Ministerial de Doha -recordaron-, la conclusión de las negociaciones y la entrada en vigor de los resultados de la Ronda son partes de un todo único. Este principio asegura el equilibrio general en los resultados de las negociaciones y que dichos resultados beneficien a todos los participantes".

Este grupo interpreta que se están propiciando negociaciones de acuerdos plurilaterales, en perjuicio del multilateralismo, para favorecer a los países desarrollados, y que se están intentando incluir nuevos temas, sin antes haber resuelto los desequilibrios de las reglas del comercio internacional generadas en pasadas rondas.

En consecuencia, afirmaron, "se generan las condiciones para marginar progresivamente los temas de desarrollo y desembocar en el mediano plazo en una nueva ronda de negociaciones comerciales".

Los países ALBA subrayaron también que "el comercio es un instrumento y no un fin en sí mismo", y argumentaron que "no concebirlo así conllevaría irrevocablemente un escenario de liberalización comercial extrema entre economías con grandes diferenciales de productividad y competitividad".

El resultado sería "la destrucción de la base productiva de los países en desarrollo", agregaron.

Estos cinco países consideran que "los Estados tienen un rol positivo que cumplir para estimular el desarrollo económico, que va más allá de crear las condiciones para que el mercado funcione bien" y aseguraron que es algo que hacen también los países ricos.

"A lo largo de su camino al desarrollo, los miembros desarrollados de esta Organización han aplicado, y continúan aplicando, políticas dirigidas a promover la reestructuración económica y el crecimiento de la productividad, es decir, intervenciones públicas explícitas en la economía", indicaron.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play