Escúchenos en línea

EEUU cambia de tono sobre programa nuclear iraní

Washington. PL. | 6 de Abril de 2012 a las 00:00

Estados Unidos afirmó este viernes que apoyaría el programa nuclear de Irán con fines pacíficos siempre y cuanto ese país cumpla ciertos compromisos como evitar el desarrollo de armas atómicas.

El presidente Barack Obama envió un mensaje verbal al guía supremo iraní Alí Jamenei en el que aseguró aceptar que Teherán continúe con su programa siempre y cuando prometa que "nunca va a conseguir armas nucleares", destacó el diario The Washington Post.

Obama notificó sus intenciones al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan durante la Cumbre de Seguridad Nuclear celebrada en Seúl a finales de marzo.

La víspera, Erdogan se encargó de notificar el mensaje a Jamenei durante una visita al país persa durante el cual también se reunió con el presidente Mahmoud Ahmadinejad y otros altos funcionarios iraníes, reportó la publicación.

El mandatario estadounidense aconsejó a Erdogan comunicar a los iraníes que el tiempo se agota para lograr una solución pacífica y que debían aprovechar esta oportunidad como parte de las negociaciones.

La comunicación de Obama dejó sin precisar si Irán podía enriquecer el uranio en su territorio como parte de un programa nuclear civil al que Washington daría su visto bueno, manifestó el rotativo.

Esta delicada cuestión debe zanjarse durante la próxima ronda de negociaciones del grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Alemania e Irán) que se supone comience el 13 de abril en una sede aún por decidir, agregó.

En febrero último, el ayatolá Jamenei declaró a la televisión de su país: "La nación iraní nunca ha buscado ni buscará tener armas nucleares, porque lo prohíbe su religión que considera la posesión de estas como un grave pecado, al tiempo que cree que su proliferación es absurda, destructiva y peligrosa".

Tales palabras serían el motivo por el cual Washington decidió realizar tal ofrecimiento, estimó el Post.

Según el diario, el desafío de las negociaciones consiste en ver si es posible pasar del discurso público de Jamenei al compromiso verificable y serio de no construir la bomba atómica.

Potencias occidentales lideradas por Estados Unidos, Israel y la Unión Europea implementaron una serie de sanciones dirigidas a afectar la economía de la nación persa a fin de hacerla desistir de su programa nuclear.

Teherán reiteró en múltiples ocasiones que su proyecto posee fines energéticos y biomédicos.

Tel Aviv, uno de los más reacios críticos del programa nuclear iraní, ha amenazado con iniciar un ataque preventivo contra las instalaciones atómicas de ese país para hacerlo desistir de sus planes, mientras Washington apuesta por la vía diplomática aunque no ha descartado una solución militar.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play