Escúchenos en línea

Los marines yankis en Nicaragua, ¿nuevos horizontes?, por José Mulligan, S.J.

El Nuevo Diario. | 17 de Marzo de 2007 a las 00:00
Puede ser que algunas comunidades en Nicaragua estén agradecidas con los militares estadounidenses que andan construyendo escuelas y clínicas en su proyecto "Nuevos Horizontes", y puede ser que algunos de estos soldados tengan buenas intenciones de ayudar al pueblo nicaragüense. Pero su presencia aquí necesariamente obedece a las estrategias e intereses de su gobierno (Comando Sur en Miami, el Pentágono y la Casa Blanca) y de las corporaciones multinacionales y bancos que dictan la política exterior y militar de Washington. El "Horizonte" que ellos miran no es nuevo. Es el mismo Viejo Horizonte que contemplaban los marines en su invasión y ocupación de Nicaragua (1912-1933), el presidente Franklin D. Roosevelt que dijo que "Somoza es un hijo de puta pero es nuestro" y el presidente Ronald Reagan en su "guerra de baja intensidad" contra el gobierno sandinista. Siempre han tenido sus ojos puestos (en Nicaragua, como en otros países) en los mercados potenciales para sus exportaciones (incluyendo la "exportación" del dinero como préstamos), la mano de obra barata para sus inversionistas y los recursos nacionales --que ahora no sólo quieren acceder libremente sino posesionar, incluso el agua. Si Washington quiere ayudar a los estudiantes y enfermos, ¿por qué no envía los fondos aquí para emplear a los contratistas y obreros nacionales en las construcciones? ¿Qué busca aquí el Comando Sur? Para entender los objetivos e intenciones de la política militar estadounidense en América Latina, nos ayuda mucho una lectura de los discursos y entrevistas de dos altos oficiales. Dos jefes del Comando Sur de los EU explican su Misión en Servicio de los Intereses Económicos: 1 El Gral. Bantz "John" Craddock Gral. Bantz "John" Craddock, jefe del Comando Sur de los EU hasta noviembre de 2006, en una intervención en la Conferencia de las Américas en Miami el 14 de septiembre de 2006 enfatizó la necesidad de la seguridad en cualquier país que quiere atraer inversiones extranjeras. "El capital es un cobarde", dijo el general. "Sólo se va a donde haya seguridad. No se va a donde haya peligro e inestabilidad." La conclusión es evidente: "Países que se enfocan en aumentar la seguridad --mejorando la seguridad económica del ambiente empresarial-- atraerán inversión privada y generarán ingresos". El general citó un artículo en Latin Business Chronicle (8 de agosto de 2006): "La región debe recomprometerse al respeto a la propiedad, contratos y la supremacía de la ley". Así es evidente que la seguridad para inversiones extranjeras (principalmente de los EU) es un objetivo principal en la estrategia militar de los EU. El acceso irrestricto a los recursos y los mercados del mundo también es parte del concepto de la "democracia del mercado libre" (expresión del ex Secretario de Estado Colin Powell y de otros oficiales) que EU busca imponer en América Latina, el Medio Oriente y todo el planeta. El 14 de marzo de 2006, Craddock había dicho ante el Comité sobre los Servicios Armados del Senado de los EU: "Por toda la región, la pobreza, la corrupción y la desigualdad contribuyen a un descontento creciente con la democracia y las reformas al estilo del mercado libre. Esto ha sido acompañado por la popularidad creciente de líderes, quienes profesan ofrecer una alternativa por medio de la retórica anti EU y anti mercado libre" (artículo de la Sgt. Sara Wood, American Forces Press Service, 14 de marzo de 2006) 2. El Gral. James T. Hill El Gral. James T. Hill, predecesor del Gral. Craddock en el Comando Sur, dio un ejemplo de cómo la ayuda militar de los EU fortalece la seguridad en Colombia: "Las Fuerzas Especiales de los EU han estado entrenando a las Fuerzas Armadas colombianas en Arauca como parte de una estrategia de seguridad de la infraestructura para proteger una parte del oleoducto de 772 kilómetros y otros puntos críticos de la infraestructura, que han sido blancos frecuentes de ataques terroristas. Este entrenamiento posibilitará que Colombia proteja áreas remotas bajo la influencia de los narco-terroristas donde se halla el oleoducto. El petróleo llevado por el oleoducto representa ingresos anuales de aproximadamente 500 millones de dólares para el gobierno colombiano" (su testimonio ante el Comité sobre los Servicios Armados, Cámara de Representantes de EU, 12 de marzo de 2003). El 14 de mayo de 2004, en una conferencia ante el Consejo Nacional Cubano-Americano, Hill expresó más claramente los intereses económicos que motivan la política exterior de su país: "Las inversiones directas de EU en América Latina y el Caribe llegaron a más de 270 mil millones de dólares el año pasado, aproximadamente un 20% del total de las inversiones directas de EU en el exterior". El general menciona la pobreza: "Un 43% de la población de América Latina languidece en la miseria y la desesperación". En este cultivo de pobreza, otras amenazas crecen, según el general, "amenazando la seguridad de nuestro comercio.... La desesperación crea un suelo fértil para el brote del populismo radical", que es una amenaza porque puede llevar hacia una "democracia iliberal". Se supone que ésta quiere decir una sociedad que restringe la libertad de la empresa privada, especialmente de las corporaciones multinacionales, en protección del bien común del pueblo. Esta "marea rosada" ha subido significativamente en América Latina en los últimos años y en los últimos meses de 2006.

Descarga la aplicación

en google play en google play