Escúchenos en línea

Un ataque de EEUU a Irán, sería catastrófico para Bush, asegura Ortega. También lanza ácidas indirectas contra Arias

Agencia AFP. Desde Managua. | 28 de Marzo de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega criticó este miércoles a Costa Rica por negarse a formar parte del Parlamento Centroamericano (Parlacen) pese a que su presidente a Oscar Arias ganó el Nobel de la Paz por impulsar el proceso de paz que dio origen al actual proceso de integración. Asimismo, Ortega dijo que si Estados Unidos "abre otro teatro de guerra" contra Irán, sería "catastrófico" para el presidente de ese país, George W. Bush. Si Estados Unidos invade Irán "sería catastrófico para el gobierno estadounidense ... y sería ya el hundimiento del gobierno del presidente Bush y más cuando están ya en un período cercano a elecciones presidenciales", aseguró el mandatario. "¡Qué dejen de actuar como imperio!", exclamó Ortega. Comentó que quien actúa como imperio, "cada día quiere ir abarcando más y más, hasta que llega un momento que por abarcar tanto, se colapsa". Advirtió a EEUU de que "eso ha pasado con todos los imperios y eso les está pasando a ellos". En un discurso ofrecido ante el pleno del Parlamento Centroamericano (Parlacen), que se reunió este miércoles en Managua, Ortega reafirmó que ese país tiene que cambiar su mentalidad, y en el caso de Latinoamérica, agregó, deben ser "conscientes que están ante otra América Latina, con países que queremos relaciones justas y respetuosas".

«Nos duele la ausencia de Costa Rica»

El presidente nicaragüense también hizo ácidas crítica al mandatario costarricense. "Cuanto nos duele la ausencia de Costa Rica (en este foro, después) que Costa Rica firmó los acuerdos de paz" que los gobiernos centroamericanos suscribieron en 1987 para poner fin a los conflictos irregulares e insurgentes en la región, lamentó Ortega, durante su intervención ante el Parlacen, en Managua. Ortega recordó que en la firma de estos históricos acuerdos estuvo el actual presidente de Costa Rica, quien hasta fue galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1987 por promover el plan de paz regional. "Ahí estaba el presidente Oscar Arias, y posteriomente Costa Rica se vio privilegiada, cuando el presidente Arias recibió un Premio Nobel de la Paz, y ahora no tenemos aquí a ese país vecino", rememoró. "Es terrible, es doloroso y después nos decimos democráticos y asumimos compromisos. Ganamos laureles y después nos olvidamos de los compromisos", fustigó Ortega a su colega costarricense. Arias gobernó Costa Rica de 1986 a 1990, cuando la región atravesará guerras civiles, entre ellas Nicaragua donde imperaba una revolución dirigida por Ortega que se enfrentó y venció la guerra de baja intensidad promovida por Washington.

Duarte merecía el Nóbel

A su juicio, el ex presidente de El Salvador "Napoleón Duarte (q.e.p.d.) fue determinante para que se alcanzara la paz en Centroamérica. Si a alguien habría que darle un reconocimiento por esta paz, es a Napoleón Duarte, por el importante papel que jugó en el proceso de pacificación de Centroamérica". El ex presidente Duarte (1984-1989) propuso en 1987 a Ortega, quien ejercía entonces su primer mandato en Nicaragua, la firma del plan de paz en Esquipulas (Guatemala) para poner fin a la guerra en territorio centroamericano. Duarte afrontó durante su mandato varios intentos de golpe de Estado, de los que pudo salvarse gracias al apoyo de EEUU, y sufrió en 1985 el secuestro de una de sus hijas a manos de la entonces guerrilla salvadoreña del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ahora convertida en partido político. En junio de 1989, Duarte, enfermo de cáncer, entregó la Presidencia a su sucesor Alfredo Cristiani, antes de morir. "Si alguien recibe ese Premio Nobel, a quien se lo damos de corazón realmente los centroamericanos, es al presidente Duarte", insistió el líder sandinista.

Unidad de la región

Ortega tomó la palabra durante un acto solemne que el Parlacen celebró la noche de este miércoles en Managua, donde desarrolla sus sesiones de manera provisional debido al clima de inseguridad que existe en su sede de Guatemala, donde en febrero pasado fuero asesinados tres diputados salvadoreños de este foro. En su larga intervención Ortega instó a los diputados a avanzar con pasos concretos en la consolidación del proceso de integración que se desarrolla en la región desde 1991. Ortega instó a los diputados de la región a fortalecer la unidad regional. "Tenemos que trabajar con firmeza, con seguridad, este es el momento de dar un salto en la historia que nos permita insertarnos en este mundo tan complejo para unirnos y luchar por un comercio justo e ir superando los grandes problemas que afligen a la humanidad", aseguró. Insistió en que "se están creando mecanismos de integración subrregionales que nos están llevando realmente a la unidad latinoamericana". Consideró que esos mecanismos de integración afligen también a los países ricos. Dijo que los Estados Unidos se afligen con la llegada de los trabajadores mexicanos y centroamericanos. "Tanto se afligen que levantan muros para tratar de detener la emigración". precisó. Agregó que los países europeos también se afligen porque "tienen la invasión de nuestros hermanos de Africa, después de haber saqueado a esos países que tenían muchas riquezas". Ortega también criticó el Tratado de Libre Comercio (TLC) que Nicaragua firmo en 1997 con México, debido a los bloqueos que imponen los mexicanos a los productos nicaragüenses. Insistió también en la necesidad de que los países europeos ayuden a formar un fondo de compensación para que Centroamérica pueda negociar en condiciones de mayor igualdad, un Acuerdo de Asociación Económica con la Unión Europea, entre otros puntos. Reiteró que la región vive momentos especiales, como ha quedado evidenciado con "la misma actitud del presidente norteamericano (George W.) Bush, de movilizarse por el subcontinente, lo que demuestra a un Estados Unidos que se da cuenta que se olvidaron totalmente de sus vecinos". "Ellos mismos están conscientes que están frente a otra América Latina, que realmente quiere relaciones justas y respetuosas", enfatizó Ortega. "Lo ideal sería hablar no de una unidad latinoamericana y caribeña, sino de la unidad de todo el hemisferio, pero eso demanda que quien más tiene, más debe aportar", dijo, provocando aplausos del auditorio. En el acto celebrado en la antigua Casa Presidencial, Ortega rindió homenaje a los tres diputados salvadoreños asesinados junto a un conductor el 19 de febrero, para los que pidió un minuto de silencio. En otro orden, ratificó su ofrecimiento para que la sede del Parlacen se traslade de la capital guatemalteca a Managua, donde ha sesionado esta semana en la antigua sede de la presidencia nicaragüense. Incluso, Ortega ofreció un terreno: "me dijeron que necesitaban un terreno y dije que había terreno de sobra, esto es muy grande y perfectamente se puede construir en este lugar que es conocido popularmente como la Casa Mamón". Y hasta bromeó con el mamón, sugiriendo que sea una piña de esa fruta el símbolo de la unidad centroamericana. "Hay que quitar el rótulo de Casa Presidencial y poner uno de mamón, porque el mamón refleja la unidad, antes de estar aquí pensé en traer algunos mamones pero ahorita no hay porque no es temporada", indicó.

Descarga la aplicación

en google play en google play