Escúchenos en línea

Alcalde de Waspam confirma que soldados hondureños violaron a cuatro miskitas y asesinaron un indígena

Agencia AP. Desde Managua. | 21 de Marzo de 2007 a las 00:00
El alcalde del municipio de Waspám, Cornelio Tebas, confirmó este miércoles la acusación contra una patrulla del Ejército de Honduras, cuyos soldados habrían violado a cuatro indígenas miskitas el pasado 10 de febrero. De acuerdo con Tebas, la violación fue cometida por un número de soldados no determinado y un sargento, todos asignados a la unidad militar hondureña de Mokorón, en el borde fronterizo con Nicaragua, a menos de 50 kilómetros de Waspam. La ciudad de Waspam es la segunda en importancia de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), a 380 kilómetros al noreste de Managua. Más del 90% de su población es de la etnia Miskita. El alcalde Tebas dijo a la agencia AP vía telefónica que una delegación caribeña se reunió el lunes con autoridades de Puerto Lempira para indagar el caso de cuatro mujeres que habrían sido violadas el 10 de febrero por militares hondureños acantonados en Mokorón, fronterizo con ese país. Tebas dijo que también se investiga el presunto "asesinato atroz" del nicaragüense Osman Kiapa, de 36 años, de la comunidad misquita de Kamaska, en la misma zona, ocurrido el primero de marzo. La investigación sobre las mujeres misquitas se origina después que la Procuraduría Especial de la Mujer denunció la semana pasada que al menos ocho indígenas nicaragüenses fueron objeto de violaciones por militares hondureños. El portavoz de la Policía Nacional, Alonso Sevilla, dijo a los periodistas el martes que ordenó investigar las denuncias a la delegación policial de Bilwi, cabecera de la Región Autónoma del Atlántico Norte (Raan). Tebas dijo que entre lo acordado con las autoridades hondureñas, una delegación de 12 funcionarios de Puerto Lempira vendrá a Waspam el viernes para viajar a los puntos donde supuestamente ocurrieron los vejámenes contra las indígenas. El alcalde detalló que "tres de las cuatro mujeres confesaron, quizá por temor a represalias de los militares hondureños, que lo hicieron con su propio consentimiento, mientras que una menor de 16 años sostiene que fue tomada a la fuerza por un sargento no identificado". Tebas agregó que las misquitas viven en la comunidad nicaragüense de La Esperanza y ese día andaban pescando en la laguna Turak Ankan, cerca del cuartel de Rus-Rus, desde donde salen a patrullar la zona los soldados del Quinto Batallón del Ejército de Honduras. El edil aseguró que desde esa zona los militares hondureños realizan disparos esporádicos contra los nicaragüenses cuando suceden incidentes como los ocurridos recientemente.

Descarga la aplicación

en google play en google play