Escúchenos en línea

Un diputado parece que es el jefe de un cartel de narcos en Guatemala

Diario Digital El Faro, de El Salvador. | 26 de Marzo de 2007 a las 00:00
El diputado guatemalteco por el departamento de Jutiapa Manuel de Jesús Castillo Medrano está siendo investigado por el asesinato de los tres diputados salvadoreños. Fuentes del gobierno salvadoreño confirmaron que las autoridades guatemaltecas y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) siguen la pista del diputado, quien ya había sido anteriormente señalado por involucramiento en bandas de crimen organizado que incluso llevaron a su expulsión del partido que lo llevó al congreso. Una fuente cercana a Castillo Medrano dijo tener "conocimiento de la intención" del Ministro de Gobernación, Carlos Vielmann, de vincular al diputado de Jutiapa -conocido como "Manolo"- con el asesinato de los salvadoreños el pasado 19 de febrero. El Faro intentó preguntar al ministro de gobernación qué información los ha llevado a investigar al diputado guatemalteco para relacionarlo con el crimen, pero en tres ocasiones respondió vía telefónica que no estaba en condiciones de hablar en ese momento. Autoridades policiales salvadoreñas confirmaron las sospechas contra el parlamentario y dijeron que investigan sus vínculos con la banda de Jorge "El gordo" Paredes, presunto cabecilla de una banda de narcotraficantes a cuyos servicios estarían algunos de los civiles capturados por comprar la gasolina con que fueron quemados los parlamentarios salvadoreños.

Un helicóptero y el carro de Luis Miguel

Castillo fue electo diputado con la bandera de la Unión Nacional de la Esperanza (UNE), pero fue expulsado en diciembre de 2005. Álvaro Colom, candidato presidencial por la UNE, anunció la expulsión de Manuel Castillo el 9 de diciembre de 2005, tras publicarse una investigación de El Periódico, de Guatemala, en la que se describía con detalle la inusual forma de vida del diputado. Colom manifestó que no podía "permitir que personas vinculadas al crimen organizado pertenezcan al partido" luego de que Fiscales del MP dieron a conocer que Medrano Castillo era investigado por sospechas de que dirigía una banda de robacarros que opera en todo el oriente Guatemala. "La publicación de las fotografías de 11 supuestos sicarios capturados permitió a la PNC relacionar a dos de éstos con el asesinato de un diputado y de un alcalde de Jutiapa, ambos de la UNE. Además, todos habrían sido guardaespaldas de Castillo", Reporta la Asociación de Investigación y Estudios Sociales de Guatemala. "Todo el mundo recuerda haberlo visto descender de su helicóptero en los predios tranquilos o frente a la cancha de fútbol y subirse, envuelto en un enjambre de guardaespaldas, en uno de los dos vehículos Hummer que dicen que ha tenido. Recuerdan también sus demostraciones por Navidad o por la feria, para la que preparó jaripeos gratuitos y ofreció viajes en helicóptero. O cómo regaló dos ambulancias a sendas comunidades, y liberó parcialmente de trabajo a los desamparados Bomberos Voluntarios", dice el reporte del el Periódico. Aparte de ser expulsado de su partido, luego de la publicación y el escándalo, Medrano Castillo perdió la visa de entrada a Estados Unidos el 17 de marzo de 2006. "Todo comenzó en septiembre del año recién pasado (2005), con la publicación de que había comprado al cantante Luis Miguel una camioneta Hummer 2005, en la que llegaba al Congreso; aseguró que había vendido dos carros para adquirirla. La Policía empezó una investigación por presunta vinculación con una banda de robo de vehículos. Se le siguió la pista por ese delito, y fue entonces que, según la PNC, detectó indicios de tráfico de drogas", cuenta un reporte de Prensa Libre. La nota apareció de luego hacerse público el retiro de la visa estadounidense. Su hermano, Carlos Enrique Castillo Medrano, alcalde de San José Acatampa, Jutiapa, ha sido denunciado por la Superintendencia de Bancos de Guatemala bajo el cargo de lavado de dinero por 1 millón de quetzales (135 mil 377 dólares). Por ello el Ministerio Público de Guatemala solicitó a la Contraloría General de Cuentas de la Nación que realizara una auditoría, que no ha reportado anomalías. "Además del alcalde, el Ministerio Público investiga al tesorero de la comuna, Edvin Galicia y Galicia, a las dos compañías, que físicamente no existen y a nueve personas más", dice un párrafo del Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala. Información publicada por Diario El Mundo, de El Salvador, indica que la Policía Nacional Civil salvadoreña monitorea cinco cárteles de droga que operan en Guatemala. "Estas agrupaciones que trafican droga con México y Suramérica están identificadas como la organización "Medrano Castillo", de los departamentos de Jutiapa, Zacapa y Chiquimula (Guatemala); el cártel del Golfo, liderado por el capo Otto Herrera; y un tercero, el cártel de Zacapa, por los Lorenzana", dice la nota en la que citan autoridades de antinarcóticos de El Salvador. "Un cuarto grupo es el cártel de Luciano, radicado en Santa Lucía, Cosulmaguapa y en la costa sur de Guatemala; tiene conexión marítima y terrestre con narcos de México y es liderado por los zarceños. El quinto cártel es la organización Juanes y Chamales, Malacatán y Tecún Umán, que opera en San Marcos y tiene conexiones con narcotraficantes de México.

Los carteles

Según información del Servicio de Análisis e Información Antinarcótica de la Policía Nacional Civil de Guatemala en ese país operan cuatro grandes cárteles del narcotráfico: el de Sayaxché, también conocido como Cártel del Norte, con presencia en los departamentos de Petén, Cobán e Izabal. Según los reportes del Departamento de Estado de Estados Unidos este fue liderado por el guatemalteco Otto Herrera, a quien también se señaló como líder del Cartel del Golfo. También se menciona el cártel de Luciano, con presencia en Retahuleu y Suchitepéquez, y el Cártel de Zacapa, en el oriente de Guatemala, con presencia en Zacapa y Chiquimula, en la frontera con Honduras. Hasta 2004, el mecanismo identificado por las autoridades guatemaltecas para el tráfico era el siguiente: los cargamentos más grandes de droga se transportan por medio de lanchas rápidas y otras embarcaciones desde Guatemala a lo largo del Pacífico, con destino hacia Estados Unidos, y eran manejadas por el Cártel del Golfo de Guatemala. Otto Herrera ha sido conocido por la DEA como el personaje clave en el lavado de dinero a gran escala y quien se encargaba de recibir y verificar la autenticidad y calidad de la droga procedente de Colombia vía El Salvador para trasladarla de Guatemala a México. En 2004, perseguido por la DEA, se escapó hacia México, en donde fue detenido por autoridades judiciales. Inexplicablemente escapó de un reclusorio de mediana seguridad, meses después de ser capturado. Según reportes de la Revista Contralínea, Otto Herrera se fugó de México gracias al pago de favores que ha hecho a "El Chapo" Guzmán Loera, identificado como uno de los principales narcotraficantes mexicanos. La Jefatura de Operaciones de la agencia antinarcóticos estadounidense reportó en 2005 que los narcotraficantes mexicanos controlan el tráfico de drogas en Guatemala y Belice, gracias a que junto con sus socios de Colombia lograron consolidar una red marítima, aérea y terrestre, para hacer llegar los estupefacientes al mercado de Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play