Escúchenos en línea

Arias quiere que los inmigrantes paguen por vivir en Costa Rica

Agencia AFP. Desde San José. | 21 de Marzo de 2007 a las 00:00
El gobierno de Costa Rica remitió a la Asamblea Legislativa una nueva Ley de Migración dirigida a controlar la corrupción, el "coyotaje" y la trata de personas con fines de explotación sexual o laboral, anunció este miércoles el ministro de Gobernación y Seguridad Pública, Fernando Berrocal. Entre sus novedades, la ley define la trata de personas como delito con una pena de prisión de entre 10 y 16 años, y agrega también la figura delictiva del "tráfico de influencias en materia de migración", precisó el ministro en conferencia de prensa. "Con estos instrumentos legales vamos a tener la capacidad de reacción necesaria frente a estos dos fenómenos, que están relacionados entre sí", señaló Berrocal. El proyecto también contempla el cobro de un "canon" migratorio a los cerca de 900.000 extranjeros que viven en Costa Rica -en su gran mayoría de origen nicaragüense-, como "una contribución solidaria" al régimen de seguridad social y a la prestación de servicios que el país brinda a todos sus habitantes. Berrocal estimó que el cobro de ese canon proveerá al Estado costarricense de unos 18 millones de dólares anuales, que aumentarían en tanto se logre legalizar la situación migratoria de unos 300.000 extranjeros que viven ilegalmente en Costa Rica. "Es justo que los extranjeros que viven con nosotros contribuyan a materializar el principio de solidaridad que es esencial al modelo de sociedad que hemos estructurado los costarricenses", señaló. El proyecto -dijo el ministro- es producto de un intenso trabajo de consenso en el que participaron instituciones como la Defensoría de los Habitantes, la Iglesia Católica, las universidades estatales, las cámaras empresariales, los partidos políticos y el Foro Permanente de Población Migrante. De ser aprobada por la Asamblea Legislativa, la nueva ley migratoria reemplazará una normativa aprobada hace menos de un año, que fue duramente criticada por su carácter policial y represivo. El mismo presidente Oscar Arias, entonces candidato, calificó la ley como "dacroniana" y adelantó su intención de reformarla.

Descarga la aplicación

en google play en google play