Escúchenos en línea

Costa Rica amenaza a denunciantes de daños

Managua. PL. | 21 de Diciembre de 2011 a las 00:00

El presidente de la Fundación Mundial Déjame Vivir en Paz, Alberto Cabezas, solicitará este miércoles protección especial a la embajada de Costa Rica en Nicaragua por las amenazas de muerte recibidas tras denunciar los daños de su gobierno al medio ambiente.

Cabezas participó la víspera, en compañía de geólogos y expertos en hidrología, de un recorrido aéreo por la zona del río San Juan donde el Ejecutivo costarricense construye una carretera que causa afectaciones irreversibles al ecosistema.

En entrevista concedida a la revista En vivo del canal 4 de televisión, confirmó la destrucción de la flora y la fauna en el lugar y contó que ha recibido en los últimos días muchos mensajes ofensivos a través de su correo electrónico, teléfono y la red social digital Facebook.

Por recomendación del famoso abogado costarricense, Esteban Quirós, el dirigente acudirá de inmediato a su embajada y además pedirá a las autoridades nicaragüenses que lo protejan durante el período que permanezca en este país.

A través del propio espacio televisivo, el presidente del Foro Nacional de Reciclaje en Nicaragua, Kamilo Lara, expuso otras presiones del Ejecutivo tico a sus ciudadanos con el fin de silenciar pruebas.

Algunos ambientalistas de Costa Rica que pretendían reunirse con los nicaragüenses ayer martes para efectuar un recorrido por el río San Juan no pudieron asistir porque su gobierno los amenazó con retirarles el presupuesto a sus organizaciones si acudían a la cita, comentó.

La construcción de la carretera en la zona fronteriza entre ambos países ocasiona profundas heridas a la Madre Tierra, y somos los seres humanos quienes imponemos límites geográficos pero la naturaleza desconoce fronteras y Costa Rica con su acción ahora provoca un desastre, denunció.

Entre los riesgos de la obra mencionó el resquebrajamiento de los terrenos y la consecuente caída de grandes cantidades de sedimento al río pues en términos geológicos los constructores atravesaron seis tipos de suelo de alta fragilidad, fracturaron lomas y taludes a una inclinación de 90 grados.

Este ángulo, explicó, sin ningún descanso y en una zona tan húmeda de bosques tropicales, e incluso sobre un sistema de fallas, causará desplazamientos de los suelos, y sin dudas la carretera en distintos puntos quedará sumergida en el afluente durante sus crecidas.

Lara dijo que Nicaragua solicitó a los magistrados de la Corte Centroamericana de Justicia que en la visita prevista para comprobar las afectaciones in situ incluyan a representantes de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

También a miembros de la Convención Internacional para los Humedales, Ramsar, que no se ha pronunciado, a pesar de la denuncia oficial e invitación del gobierno nicaragüense.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play