Escúchenos en línea

La derecha se queja de censura y hermetismo del gobierno

Agencia AFP. Desde Managua. | 28 de Marzo de 2007 a las 00:00
Según la agencia AFP, sectores sociales y políticos de oposición acusaron este miércoles al presidente Daniel Ortega de censurar la libertad de prensa, de rodear de secreto la gestión de su administración y de irregularidades en el manejo de los fondos de cooperación. El control de las actividades del Ejecutivo se realiza desde el Consejo de Comunicación de la Presidencia, dirigido por la primera dama Rosario Murillo, quien decide cómo y qué cosas se pueden divulgar so pena de despedir a aquel que viole sus disposiciones. En este contexto, la directora del Instituto de Cultura, la sandinista de toda la vida Margine Gutiérrez, fue destituida de su cargo el lunes después de que el diario La Prensa publicara una entrevista suya en la que criticó a Ortega por haber regalado los manuscritos originales de dos poemas del poeta Rubén Darío a su homólogo venezolano Hugo Chávez. "Son riesgos que se corren, y al final estoy muriendo como corresponde, por la libertad de expresión", dijo Gutiérrez, una abogada y periodista de 52 años. La destitución de la funcionaria ha generado malestar en la prensa, grupos civiles, la ciudadanía que observa con desdeño el desempeño del nuevo gobierno y los mismos aliados políticos del gobernante FSLN. "Sentimos que hay falta de apertura y transparencia de parte del gobierno" del Frente Sandinista (FSLN), afirmó el jefe de redacción del diario La Prensa, Eduardo Enríquez, a la AFP. "Creo que eso no debe ser así, porque aquí hay una libertad de expresión y si el FSLN está haciendo eso, para mí, no lo miro (veo) bien", cuestionó la diputada aliada Elida Galeano. Pero Ortega ha hecho caso omiso de las críticas incluso de sus allegados, como el alcalde Dionisio Marenco, al que mandó callar por haber cuestionado su decisión de despachar los asuntos de gobierno en la casa de su partido. "Zapato a su zapatero", le contestó el mandatario, quien también ha desestimado a quienes lo critican por usar la bandera nicaragüense como capa, al estilo Superman, y por permitir que su esposa altere el escudo nacional en la papelería oficial. "Por la víspera se saca el día. Imagínese cómo será el resto" del gobierno sandinista, advirtió el presidente de la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN), Francisco Rivas. El jefe de redacción del diario La Prensa instó sin embargo a sus colegas a no "conformarse" y seguir luchando por la libertad de prensa y los que la ejercen. "No debemos conformarnos sobre todo cuando dicen que son un gobierno de poder ciudadano", exhortó Enríquez. Los controles también tocaron las puertas de las embajadas a las que se les orientó informar por escrito a la Cancillería cuando quieran visitar, hablar o realizar actividades con algún ministro o funcionario de gobierno, reveló el viernes pasado el embajador de Estados Unidos, Paul Trivelli. Mientras, la prensa se prepara para librar otra batalla contra las pretensiones del gobierno de institucionalizar la censura a través del proyecto de Ley de Acceso a la Información Pública, que los diputados sandinistas y liberales se disponen a aprobar con la mayoría de sus votos en el Congreso. La iniciativa dispone en uno de sus puntos la obligación de los periodistas de informar de manera "responsable" de acuerdo a los criterios que los diputados establezcan. A la lista de reclamos se suman denuncias de la oposición sobre irregularidades en el uso del dinero que el país percibe de la venta interna del petróleo barato que suministra Venezuela, que el gobierno dice que será manejado por la empresa privada Albanic, cuyo representante por su lado sostiene que la firma tiende a desaparecer.

Descarga la aplicación

en google play en google play