Escúchenos en línea

Continúa entrega de Usura Cero a miles de mujeres

Managua. PL. | 20 de Diciembre de 2011 a las 00:00

Miles de mujeres en Nicaragua reciben este martes y hasta el próximo 23 de diciembre los documentos crediticios para abrir pequeños negocios propios, mediante el programa gubernamental Usura Cero.

Según anunció Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, en esta oportunidad el beneficio llegará a cinco mil 627 nuevas socias organizadas en 999 grupos solidarios de 40 municipios.

La entrega, iniciada el lunes, continuará este martes en territorios como Chinandega, León, Jinotepe y Matagalpa, destacó la publicación la Voz del Sandinismo.

En declaraciones a Prensa Latina, el ministro para Políticas Nacionales, Paul Oquist, distinguió que Usura Cero constituye uno de los planes más exitosos del gobierno del presidente Daniel Ortega en el combate contra la pobreza.

Desde la perspectiva financiera, opinó, también marca distancia con las políticas neoliberales aplicadas aquí en años recientes, al convertir en sujetos de crédito a personas excluidas.

Usura Cero ofrece tasa de interés del cinco por ciento anual sobre el saldo y plazos favorables de pago; de ahí el nombre del programa puesto en práctica por el Ejecutivo a partir de julio de 2007, explicó el especialista.

Con la generación del autoempleo, este proyecto favorece fundamentalmente a madres solteras a cargo del cuidado de sus hijos.

Solo entre julio de 2007 y diciembre de 2010, obtuvieron financiamiento por esta vía un total de 90 mil 209 socias, agrupadas en 23 mil 554 grupos de trabajo, que recibieron 155 mil 791 créditos, detalló el funcionario.

Durante ese período, señaló, las colocaciones acumuladas ascendieron a un monto equivalente a 38,7 millones de dólares al tipo de cambio de 2010.

Otro hecho importante es la capacitación de las incorporadas a Usura Cero sobre cuestiones de género, organización y mantenimiento de sus negocios, apreció Paul Oquist.

Tales eventos contrastan con lo ocurrido en Nicaragua a partir de 1990, cuando la Administración de la presidenta Violeta Barrios comenzó el cierre de la Banca de Fomento y la privatización del Banco Nacional de Desarrollo.

Es decir, se abrió entonces un proceso de contrarreforma de la política crediticia con justicia social desarrollada por el sandinismo tras el triunfo de la Revolución en 1979, comentó el experto.

Durante la etapa neoliberal, el 40 por ciento de los créditos se concentró en seis microfinancieras, cinco organizaciones no gubernamentales y una comercializadora, las cuales establecieron altas tasas de interés a los usuarios finales que oscilaban de 35 a 40 por ciento, precisó.

Ni pequeños productores ni mucho menos las mujeres pobres contaban para la banca privada, sintetizó.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play