Escúchenos en línea

Guatemala quiso imponer agenda, dice Funes

San Salvador. Por Ricardo Vaquerano, Elfaro.net | 29 de Marzo de 2012 a las 00:00

El gobierno salvadoreño, al enterarse del cambio de la agenda para la cumbre en Antigua Guatemala del pasado sábado, hizo consultas con Honduras y Nicaragua, y coincidieron en que no iban a asistir a una reunión cuyo propósito había sido alterado, dijo este miércoles Mauricio Funes. Asimismo, descartó que Estados Unidos lo hubiera presionado para boicotear la cumbre. 
El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, reveló este miércoles que él y los gobernantes de Nicaragua y Honduras se consultaron mutuamente sobre la convocatoria que su colega guatemalteco Otto Pérez Molina había hecho para reunirse a discutir en Guatemala sobre la despenalización del transporte y comercialización de las drogas, y tras concluir que el anfitrión había alterado la agenda acordada, decidieron abstenerse de acudir.
"¿Qué es lo que pasó, en realidad?", fue como Funes comenzó su explicación, ante la especulación de que Estados Unidos pudiera haber presionado a los presidentes del istmo para frustrar el debate regional sobre una despenalización que Washington rechaza tajantemente.
Según Funes, Washington no presionó a nadie para boicotear la reunión en Guatemala. "¿Y de dónde sacan que Estados Unidos ha pedido eso? A mí no me lo ha pedido", dijo. En cambio, explicó que lo que hizo que él cancelara su participación en la cumbre fue que Pérez Molina alteró la agenda que habían acordado a inicios de este mes en Tegucigalpa, cuando los mandatarios recibieron al vicepresidente estadounidense Joe Biden.
Las interrogantes sobre la ausencia de Funes en Guatemala surgieron a raíz de las versiones contradictorias que surgieron la noche del viernes pasado. A las 9 de la noche, un comunicado de Casa Presidencial anunciaba que Funes iba a esperar que la reunión prevista para el siguiente día, sábado 24, fuera reprogramada. Y desde Guatemala, la Presidencia de ese país aclaraba que la cumbre no había sido pospuesta y que se realizaría tal cual se había anunciado. La sesión se produjo el sábado con la participación del presidente anfitrión, más la de la presidenta costarricense Laura Chinchilla y la del gobernante panameño Ricardo Martinelli.
Este miércoles, Funes dijo que los tres ausentes abortaron su participación debido a que consideraron que Pérez Molina había alterado lo acordado en Honduras. "Todos los presidentes confirmamos cuando esa cumbre se convocó en Tegucigalpa, pero ahí se planteó una agenda, y se dijo que el tema de la propuesta del gobierno de Guatemala de despenalizar el consumo, producción y tráfico de droga en la región  centroamericana, sería vista como una iniciativa  y como un punto más entre otros que nos permitiera  construir una agenda y una propuesta regional que llevaríamos a la Cumbre de las Américas en Cartagena", dijo.
Los gobernantes del hemisferio se reunirán entre el 14 y el 16 de abril en la ciudad colombiana, y Centroamérica intenta construir una propuesta unificada para presentarla ante el resto de naciones, pero Funes dice haber entendido que la reunión de Guatemala estaba diseñada para sacar de ella, como propuesta única, la de la despenalizar las drogas. "En ningún momento se dijo que íbamos a tomar acuerdos sobre la despenalización, ni en ningún momento se dijo que esa propuesta de la despenalización, que es del presidente Pérez Molina, era la propuesta de Centroamérica".
La cumbre en Guatemala había sido bautizada por el gobierno anfitrión como "Iniciativa Pérez Molina", y para Funes y el presidente hondureño Porfirio Lobo era una actividad distinta a la pactada. Lobo dijo este lunes que consideró que la cita en Antigua Guatemala era una "paralela" a las reuniones del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y que dado que tenía una agenda diferente a lo acordado el 6 de marzo, optó por no asistir y enviar en su lugar al vicepresidente.
Funes dijo que la decisión de abortar su viaje al país vecino la tomó el viernes, después de que el ministro de Relaciones Exteriores le advirtiera sobre los cambios en el programa de la reunión. "Yo me comuniqué  temprano ese día con el canciller Hugo Martínez y él me dijo que existía la intención de Guatemala de modificar la agenda y de llevar como único punto para la sesión de la tarde del sábado la discusión del tema de la despenalización para que esa fuera la propuesta que se llevara a la  Cumbre de Cartagena yo le dije no,  ese no fue el acuerdo que tomamos, consultémoslo con los otros presidentes".
Según Funes, sus colegas de Nicaragua y Honduras habían llegado por sí mismos a la misma conclusión y también habían optado por cancelar su asistencia a Guatemala. "Lo consultamos con Daniel Ortega y a través de Rosario Murillo, Daniel Ortega mandó decirme que él tampoco pensaba asistir porque no estaba de acuerdo con ese giro que había tomado la cumbre y que no tenía que ver con el acuerdo inicial que habíamos tomado en Tegucigalpa".
El sábado habló con Lobo y supo que pensaba lo mismo que él, pero dado que es el presidente temporal del SICA, al presidente hondureño le fue más complicado anunciar a Guatemala que iba a suspender su viaje.
"Por eso, en consulta con nuestros cancilleres, un día antes, y en consulta los tres presidentes, decidimos no asistir a la cumbre porque no íbamos a discutir una agenda diferente de la que se había pactado y tampoco queríamos que apareciera como que estábamos apadrinando una iniciativa que el presidente de Guatemala tiene todo el derecho de proponer, pero no de imponer y esa es la diferencia", dijo.
En la cumbre de Guatemala no hubo acta de acuerdos y solo se lanzó la discusión sobre la propuesta de despenalizar el transporte y comercialización de drogas ilícitas.
Ahora, a Centroamérica le queda como deuda definir la propuesta conjunta que pretende presentar en Cartagena. Para eso, según reveló Lobo el lunes, se reunirán de nuevo la segunda semana de abril, unos tres días antes de la Cumbre de las Américas.


Descarga la aplicación

en google play en google play