Escúchenos en línea

Delincuentes asesinan a doméstica nicaragüense en Costa Rica, porque los había denunciado a la policía

Diario La Nación, de Costa Rica. | 21 de Marzo de 2007 a las 00:00
Una nicaragüense que trabajaba como empleada doméstica y un peruano residente en Costa Rica desde hace 35 años, fueron asesinados la noche del miércoles por tres delincuentes que asaltaron la residencia del excandidato presidencial del Partido Unidad Social Cristina (PUSC), Ricardo Toledo. Los criminales entraron a robar a las 6:44 de la noche en la casa del político, ubicada cerca del parque La Amistad, en Pavas, al oeste de San José, con el expreso propósito de asesinar a la joven nicaragüense, que una semana antes los había denunciado por asaltar la casa de un vecino de Toledo. Los sujetos aprovecharon el momento en que Martha Lora Morejón –esposa de Toledo– llegaba de su trabajo a la vivienda para encañonarla e ingresar. Una vez dentro, abrieron fuego contra Ligia Hernández Alvarado, nicaragüense de 42 años originaria de Estelí y madre de cinco hijos quien desde diciembre laboraba por horas en la residencia del exdiputado. Ella vivía en San Rafael de Alajuela. La trabajadora recibió dos balazos en el abdomen y murió en la casa. De paso, los sujetos golpearon a la esposa del excandidato, a quien hirieron en la cara. A golpes le fracturaron un brazo y la muñeca. Los sujetos no hicieron daño al hijo del matrimonio, Ricardo Toledo Lora, pues el muchacho permaneció silencioso en su cuarto. En su huida, los asaltantes asesinaron al peruano Werner Bohl Shadermartoni (de 48 años), un vecino de unos apartamentos del frente que se asomó al balcón para llamar, a gritos, a los vigilantes privados de ese barrio. Bohl, programador de computadoras, recibió un balazo en el pecho, cerca del corazón. Los asaltantes huyeron de la casa en el vehículo Hyundai Accent color rojo placas 493601. En las inmediaciones de los semáforos de Hatillo 8, el automóvil fue detenido, gracias a la ayuda de un oficial de la Policía de Tránsito que se les enfrentó y los obligó a cambiar de ruta. Tras un enfrentamiento a balazos, dos de los tres sujetos fueron detenidos, ambos heridos. En la cajuela del carro iban un televisor y joyas que, al parecer, pertenecen a la familia asaltada. Dentro del vehículo quedó herido un joven de 16 años, vecino de Sagrada Familia. Fue llevado al hospital San Juan de Dios. Minutos más tarde la Fuerza Pública detuvo en un lote cerca del río María Aguilar a un sujeto de apellido Umaña, de 25 años, quien presentaba un balazo en una pierna. Este último es vecino de Hatillo 8. Quedó bajo custodia policial en el hospital Calderón Guardia. Las autoridades están tras la pista de un vecino de Hatillo 6 conocido como Chiky, quien formaría parte de la banda.

Testimonio de Toledo

Toledo contó a la prensa que el jueves pasado estos mismos delincuentes se metieron a robar en una casa vecina y fue su empleada doméstica quien dio la voz de alerta a la Policía. "Ella los denunció, fue valiente. Le dijeron que iban a matarla y lo hicieron", aseguró. "Hacía una semana la muchacha que trabajaba con nosotros denunció a estos ladrones y estos salieron libres y amenazaron matarla. La muchacha se les enfrentó con el guarda de acá", declaró conmocionado el político costarricense. "Eso ocurrió frente a la casa de don Ricardo (Toledo). Mientras los sujetos estaban en el techo, la empleada de Toledo avisó a la Policía, que los capturó", confirmó el viceministro de Seguridad Pública, Rafael Gutiérrez. La Corte (Suprema de Justicia) los soltó en menos de 24 horas. No es posible que la policía trabaje de inmediato y los suelten horas después", dijo Toledo, quien agregó: "Esto es dantesco, la verdad muy desagradable", agregó el político sollozando. Los sujetos advirtieron a Hernández que tomarían represalias pues la servidora doméstica sirvió como testigo en la denuncia. Ella identificó a los malhechores. Toledo dijo estar seguro de que los asesinos son esos mismos sujetos. En cuanto a su esposa, Toledo indicó que ella venía de su trabajo en un colegio y cuando abrió el portón de la casa, se encontró con los ladrones. "A mi esposa le quebraron el brazo, le partieron la mano, la oreja, parte de su boca. Fueron por mi hijo al cuarto, gracias a Dios mi hijo salió ileso. Fue para robarse unas cuantas joyas mejor las hubieran pedido antes de hacer esta masacre", declaró. En cuanto al vecino, expresó que es un "amigo de la casa, un hombre que trató de ayudar a mi esposa Marta (Lora), a mi hijo y a la empleada y también lo mataron". Martha Lora de Toledo, exsecretaria del Consejo de Gobierno, fue trasladada al hospital Cima, carretera a Santa Ana. Ahí se le trató de las lesiones y a las 10 de la noche salió rumbo a casa. Jurgen Bohl, hermano del fallecido, dijo que la víctima vivía en Costa Rica hace 35 años y dos en esa casa. "Mi hermano no tenía armas y tampoco intentó hacerle frente a los sujetos. Al escuchar los disparos simplemente gritó. Salió a gritar y alertar a los guardias. En ese momento se volvieron y le dispararon", comentó. Aseguró que su hermano nunca manipuló armas y que en el momento del suceso tampoco estaba armando. "Según la muchacha que estaba con él, él pegó el grito y cayó al suelo", dijo Bohl. La residencia de Toledo se encuentra ubicada en el mismo barrio en que vive el presidente Oscar Arias. Toledo fue candidato a la presidencia por el opositor Partido Unidad Socialcristiana en la campaña de 2006, en la que fue derrotado por el propio Arias Sánchez, del Partido Liberación Nacional. También fue diputado y además ocupó el ministerio de la Presidencia durante al menos la mitad del periodo presidencial de Abel Pacheco (2002-2006). El ministro de Seguridad, Fernando Berrocal, se mostró preocupado por la facilidad con que sospechosos de fechorías regresan a la calle. "Este es un problema del Poder Judicial; una situación en la que hemos insistido. Esto hay que revisarlo y resolverlo. La ciudadanía lo pide a gritos. No puede ocurrir más", declaró.

Descarga la aplicación

en google play en google play