Escúchenos en línea

El Papa dice No a reformas en misa de Viernes Santo

Ciudad del Vaticano. ConexiónTotal/Agencias. | 6 de Abril de 2012 a las 00:00

El Papa Benedicto XVI comenzó las ceremonias por el Viernes Santo en el Vaticano, al arrodillarse para orar en silencio.

Benedicto apoyó los brazos en un reclinatorio cercano al altar central de la Basílica de San Pedro y oró durante la conmemoración solemne de la muerte de Jesucristo en la cruz. Horas después, Benedicto asistirá al Coliseo de Roma para encabezar la procesión tradicional del vía crucis.

El Pontífice, que cumple 75 años el 16 de abril, no cargaría la cruz, pero sí pronunciaría un mensaje al final de la procesión nocturna, iluminada por antorchas. Decenas de miles de fieles, entre romanos y visitantes, concurrirían al antiguo edificio para escuchar las palabras del Papa.

El viernes por la noche, después de la misa de la Pasión de Cristo en la basílica de San Pedro, el Papa presidirá desde la terraza del Monte Palatino, frente al Coliseo de Roma, el tradicional Vía Crucis, que recuerda el calvario de Cristo.

Este año la sugestiva ceremonia llega precedida por las duras palabras de condena del pontífice al movimiento de curas "desobedientes", los cuales reclaman reformas dentro de la Iglesia, entre ellas la ordenación de mujeres, la comunión para los divorciados que se vuelven a casar y una mayor participación de los laicos en la gestión de la Iglesia.

La situación de la Iglesia "es con frecuencia dramática", reconoció el pontífice durante la misa crismal del Jueves Santo, confirmando la preocupación de la jerarquía de la Iglesia católica por las luchas internas a favor y en contra de la modernización de la institución.

"Pero la desobediencia, ¿es un camino para renovar la Iglesia?", se interrogó el Papa tras recalcar con firmeza que la Iglesia no permitirá la ordenación de mujeres sacerdotes, un pedido lanzado por varios sectores de la Iglesia católica, sobre todo de Europa, y en particular de Austria y Alemania.

"Sobre la ordenación de mujeres, el beato Juan Pablo II ha declarado de manera irrevocable que la Iglesia no ha recibido del Señor ninguna autoridad para hacerlo", tranzó claramente el Papa.

"No podemos ordenar mujeres. El Señor dio esta forma a la Iglesia", había asegurado hace dos años en su libro-entrevista "Luz del mundo", en el que defendió las posturas tradicionales de la institución: no a la ordenación de mujeres, no a la píldora, sí al celibato y a la familia.

La defensa de la familia católica será en efecto el tema central de las meditaciones que serán leídas en las 14 estaciones del Vía Crucis.

El domingo Benedicto oficiará la misa pascual en la Plaza de San Pedro.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play