Escúchenos en línea

Discurso de Daniel Ortega: las relaciones con Libia, los consejos y la democracia directa; la austeridad del gobierno

| 22 de Marzo de 2007 a las 00:00
Discurso del presidente Daniel Ortega durante el acto donde el embajador de Libia en Nicaragua presentó sus credenciales. Jueves 22 de marzo de 2007 Nuestras relaciones con Libia son profundas y las hemos venido desarrollando a lo largo de los años, desde la lucha contra la dictadura de Somoza y luego, al triunfo de la Revolución en 1979 estas relaciones se fueron desarrollando y profundizando. Frente al bloqueo de la política del imperio, teníamos de parte de Libia, la cooperación fraterna y solidaria con el pueblo nicaragüense. De igual manera estas relaciones las hemos mantenido después del año 1990, donde al menos, una o dos veces año me he estado reuniendo durante estos 16 años con el hermano Moammar El Khadaffi. Hace dos días nos comunicamos telefónicamente, sostuvimos una larga conversación. Es bueno que nuestros hermanos nicaragüenses conozcan, porque esto tuvo poca difusión en Nicaragua, que hace unos meses se realizó un encuentro en Abuja, capital de Nigeria en África. Se le conoció como la Cumbre de Abuja. Tuvo alguna difusión, aquí algunos medios informaron del encuentro. Es la Primera Cumbre que se realiza entre América Latina y Africa, dos continentes, dos pueblos hermanos, para buscar la unidad, el fortalecimiento de las relaciones entre estos dos grandes continentes, el africano y el latinoamericano y caribeño. Que esta unidad permita combatir el hambre, la pobreza, la miseria, el desempleo, porque en los países africanos que fueron colonizados por los europeos, hay sufrimiento, hambre; aquí vemos por televisión esos reportes dramáticos donde muchachos y muchachas jóvenes, parecen niños ¡totalmente enflaquecidos, hambrientos! porque no logran desarrollarse. Hemos visto en televisión cómo mueren de hambre en Somalia, Sudán... ¡se ve la tragedia! ¿Y qué pasa? Buscan cómo emigrar a Europa, porque los que se han tragado toda la riqueza de Africa han sido los europeos, que también se tragan la riqueza de Libia que estuvo invadida y colonizada por los italianos; luego, los yanquis establecieron las mayores bases militares. Yo las conocí en una visita, donde me enseñaron las bases militares que tenían los yanquis... ¡eran inmensas, con las más grandes pistas! Claro, con la Revolución. Libia se convirtió en un pueblo soberano y ha luchado por la unidad del pueblo africano. Ese ha sido el sueño de nuestro hermano Moammar El Khadaffi. Estuvimos conversando sobre la Cumbre a la cual no pudo asistir nuestro hermano el Presidente Chávez porque estaba metido en las elecciones; no pude asistir yo, porque también estábamos en esta situación compleja de la cuestión electoral. Asistieron nuestros hermanos Lula y Evo Morales... tuvimos una buena representación latinoamericanos en ellos dos; y también estuvo presente Libia, en el encuentro, y muchos otros pueblos africanos. Se logró avanzar en algunos acuerdos para ir buscando esa integración, esa unidad entre estos dos grandes continentes. Allá, los pueblos por hambre, por desempleo ¡en medio de las inmensas riquezas que hay en África! Las más grandes minas de oro están en África del Sur; hay grandes productores de petróleo en Angola e igualmente, en toda la zona del Magreb, en la costa del Mediterráneo al norte de África, tenemos a Argelia, un pueblo hermano que produce petróleo y gas; en la misma zona del Magreb está Libia que también es productora de petróleo, y a pesar del despale y la destrucción todavía hay grandes bosques y ríos; tierras que podrían desarrollarse para la agricultura.

Pobreza e inmigración

Pero, en la desesperación y yo se lo he comentado aquí a delegados europeos, a representantes de gobiernos europeos con los que hemos conversado, ellos están siendo invadidos por los africanos, aunque tratan de impedirlo. No han construido un muro como el que está haciendo Estados Unidos para impedir la llegada de los nicaragüenses, de los salvadoreños, hondureños, guatemaltecos, mexicanos, latinoamericanos; pero mantienen vigilancia por todos lados y, a pesar que el Mediterráneo está de por medio, los inmigrantes de Africa logran llegar. La única manera de acabar con esa situación es que esos pueblos, los africanos y latinoamericanos, se desarrollen; que la gente tenga empleo, trabajo, salud, educación y entonces, desaparecerían las emigraciones. Por eso es que nuestro hermano Khadaffi ha venido luchando. Yo recuerdo que en una reunión de los Países No Alineados en Harare, por el año 1984, tuvimos un encuentro, nuestro hermano Fidel, nuestro hermano Khadaffi y yo, donde estuvimos hablando de este gran proyecto. Decía nuestro hermano Khadaffi ¿de qué sirven estas reuniones si no nos unimos? Y ya no digamos la posición de Fidel, tan solidario con los pueblos africanos, latinoamericanos; con los pueblos heroicos como Vietnam. ¡En ese momento, eso era un sueño! Hablábamos de que había que hacer un gran movimiento que permitiera unir el gran espacio latinoamericano y caribeño, el gran espacio africano y el asiático y que luego, nos uniéramos... lo que nos iba a hacer más fuertes, porque teníamos inmensos recursos, inmensas riquezas naturales y recursos humanos. Fue un encuentro histórico, porque ese sueño se está haciendo realidad, y esta Cumbre que se realizó en Nigeria es la expresión de que ese sueño se está convirtiendo en realidad. Estoy seguro que en la próxima Cumbre, que se va a realizar el próximo año en Libia, según me decía el hermano Khadaffi, tendremos una mayor asistencia de Presidente latinoamericanos.

Darle el poder al pueblo

Hemos hablado también con nuestro hermano Khadaffi, de otro gran sueño y aquí voy a contar algo que poco se conoce, porque realmente no lo he comentado. Recuerdo que mucho me insistía el hermano Khadaffi, que era necesario darle el poder al pueblo. Aquí en Nicaragua la Revolución se logró desarrollar dándole el poder al pueblo; incluso, la Revolución fue posible porque el pueblo mismo se levantó, se insurreccionó... fue con el poder del pueblo que hicimos la Revolución; con el poder de los hermanos nicaragüenses que se levantaron contra la dominación yanqui ejercida a través de la dictadura de Somoza. Hablábamos de cómo se podía desarrollar mejor la democracia directa y, en ese entonces... estos dos grandes temas los abordábamos en cada reunión, la unidad y la democracia directa. Y en una de tantas reuniones, cuando se realizó el encuentro de los No Alineados en Yugoslavia, todavía estaba vivo Tito, andaba en silla de ruedas. Aquel Tito que había logrado unir a Yugoslavia ¡que luego desintegraron! Mientras los europeos buscaron cómo unirse, desintegraron a esa gran nación Yugoslavia y se provocó aquella guerra horrorosa entre los pueblos que la formaban. En esa reunión en Yugoslavia, recuerdo que Kadhaffi me dijo: "el mapa del mundo va cambiando; la Unión Soviética, el campo socialista se va a desplomar, no se van a poder sostener, porque les ha faltado darle el poder al pueblo." Se había ido formando mucha burocracia y ese poder que era del pueblo cuando la Revolución de Octubre, había dejado de ser poder del pueblo y venía quedando en manos de los burócratas, los ministros, los funcionarios. Esos funcionarios a los que ¡les encanta andar viajando! Andar de recepción en recepción; que les encanta gastar la plata de los contribuyentes en recepciones. En ese entonces, Khadaffi me lo dijo: ¡se va a derrumbar! Y a mí, me costaba creerlo cuando él me decía eso. Esta Cumbre de Yugoslavia fue en 1989, ya se había producido la Perestroika en la Unión Soviética donde estaba Gorbachov, quien realmente, se portó muy bien con Nicaragua; cuando yo lo visité en los momentos más duros del bloqueo, él nos apoyó e incluso, hasta me dio un avión E-62, que luego el siguiente Gobierno de Nicaragua lo dejó perder. ¡Costaba millones y lo dejaron perder! En esos momentos había una situación difícil, pero todavía se miraba una complejidad en el campo socialista, pero no se preveía que se iba a provocar un desplome tan grande como el que se produjo. Y Khadaffi me insistía: es irreversible, ¡se va a desplomar! Y tendrán que salir luchando nuevamente los pueblos, para alcanzar realmente el poder. Estuvimos conversando por teléfono, hace dos días con el hermano Khadaffi, sobre la democracia directa y cómo la estamos construyendo en Nicaragua; cómo estamos trabajando para que el pueblo tenga poder. A mí me extraña que existan líderes políticos en Nicaragua, que se asusten con la propuesta de que el pueblo tenga poder; que se molesten cuando yo digo que el pueblo tenga poder ¡porque se molestan! No, dicen, no hay que darle poder al pueblo.

Los consejos son para tomar decisiones

Aprobamos la creación de unos Consejos y ¿qué dijeron en la Asamblea? Que esos consejos son únicamente para escucharlos, pero que no se les debe dar ningún poder. ¡Le tienen temor al poder del pueblo! Se les olvida que si están en un cargo público ¡es gracias al poder del pueblo, a los recursos del pueblo! Lo importante es que estamos trabajando para avanzar en esa democracia directa, que nada puede impedir, porque en su momento vamos a instalar estos Consejos y ¡van a tener poder! Nada puede impedir que el Ministro de Relaciones Exteriores del Consejo del Poder Ciudadano, Samuel Santos, tenga un Consejo al cual escuche, con su cuerpo de Directores, discutan los temas que deban discutir... de cómo se gastan los recursos de la Cancillería hasta las políticas que debe desarrollar. Escuchar... ¡y que se tomen decisiones! Porque, ¿de qué sirve escuchar y luego la gente se va y el Ministro hace lo que le da la gana? Lo que queremos es que en los Consejos, el pueblo tenga el poder y el Ministro, se convierta en un ejecutor de lo que decide el pueblo; igual el Presidente, que simplemente sea un ejecutor de lo que decida el pueblo. Yo espero que en la medida que se vaya desarrollando el debate sobre el tema de las Reformas que están planteadas en la Asamblea Nacional, encontremos más receptividad a estos planteamientos. Porque, en un Consejo tienen que está participando los periodistas, los empresarios, los trabajadores, los campesinos, estudiantes, la juventud, las mujeres, los excombatientes del Ejército Popular Sandinista, los de la Resistencia Nicaragüense; los excombatientes del Ministerio del Interior; los transportistas, [email protected] de los mercados, etc., ¡ese es el Consejo! ¿Qué tiene de malo?

Cortar la viajadera

¡Al contrario! Va a permitir que se utilicen bien los recursos, porque hay que rendirle cuentas a ese Consejo, en qué se está gastando el dinero presupuestado para cada institución; a ver si es cierto que se está haciendo correctamente. Que ¿por qué esa viajadera...? Hay que hacer un viaje cuando nos de resultados concretos, pero viajar para ir a escuchar historias ya conocidas y pasar en recepciones, tomando buenos licores, comiendo platos muy ricos... ¡eso no tiene sentido! Hasta es malo para la salud, porque se van a engordar más y tendríamos un montón de ministros gordísimos si pasaran viajando... porque la cantidad de solicitudes que están llegando ¡una lista! Les hemos dicho que tienen que pedir autorización para viajar, y deben justificar para qué es el viaje. ¡Es que nos pagan el pasaje! No es cuestión de que nos pagan el pasaje... la responsabilidad del Ministro es atender aquí, esa es su función ¡con tantos problemas que tenemos! Tranquilamente, de repente un Ministro que debe atender grandes problemas, nos dice que quiere ir a una Conferencia no sé dónde... ¿qué va a ir aprender allí, si el problema está aquí? ¿qué le pueden enseñar en esa Conferencia, qué de nuevo puede encontrar? Simplemente, son Conferencias que se han convertido en un negocio, de una enorme burocracia mundial que vive inventando conferencias a cada rato, le pagan al conferencista miles de dólares y gastan en pasajes para todos los asistentes; les pagan los hoteles ¡de primera, de cinco estrellas! Les ofrecen recepciones donde participan 100, 200, 500 personas, y andan con las bandejas y los bocaditos por todos lados. Luego, viene el champán, el whisky, la cerveza, el vino... ¡todo eso! ¿Qué sentido tienen esos viajes? Queremos viajes que sean productivos y vamos a revisar todos los viajes que se han realizado hasta ahorita y le vamos a informar al pueblo qué viajes han sido justificados. Debemos ejercer un mayor control porque ¡es increíble! A pesar que hemos hablado con los compañeros y les hemos dicho... ¡como que a algunos de ellos les pican los pies! para andar de aeropuerto en aeropuerto y de conferencia en conferencia, cuando su responsabilidad está aquí en Nicaragua.

Control de los salarios en los entes autónomos

Igualmente, es importante el asunto del control y que en el Consejo se pueda conocer y discutir todo eso; que se pueda garantizar el cumplimiento con la norma salarial ¡que nadie puede ganar más de tres mil dólares! Ni un ministro puede ganar más de tres mil dólares. Eso es lo que está establecido. Aunque sean Entes Autónomos, que hayan sido nombrados por el Presidente, ¡tienen que ceñirse a la norma! Y estoy hablando con la Viceministra de Hacienda para que normemos esto, porque todavía hay varias empresas, 27 empresas que cuando publicamos el primer Decreto no fueron incluidas, por la urgencia de sacar el Decreto. Estamos trabajando el correspondiente decreto para que el que esté en un Ente Autónomo con un salario superior a los tres mil dólares... él se queda con los tres mil y el resto, va a un fondo de lucha contra la pobreza, contra el hambre; para poder, en determinado momento, mejorar el salario de los maestros. Esa es la importancia de la Democracia Directa, del Poder Ciudadano y por eso es que le tienen temor, los que no quieren que el pueblo los controle. ¡Ese es el control del pueblo! ¡Poder del Pueblo... control del pueblo! ¡Poder del Pueblo... fiscalización del pueblo! Voy a seguir dando la batalla por la Democracia Directa, porque los Consejos se puedan establecer... ¡y no se trata de irrespetar la ley! La ley dice que los Consejos están nada más para ser escuchados, pero si el Ministro y el Gabinete de Gobierno deciden que los Consejos tienen autoridad para no ser solamente escuchados, sino para tomar decisiones, entonces ¡van a tomar decisiones! Que recuerden nuestros Alcaldes también, que ese es el principio que hemos defendido, establecer el Poder Ciudadano en todas las Alcaldías. Sentimos que hay muchas Alcaldías donde se ha avanzado bastante, y hay que seguir profundizando en esa dirección. Donde la gente puede decidir, ¿para qué van invertir en este camino, en esta carretera, si está en un estado regular, mientras tenemos estos otros pueblos, otras comunidades sin caminos y sin carreteras? Mejor invertir en esa dirección. ¡Que ahí se decida! ¿Que van a ganar tanto, que se van a subir el sueldo las altas autoridades y el área burocrática? Porque si bien es cierto, es necesaria la burocracia, lo malo es caer en el burocratismo. Siempre se necesita una burocracia, que son cuadros especializados, técnicos, etc., y hay mucha gente honrada, eficiente en este sentido. Que se puedan tomar decisiones en ese aspecto; y se ha venido avanzando en muchos lugares, en muchos territorios.

La reunión con los Obispos católicos

Estamos muy contentos porque el día de ayer, tuvimos un encuentro con la Conferencia Episcopal de Nicaragua; a pesar de que algunos medios de comunicación han tenido una lectura ¡totalmente equivocada! informan como que ahí se produjo una reyerta, una situación de imposiciones o quién sabe qué. La verdad es que fue una reunión donde expuse largamente sobre todo estos temas, la lucha contra la pobreza, la situación que vive el país. No me limité solamente al tema de la Comisión, que va a presidir Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando y Bravo; la Comisión de Paz, Reconciliación. Incluso aportaron los señores Obispos, porque dijeron y de Justicia; y quedamos de hacer la Comisión de Verificación, de Paz, Justicia y Reconciliación, Cardenal Miguel Obando y Bravo, así se va a llamar la Comisión. ¿Por qué de verificación? Porque hay que verificar el cumplimiento de todos los acuerdos que están pendientes, ¡que son un montón! En esa reunión, estuvimos bromeando un poco sobre el tema de los Consejos, porque esa palabra parece que se ha vuelto una mala palabra. Nosotros tuvimos una primera reunión aquí en Managua, le recordaba a Monseñor Leopoldo y nos echamos a reír... nosotros ya nos reunimos con el Consejo Presbiterial de Managua. Eso de Consejo le digo a Monseñor, ¡tenga cuidado, porque ahora se ha vuelto mala palabra! él se puso a reír, y me dijo, nosotros lo tenemos establecido por ley; se llama Consejo. También están los Consejos Editoriales en los medios de comunicación, ahí no es malo que se llamen así; porque eso no es nuevo, los consejos editoriales que se reúnen todos los días para discutir qué van a hacer, para tomar decisiones. Yo entiendo que es una instancia democrática, en un medio de comunicación, y no una instancia dictatorial, donde se va a hacer lo que dice el dueño del medio de comunicación; sino que es una instancia, donde se reúne el cuerpo de editores, de periodistas, con la dirección del medio, y discuten cómo van a enfocar las noticias, que van a abordar, cuáles son los temas. Pero, la palabra Consejo es mala, cuando se trata de darle el poder al pueblo, ¡imagínense! Y los mismos que usan el Consejo, mencionando lo de los medios, algunos se asustan cuando hablamos de los Consejos del Poder Ciudadano. De todas formas, aquí tenemos otro Consejo que está establecido por ley, y estamos examinándolo muy bien para fortalecerlo. Es este Consejo, que se creó a iniciativa nuestra, cuando era Presidente el doctor Alemán, en aquellas reuniones que llevamos a cabo en el Banco Central; ustedes recuerdan que nos reuníamos para tomar acuerdos, y este consejo se llama Consejo Nacional de Planificación Económica Social. ¡Se llama Consejo! Pero se quedaron sin sueldo ¡porque tenían sueldo! ¡Ahora se quedaron sin sueldo! Eso sí se está cumpliendo; le dije al Ministro... ¡ni un centavo para los miembros de ningún Consejo! Llámese también Consejo Nacional de Planificación, ¡ni un centavo! pero tiene que funcionar ese consejo. Lo vamos a fortalecer con la participación de las fuerzas democráticas ¿Cuáles son las fuerzas democráticas? Las que son mayorías, los pobres, los campesinos, los trabajadores, la juventud; que no solamente estén en el Consejo las señoras y señores de apellidos, porque en ese Consejo, viendo la lista, ¡la mayoría son señores y señoras de apellidos, que no sé a quién representan! No queremos un Consejo lleno de señoras y señores de apellidos- Es correcto que esté ahí la empresa privada, los banqueros, pero que estén los trabajadores, los campesinos, [email protected] [email protected]; los dueños de medios de comunicación, y también los periodistas. Vamos a tener un Consejo realmente democrático, donde vamos a ejercer la Democracia Directa.

El etanol y los alimentos

Le comentaba al hermano Khadaffi, de toda esta lucha que estamos librando aquí para avanzar en la Democracia Directa; quedamos de encontrarnos en Trípoli, vamos a buscar un fecha, a finales de abril o comienzos de junio, para tener un encuentro y poder hacer un recorrido por países con los cuales tenemos que desarrollar relaciones con mayor fuerza, para librar esta lucha; para unir a nuestros pueblos, con programas verdaderamente justos y solidarios que nos permitan salir de la miseria, de la pobreza. También le hablé de la visita del Presidente Bush por América Latina. La verdad es que no trajo ninguna solución, ni a Brasil, con el tema del etanol. Porque con este tema, Brasil es un gran productor de etanol, las veces que me he reunido con Lula, siempre nos está hablando del etanol. Una reunión que tuvimos hace varios meses, estábamos todavía en campaña, hace 5, 6 meses, estuvimos reunidos con Hugo Chávez, Lula, allá en San Pablo, Lula estuvo hablando del etanol. ¿Qué pasa? los Estados Unidos están produciendo etanol a un costo mucho mayor, porque subsidian a sus productores. El costo de producción de etanol en Brasil es mucho menor, y para entrar el mercado norteamericano, tendrían que abrir ese mercado; pero los Estados Unidos, protegen su mercado. Por lo tanto, se le hace difícil ser competitivo al etanol que produce Brasil, cuando quiere entrar al mercado norteamericano porque hay barreras de protección que le imponen, al costo real que tiene el etanol en su producción en Brasil, le imponen un costo mucho mayor, y no puede entrar al mercado norteamericano. Nosotros hemos dicho y lo hemos conversado con el Presidente Chávez, que nosotros estábamos desarrollando algunos proyectos para producir etanol, los estamos apoyando, desde la iniciativa privada. ¿Con qué? con la caña de azúcar, pero, de manera racional. Es decir, no se trata de convertir ahora a Nicaragua en un monocultivo y llenar a Nicaragua de caña de azúcar, porque se puso de moda el etanol... ¡Es peligrosísimo caer en el monocultivo! Convertir a Nicaragua en productor de etanol, es para exportar alcohol a Europa, a Estados Unidos; pero luego, encuentran ellos otras alternativas ¡y se protegen! Me decía el Presidente Hugo Chávez que en Venezuela ellos producen etanol, pero lo hacen de una manera racional, y lo que hacen es mezclarlo con la gasolina para evitar la contaminación, porque el etanol, aunque tiene sus elementos contaminantes, es mucho menos contaminante que el diesel y la gasolina. El problema es que no se puede plantear una lucha entre el petróleo y el etanol, ¡no se trata de eso! Primero hay que ocupar la tierra para resolver el problema del hambre... ¡eso es lo primero! Porque estar pensando en ocupar la tierra para resolver el problema del uso del combustible en los carros particulares y en los grandes países desarrollados ¡no tiene sentido! Es decir, la tierra debe ser utilizada, en primer lugar para resolver el problema del hambre y por eso nosotros planteamos diversificar los cultivos en Nicaragua. El etanol, que sea un componente; la palma africana, otro componente; tenemos el aceite de la palma que se utiliza para la industria, para el jabón; así como biodiesel, que es una alternativa al diesel. Debemos combinar todo esto, sin abandonar la producción de alimentos para el pueblo, maíz, frijoles, arroz. ¡Eso es lo prioritario! La ganadería de carne y de leche... para eso son las tierras, que Dios no nos las dio para alimentar los carros, sino para que se alimentara el ser humano. La verdad es que hay una locura en el mundo con esto de los vehículos; lo que China está incorporando en vehículos todos los días ¡son millones de vehículos los que circulan cada día más! Y cuanto más vehículos, más contaminación. Es decir, China con una mentalidad consumista que atenta contra su mismo pueblo; el mismo consumismo de Estados Unidos y los europeos. Y sin mayores protecciones, porque la contaminación se traslada de un lado a otro. Estaba leyendo sobre unos estudios recientes, donde dicen que de poco valen los esfuerzos, aunque no hay que dejar de hacerlos, porque se desprenden nubes gigantescas contaminadas de China y por donde pasan, incluso sobre islitas paradisíacas donde ni vehículos existen, ¡y las contaminan! Son nubes tan gigantescas que llegan desde China hasta las costas de San Francisco, al oeste de Estados Unidos, donde la mezcla se vuelve explosiva, porque la contaminación de Estados Unidos más la que llega de China ¡aquello es explosivo1 y atenta contra el ser humano. Por eso digo que nosotros tenemos que luchar por un transporte colectivo mejorado; se ha hablado de poner tranvías, que signifique no contaminar el país, y que se pueda mover todo mundo con mayor fluidez. Ustedes lo viven, ¡cómo se trancan las calles! A veces, yo salgo y vamos con la patrulla ¡aquello está totalmente trancado! La patrulla comienza a pitar y yo les digo: ¡cállense, dejen de pitar! Porque no van a pasar. Se congestiona el tránsito en Managua, que es una ciudad pequeña; ya no se diga en México, donde son horas para ir de un punto a otro; en Venezuela, en Europa ¿y qué es lo que hace la gente de recursos que tiene su carro? Los dejan en la casa y se van en el metro, en el bus, al trabajo, porque sale mucho más rápido y más barato; ocupan el carro para salir a pasear por la noche, salir con la familia el fin de semana. Lo que tenemos que hacer es trabajar en esa dirección y no en ocupar nuestros campos para el monocultivo. Estamos totalmente firme en defender la diversificación. De todos estos temas debemos seguir hablando hermanos, con el pueblo libio y le damos la bienvenida, una vez más, a nuestra Patria que es su Patria; porque la Patria es una sola... El Planeta tierra es una sola Patria, lo demás son deformaciones. La humanidad es un solo pueblo, una sola nación. Así que ¡bienvenido! y seguiremos con el hermano pueblo libio, soñando y luchando.

Descarga la aplicación

en google play en google play