Escúchenos en línea

2,500 emigrantes han muerto en diez años en la frontera entre México y EEUU, y nunca fueron identificados

Por José Antonio Román, diario La Jornada, de México. | 20 de Marzo de 2007 a las 00:00
A lo largo de la frontera suroeste de los Estados Unidos fueron localizados cuando menos dos mil 500 cuerpos de migrantes sin identificación alguna entre 1995 y 2005, según revela una investigación del Instituto Binacional de Migración de la Universidad de Arizona, quien señala que esa región fronteriza vive una "profunda crisis humanitaria" donde los derechos humanos no se respetan. El estudio confirma de "manera inequívoca" que la militarización de la frontera de EU y las férreas políticas de control y disuasión migratoria para cerrar el paso por las zonas urbanas crearon un "efecto embudo" que ha obligado a los migrantes a cruzar por el desierto y zonas inhóspitas, convirtiéndose en la "causa estructural primaria" de la muerte de millares de hombres, mujeres y niños, que intentan cruzar a territorio estadounidense. El estudio fue diseñado especialmente para medir el efecto de la migración indocumentada canalizada hacia Arizona al cerrarse los pasos tradicionales de California y Texas, y es el primero que analiza a fondo los reportes de las autopsias emitidas por la oficina forense en un período largo de más de diez años, de forma tal que hace posible un análisis detallado de cómo ha cambiado la naturaleza y carácter de las muertes de inmigrantes indocumentados provenientes de México, Centro y Sudamérica. La investigación titulada "Una Crisis Humanitaria en la Frontera: Nuevas Estimaciones de Muertes de Inmigrantes Indocumentados", realizada Raquel Rubio, Melissa McCormick, Daniel Martínez e Inez Magdalena Duarte, señala también que las estadísticas oficiales de los EU continuarán subestimando el número de muertes correlacionadas con las prácticas de control antiinmigrantes, debido a que en las corporaciones policíacas no hay un criterio uniforme para determinar si las muertes de alguna de estas personas ocurre o no como consecuencia del cruce, entre otros variaciones que se dan en el registro. Asimismo, se destaca que aún con la militarización, el incremento de cinco veces al presupuesto para este rubro, la aplicación de tecnología de punta para resguardar la frontera y la asignación de miles de agentes adicionales a la Patrulla Fronteriza, no ha disminuido el número de migrantes que intentan cruzar hacia EU. Y aunque la política ha sido cerrar la migración en los principales puntos urbanos en Texas y California, miles de migrantes indocumentados siguen intentando cruzar la frontera a través de los desiertos meridionales de Arizona y de las montañas alejadas y lugares inhóspitos. Por casi una década ha habido un aumento sin precedente en el número de muertes cada año. La estadística oficial compilada por la Patrulla Fronteriza constantemente desestima el número real de muertes en el cruce de Arizona y otras regiones a lo largo de la frontera con México. Pero los varios estudios académicos señalan que desde 1995 se han localizado cuando menos los cuerpos de 2 mil 500 personas, incluyendo los poco más de mil encontrados en las tierras inhóspitas de Arizona. Incluso, el gobierno de los EU, a través de su oficina Government Acconuntability Office (GAO), ha reconocido esta crisis humanitaria como consecuencia directa de las políticas del control migratorio aplicadas desde los inicios de los noventas. Los investigadores señalan que la migración indocumentada en los EU es el resultado de muchos factores: el proceso de globalización, las disparidades económicas, los acuerdos económicos binacionales entre México y EU, y una larga, complicada e histórica relación entre ambas naciones. Sin embargo, las políticas de control migratorio de EU desempeñan claramente un papel significativo en la determinación de los lugares por donde pretenden ingresar al país los migrantes. Por ejemplo, En 1991, antes del comienzo de las operaciones del control y disuasión migratoria, sólo una de cada 19 aprehensiones ocurría en sector de Tucson, mientras que para el 2005 registraba ya el 50 por ciento de todas las aprehensiones a lo largo de la frontera. Tucson es también el sector donde se registra el registra el mayor número de estas muertes. El estudio del Instituto Binacional de Migración de la Universidad de Arizona cita al profesor Wayne Cornelius, principal estudioso del fenómeno de la migración en la Universidad de California, San Diego, quien señala que esos dos mil 500 cuerpos de migrantes indocumentados que han sido recuperados en tan sólo unos años, equivale a diez veces más que el número de muertes registradas en los 28 años que estuvo levantado el muro de Berlín.

Descarga la aplicación

en google play en google play