Escúchenos en línea

El mundo se empieza a dar cuenta del juego tico

Londres. Informe Pastrán. | 19 de Diciembre de 2011 a las 00:00

El mundo ha comenzado a darse cuenta que Costa Rica dice una cosa en defensa del medio ambiente y hace otra, como lo destapa John Perry de la organización inglesa "Open Democracy".

En un extenso análisis sobre la denuncia de Nicaragua por la construcción de una carretera en las márgenes del Río San Juan, el experto sostiene que Costa Rica es famosa por su historial medioambiental excelente, pero con la construcción de una carretera de 150 kilómetros parece ir en contra de que la reputación de causar un daño enorme al medio ambiente.

Perry dice que todo ese prestigio mundial está siendo puesto en riesgo por razones triviales de la Presidenta Laura Chinchilla y que desde afuera se ve totalmente incomprensible.

"Esto no tiene que ver con la deforestación, o los proyectos mineros que destruyen el medio ambiente (aunque ambos son temas importantes, y a veces pueden basarse en motivos económicos), sino en su aparente deseo de lograr la destrucción de uno de los sistemas fluviales más bellos y ecológicamente importantes en Centroamérica por razones puramente políticas", señala.

Según John Perry de la organización "Open Democracy", el río San Juan es inusual en muchos aspectos diferentes.

Drena lo que es efectivamente un importante mar interior, el lago Cocibolca en Nicaragua, uno de los mayores lagos de agua dulce en América Latina.

En dirección sur-este hacia el Caribe, en casi 200 km que cae a sólo 30 metros, que es una razón por la que es a la vez de gran riqueza ecológica y ambientalmente vulnerable.

Históricamente, fue un punto estratégico del conflicto entre Gran Bretaña y España, marcada sobre todo por la derrota de Nelson cuando intentaba penetrar en Nicaragua a través del río en 1780. Luego se convirtió en el foco de los planes para un canal interoceánico, debido a la proximidad de la orilla occidental del lago hasta el Océano Pacífico.

Cuando la inversión pasó a Panamá y su canal finalmente abrió sus puertas en 1914, el río cayó en la oscuridad, poco visitado, pero alberga en sus aguas o en sus orillas una fantástica variedad de vida silvestre de los tiburones toro que puede migrar de sal al agua dulce, las tortugas, manatíes, caimanes, guacamayos, monos y jaguares.

Por poco más de 150 años, el río también ha tenido la desgracia de ser parte de una frontera internacional. Esto, por supuesto, está lejos de ser inusual, pero en el caso del río San Juan lo extraño es que la frontera funciona - no en el centro del río -, sino a lo largo de la orilla sur.

Por la mitad inferior de la longitud del río, la margen derecha pertenece a Costa Rica, pero mientras que los costarricenses tienen derecho a utilizar el río para el "comercio", el agua pertenece a su vecino Nicaragua. No es sorprendente que esto ha llevado a disputas, algunos llegando hasta la Corte Internacional de La Haya.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play