Escúchenos en línea

OMC busca acercarse a países del ALBA

Ginebra. Agencia PL. | 18 de Diciembre de 2011 a las 00:00

Aun cuando los países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) desestimaron la declaración final de la VIII Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), quedó claro el interés de un futuro acercamiento mutuo.

Reportes de prensa de lo acontecido en la cita difundieron que Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela manifestaron su rechazo porque "cada vez se emplean métodos más sofisticados para impedir la participación de todos los miembros de la OMC y generar la apariencia de un proceso incluyente y consensuado".

Esos cinco países argumentaron que la entidad rectora del comercio mundial aplica prácticas "excluyentes y no democráticas", a diferencia de los mecanismos interesados en crear ventajas cooperativas que compensen las asimetrías.

La imposición de acuerdos plurilaterales, en detrimento del multilateralismo, fue calificada como una estrategia "para marginar progresivamente los temas de desarrollo y desembocar en una nueva ronda de negociaciones comerciales", de acuerdo con un comunicado de los miembros del ALBA.

"La OMC se ha convertido en una organización que no está liderada por sus miembros y si nos atenemos a los hechos, la toma de decisiones no se hace por consenso, y las reuniones negociadoras no están abiertas a la participación de todos los miembros", señalaron.

Sin embargo, al término del encuentro que concluyó este sábado, el presidente de la Conferencia Ministerial, el ministro nigeriano de Finanzas, Olusegun Aganga, informó sobre una reunión con representantes del ALBA y aclaró que el ánimo de estos países "no era romper el consenso" en la OMC.

Asimismo manifestó las dificultades para encontrar un punto común del agrado de los 153 estados integrantes, por lo que aseguró que los del ALBA pudieran articular la disposición a seguir por ese camino.

"De consolidarse ese intento propiciaría un escenario de liberalización comercial extrema entre economías con grandes diferencias de productividad y competitividad".

En tal sentido hubo un acercamiento a Ecuador para ampliar en un futuro la presencia del ALBA en el proceso de toma de decisiones y de orientación de la agenda del ente líder del comercio mundial.

Se trata de una tentativa para utilizar al país suramericano como puente en un diálogo más constructivo en el futuro, propuesta que fue aceptada por el viceministro ecuatoriano de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira.

"Si el resto de los miembros del ALBA y otros países creen que Ecuador puede defender y representar nuestros intereses puntuales en las diferentes agendas de la OMC, nosotros tenemos la capacidad técnica y la disposición a hacerlo", declaró.

En relación con la posición adoptada por el ALBA aseguró que el propósito fue demostrar que un grupo pequeño de países puede utilizar las reglas de juego de la OMC para defender adecuadamente sus intereses.

"Esta es la primera vez que el ALBA tiene la capacidad de presentar una posición común, en la que tenemos los denominadores comunes suficientes entre nosotros para presentarnos ante la OMC y defender nuestras posiciones", afirmó.

Su criterio es que "esto puede ser el inicio de que en el futuro en muchos otros temas podamos trabajar de manera conjunta y tengamos una voz más fuerte con nuestra visión del comercio internacional dentro de la OMC, sin romper el consenso", aseguró.

El objetivo es "llamar la atención hacia afuera de la organización sobre el hecho de que no estamos de acuerdo en que cuando se tomen decisiones fundamentales no se haga partícipe a todos los miembros en el proceso de decisión y negociación".

Para otros representante del ALBA el "proceso está viciado por un grupo de amigos del sistema" y la declaración final lleva "ocultos muchos mensajes" para romper el carácter multilateralista del rector del comercio internacional.

Al término de la Conferencia Ministerial, el director general de la OMC, Pascal Lamy, reconoció que la organización debe avanzar con pasos pequeños para lo cual se han puesto los cimientos y propiciar un diálogo mejor, pues la reforma del sistema multilateral de comercio para adaptarlo a las realidades del siglo XXI todavía está lejos. 

"La reunión ha sido importante, pero no suficiente" y lo que se hace más necesario ahora es unir nuestras manos de manera que podamos llevar a cabo el duro trabajo que requieren una serie de temas", puntualizó.


Descarga la aplicación

en google play en google play