Escúchenos en línea

Amplio respaldo a proyectos ALBA de actores económicos

Managua. Agencia PL. | 11 de Febrero de 2012 a las 00:00

La voluntad del gobierno de Nicaragua de aportar fondos al Banco de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y participar en el Sistema Único de Compensación Regional (Sucre) recibe amplio respaldo.

Durante la semana que concluye distintos actores económicos, organizaciones sociales y sindicales expresaron su apoyo al presidente Daniel Ortega, quien el pasado jueves último anunció la decisión de solicitar al Parlamento la aprobación de cuatro millones de dólares para la nueva institución financiera.

También el mandatario confirmó el propósito de mover el uno por ciento de las reservas internacionales de Nicaragua al banco del ALBA. El Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), por intermedio de uno de sus principales dirigentes, Gustavo Porras, consideró absolutamente viable, posible y además necesario el aporte de capitales.

Si nosotros estamos en el ALBA y uno de los mecanismos es el Banco eso nos va a permitir unir esfuerzos para el desarrollo de las Grannacionales; es decir proyectos de desarrollo compartidos por los Estados miembros de la Alianza, dijo Porras a los periodistas.

A juicio del analista político y director de Radio La Primerísima, William Grigsby, la decisión del Gobierno resulta muy importante y valiosa para los nicaragüenses; al país, enjuició, le conviene diversificar los fondos que posee en distintos bancos, tomando en cuenta la crisis financiera mundial.

"El Banco del ALBA es una garantía política y es una garantía de que no nos van a robar ni que ese banco va a quebrar y van a evaporarse nuestras reservas", subrayó Grigsby en diálogo con la publicación El 19 Digital.

En opinión del experto, la nueva entidad está llamada a ser la gran financiera de los países empobrecidos de América Latina, pues su política económica será cualitativamente distinta a la de cualquier organismo internacional.

"A mediano plazo vamos a tener un nuevo instrumento de política económica internacional que, sin lugar a dudas, va a ser la retaguardia ideal para países como nosotros", apreció.

Por su parte, el catedrático universitario Cairo Amador, consideró que el aporte entre 17 y 20 millones de dólares, correspondientes al uno por ciento de las reservas internacionales, funcionará como un banco de desarrollo para los programas concretos que impulse el gobierno del presidente Daniel Ortega.

Desde esa perspectiva es un elemento positivo, coadyuvante al desarrollo, totalmente coherente con la política social y económica que este gobierno ha estado desarrollando, estimó el académico.

El Sucre, comentó, contribuirá a dinamizar el comercio con los demás integrantes el ALBA: Venezuela, ilustró, representa el tercer país consumidor de productos nicaragüenses y el resto de los miembros del bloque también aumentan sus importaciones.

Similar apreciación aportó a la prensa el economista Israel Benavides, catedrático de la Universidad Politécnica de Nicaragua, pues el Sistema reducirá los costos de las transacciones, permitirá estabilidad monetaria y en la balanza comercial de la Alianza.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play