Escúchenos en línea

Jóvenes en sillas de ruedas se reciben de técnicos dentales

Managua. Por Sergio Ferrari, swissinfo.ch | 27 de Diciembre de 2011 a las 00:00

Cuatro jóvenes con discapacidades físicas concluyeron su formación de técnico dental en Managua. Se trata de la primera promoción de una carrera técnica que no existía en Nicaragua y que permite la inserción directa a la vida laboral.

La innovadora iniciativa es del especialista suizo François Joss, con el apoyo de manos solidarias.

La particularidad de esta oferta de formación técnica es la de beneficiar a jóvenes discapacitados , fundamentalmente mujeres. "Una propuesta que busca continuar en el 2012 con otro grupo de estudiantes, seleccionados siempre entre personas con capacidades diferentes", explica François Joss a swissinfo.ch.

Este desempeño responde a dos objetivos esenciales: "Profesionalizar el ejercicio de la técnica dental en Nicaragua, donde no existe formación en el sector y ofrecer opciones concretas a personas generalmente marginadas laboralmente por sus impedimentos físicos", explica Joss.

Este suizo de 58 años, graduado en Lausana en 1975, llegó a Nicaragua en 1983. Desde entonces ha trabajado siempre en su especialidad. De modo paralelo ha formado a técnicos empíricos para beneficio de los sectores rurales del norte del país.

Tarea benévola

"Desde mi llegada a Nicaragua,- durante una etapa histórica muy difícil debido a la guerra que se vivía-, siempre soñé con formar a personal local. Se convirtió en una especie de obsesión al ver las enormes necesidades, casi penurias, que padecía el país en este rubro", comparte Joss.

Y del sueño a la realidad concreta, algo más de dos décadas; un esfuerzo pedagógico sostenido; la convocatoria a la cooperación y la solidaridad suizas; así como "vivencias personales muy especiales", puntualiza.

"Mi esposa sufrió un accidente medical que le produjo una seria discapacidad física", detonante de toda esta iniciativa.

La realidad familiar se convirtió en una motivación adicional para "favorecer con mis conocimientos a este sector de la población, muchas veces relegada profesionalmente", reflexiona.

Laboratorio dental ‘El Suizo'

La historia reciente fluye en el recuerdo del especialista helvético. "Amplié y adapté mi laboratorio ubicado en uno de los barrios occidentales de Managua para permitir que pudieran estudiar y trabajar personas en sillas de ruedas".

Y lancé en 2009 el "programa de formación a dos años, que comenzaba de cero ya que no hay estudios en esta rama en Nicaragua".

La selección de los cuatro primeros candidatos se realizó junto con una asociación que reagrupa a las personas discapacitadas. "Para hacer frente a los gastos para la formación, que incluyen los libros, los materiales de trabajo, el transporte de los educandos así como su alimentación durante las ocho horas de escuela-trabajo, recurrí a actores de la solidaridad".

El sostén de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación(COSUDE) "así como numerosas donaciones de amigos y parientes desde Suiza hizo viable la propuesta", explica.

Los resultados de este singular esfuerzo: "Han concluido sus estudios los primeros técnicos formados enteramente en Nicaragua, con alto nivel teórico-profesional y con posibilidades reales de insertarse, a corto plazo, en el mercado laboral", enfatiza Joss.

Los cuatro primeros egresados se integran como profesionales a parte entera al establecer su propio laboratorio dental. (ver recuadro ).

De la ley a la realidad concreta

En Nicaragua está vigente la Ley 202 para promover la inserción de la población discapacitada al mercado laboral, e incluso exige que las empresas del sector privado y los entes públicos contraten a personal con alguna discapacidad. "Sin embargo, casi nadie la respeta realmente.

Apenas un 10 % de los discapacitados obtiene un trabajo", explica el especialista dental suizo, bien conocido en todo el país.

"De ahí que nuestra formación técnica abre horizontes laborales. Y busque también sensibilizar a actores económicos de la sociedad nicaragüense sobre la importancia de abrir puertas efectivas", subraya.

El balance de esta primera formación de dos años es "altamente positivo". Los egresados "tienen un alto nivel profesional con una sólida base teórica, muy por encima del nivel medio de los empíricos que trabajan en el rubro".

Los desafíos futuros para asegurar la continuidad y la sostenibilidad de esta formación técnica son enormes. "Especialmente será importante que sea reconocida oficialmente por las instancias de educación técnica de Nicaragua".

"Estamos en buen camino y resueltas algunas exigencias burocráticas mínimas, obtendremos dicho reconocimiento que nos ha exigido una gran cantidad de trámites. Algunos un tanto complejos pues se trata de una carrera nueva en Nicaragua y no existen parámetros para homologar el plan de estudios que ofrecemos, no obstante, los especialistas del sector lo han ya catalogado como excelente", concluye Joss.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play