Escúchenos en línea

Expertos anticipan expansión calamitosa del dengue en toda Latinoamérica

Agencia AP. Desde Ciudad de México. | 30 de Marzo de 2007 a las 00:00
El dengue está aumentando en forma dramática en México, y los especialistas pronostican un gran incremento de la incidencia en toda América Latina. La epidemia de la enfermedad, también conocida como fiebre hemorrágica, está siendo impulsada por la combinación de factores como el cambio climático, la migración, la urbanización y la debilidad de las campañas de erradicación del mosquito. La incidencia del dengue ha aumentado en más del 600% desde el 2001 y las autoridades han enviado equipos especiales de erradicación a los principales centros turísticos en anticipo de las vacaciones de Semana Santa. La epidemia es también un reflejo de temporadas de lluvias más largas, así como de la abundancia de envases de plástico descartables que se usan para retener agua y sirven de caldo de cultivo de mosquitos, y de los viajes de migrantes y turistas que transportan las nuevas cepas del virus. El mal se está volviendo más común, y más mortífero. El dengue "clásico", menos virulento, presenta síntomas parecidos a la gripe, con dolor de las articulaciones, fiebre, náuseas y erupción cutánea. Pero la forma hemorrágica, capaz de matar al paciente, se vuelve más frecuente al aparecer en uno de cada cuatro casos en México, comparado con uno de cada 50 hace siete años, según la Secretaría de Salud mexicana. Semanas atrás, las autoridades mexicanas enviaron a cientos de empleados a erradicar mosquitos en Puerto Vallarta, Cancún y Acapulco _los tres destinos turísticos principales_ con el fin de impedir posibles brotes durante la Semana Santa, cuando las playas están atestadas. "Estamos trabajando intensamente, los gobiernos federal y estatales, en (estos) tres lugares que queremos mantener bajo control para que no sea un riesgo para los turistas", dijo el jefe de epidemiología mexicano, doctor Pablo Kuri. La embajada canadiense emitió un alerta después que cinco de sus ciudadanos contrajeron el mal en Puerto Vallarta a principios de año, y en Acapulco se registraron 549 casos en los primeros meses del año pasado. Pero el problema es más grave en los suburbios pobres que rodean las ciudades tropicales, donde la recolección de basura y las instalaciones cloacales son inferiores a las de las zonas turísticas. La secretaría de Salud mexicana dice que el dengue es uno de los problemas primordiales de salud pública del país. En enero y febrero se registraron 1.589 casos de dengue, un aumento del 380% con respecto al mismo período del año pasado, dijo Kuri. En el 2001, hubo apenas 1.781 casos confirmados en todo el país. En el 2006, hubo más de 27.000 casos, con una veintena de muertes. La Comisión Intergubernamental sobre Cambio Climático, que representa a los principales especialistas del mundo en materia de clima, pronosticó en un borrador de informe en marzo que el calentamiento global y el cambio climático causarían un brusco aumento en la incidencia del dengue. Esto ya ha sucedido en México con la prolongación de la temporada de lluvias. Una campaña latinoamericana contra el mosquito en los años 60 provocó un retroceso de la enfermedad, pero las crisis económicas y los planes económicos de austeridad atentaron contra esos programas en las dos décadas siguientes. Algunos países reportaron brotes en los 80, y para la década siguiente el dengue empezaba a resurgir con fuerza. Paraguay declaró el estado de emergencia a principios de marzo después que 17 personas murieron de fiebre hemorrágica y unas 400.000 se vieron afectadas por la forma menos virulenta del mal. Por lo menos 24 personas murieron de fiebre hemorrágica en la República Dominicana en el 2006. El tratamiento adecuado puede reducir la tasa de mortalidad por dengue al 1%, pero según Kuri, una gran epidemia podría saturar los servicios hospitalarios. El mal podría volverse más virulento porque existen cuatro cepas activas del virus en América Latina. El mosquito que pica a un ser humano infectado por una cepa puede transportarla a la siguiente persona que pica. La infección por una cepa puede generar inmunidad a ésta, pero una posterior infección con otra de las cuatro cepas aumenta la probabilidad de sufrir la variante hemorrágica. Una razón posible sería que el organismo reconoce el virus pero no puede neutralizarlo, lo cual provoca otras reacciones fisiológicas como las hemorragias.

Descarga la aplicación

en google play en google play