Escúchenos en línea

Tomás está muy grave

Managua. Radio La Primerísima. | 10 de Abril de 2012 a las 00:00
Tomás está muy grave

El Comandante de la Revolución Tomás Borge Martínez, está muy grave de salud, informó oficialmente este mediodía Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Murillo confirmó que Tomás Borge Martínez se encuentra internado y expresó los deseos del gobierno de que el miembro fundador del FSLN pronto se recupere de una cirugía que le fue practicada el Viernes Santo en el hospital Militar de Managua.

Queremos en primer lugar enviar nuestro saludo al Comandante de la Revolución Tomás Borge, quien se encuentra en el Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños hospitalizado desde hace varios días, dijo la dirigente sandinista en una conversación telefónica con Multinoticias, Canal 4.

En su alocución, la dirigente no comentó el carácter de la intervención quirúrgica a la que fue sometido Tomás Borge.

A tempranas horas de este martes, medios locales informaron que Borge, de 82 años de edad, padece cáncer en los pulmones. Además, tras la operación, ha sufrido una crisis cardíaca y una embolia pulmonar.

Ejército informa

EJÉRCITO DE NICARAGUA

NOTA DE PRENSA Nº 036/2012

La Dirección de Relaciones Públicas y Exteriores del Ejército de Nicaragua informa a la ciudadanía en general  lo siguiente:

El pasado 6 de abril del presente año, el Comandante Tomás Borge Martínez, fue sometido en el Hospital Militar “Dr. Alejandro Dávila Bolaños” a una intervención quirúrgica de tórax (Cirugía Videotoracoscópica) por una afección pulmonar. 

Su evolución ha sido satisfactoria hasta el día de ayer 9 de abril que presentó una complicación respiratoria, la cual está siendo tratada en la Unidad de Cuidados Intensivos, manteniéndose en estado delicado, bajo vigilancia medica especializada continua.

Dado en la ciudad de Managua, a los diez días del mes de abril del año dos mil doce.

Declaraciones íntegras de Rosario Murillo.

Queremos, en primer lugar, enviar nuestro saludo al Comandante de la Revolución Tomás Borge, quien se encuentra en el Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños, hospitalizado desde hace varios días. El Comandante Daniel ha estado en permanente comunicación con el equipo médico que lo atiende; nosotros también hemos estado comunicándonos. Hemos estado también atendiendo a los Médicos, en tanto que las comunicaciones hacia el Presidente son prácticamente cada media hora, en términos de la mejoría, en términos del proceso que él va transitando después de una cirugía que le fue practicada el día Viernes Santo.

El Comandante Daniel estuvo visitándolo el domingo, conversando con él; estaban también otros compañeros esa noche, visitándole. Y bueno, hemos estado al tanto, y hemos estado también pidiéndole a Dios Nuestro Señor, a la Virgen María, la Virgen Santísima, que le proteja, que fortalezca su salud; y ojalá que en los próximos días podamos informar de un restablecimiento pleno. Entendemos, tenemos entendido que los Médicos del Hospital darán un parte especializado, de acuerdo al tratamiento que el Comandante de la Revolución Tomás Borge está recibiendo en ese Centro Médico.

A nosotros nos corresponde informarles, queridas familias nicaragüenses, que el Presidente de la República ha estado al tanto, y ha estado en permanente comunicación con él... hablando por teléfono el día sábado, el día domingo visitándole, el día de ayer. Y bueno, ahora estamos en comunicación con los Médicos, y esperando que sean ellos quienes le comuniquen a la ciudadanía todos los detalles de esta situación de salud, alrededor de la cual nosotros nos mantenemos también vigilantes, con Cariño, mandándole mucho Amor, muchas Oraciones. Y pidiéndole, repito, a Nuestro Señor, que se restablezca plenamente, para que nos continúe acompañando, trasladándonos toda esa inmensa, grandísima experiencia de lucha, ese conocimiento de los vaivenes propios de las luchas, de lo sinuoso que es el camino, de las curvas, de las alturas que hay que subir, de cuando uno también tiene que bajar... ¡en los caminos hay de todo! Uno sube, uno baja, uno va por caminos que no son rectos.

Dicen que los Caminos del Señor están llenos de misterio. Cuando digo que no son rectos no me refiero a abandonar Principios; me refiero a que uno va, y el camino siempre va dando sus vueltecitas, y uno sabe que está en vueltecitas, en un camino que va, Dios Mediante, siempre hacia adelante.

¡Cuánta experiencia en el Comandante Tomás Borge! ¡Cuánta valentía! ¡Cuánta capacidad de lucha! ¡Cuánta enseñanza que él ha venido transmitiéndonos a [email protected], y que ha transmitido a la Juventud nicaragüense, a la Juventud Sandinista, que lo hemos conocido como un Héroe, como un guerrero que ha batallado en todos los momentos de su vida, siendo ejemplo de condición revolucionaria, indeclinable, indoblegable.

Hasta el Hospital Dávila Bolaños, donde está en proceso de restablecimiento, nuestro abrazo, nuestro saludo, como Gran Familia Nicaragüense, como Gran Familia Sandinista. El saludo de las Mujeres nicaraguenses, de las Mujeres sandinistas, del Poder Ciudadano, de la Juventud Sandinista, de los Movimientos Sociales. Ayer por la tarde estuve conversando con el Doctor Gustavo Porras, que también le hacía llegar el saludo de todos los trabajadores, del Frente Nacional de los Trabajadores, a nuestro querido Comandante Tomás Borge Martínez. Que se restablezca pronto para continuar gozándolo, y sobre todo, para continuar teniendo esa orientación, y esa sabiduría acumulada en tantos años de servicio a nuestro Pueblo, de servicio al Prójimo.

La Paciente Impaciencia

(Cádiz Rebelde)

En 1989, se publicó "La Paciente Impaciencia", un libro testimonio autobiográfico del histórico comandante de la Revolución Sandinista nicaragüense Tomás Borge (León, Nicaragua, 13 de agosto de 1931). Cuando el 19 de julio de 1979 los guerrilleros entran en Managua, Tomás Borge es el único de los fundadores del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) aún en vida, y pasa a formar parte del Directorio (integrado por 9 comandantes de la revolución) que dirigirá el país, ocupando además el cargo de Ministro del Interior. Fue en 1961 que, junto a Silvio Mayorga y bajo la dirección de Carlos Fonseca, fundó el FSLN.

La salida de "La Paciente Impaciencia" sorprendió porque, siendo un libro fuertemente ligado a una política y a una historia revolucionarias, de alguna manera revolucionaba la literatura revolucionaria al uso. Aunque la verdad es que la sorpresa fue algo menor para los que conocían el contexto de eclosión de literatura popular y muy diferente de otras que se estaba dando en esos años en la Nicaragua revolucionaria, donde la poesía lo inundaba todo.

Así, será la calidad literaria de este libro que hoy recomendamos la que sencillamente lleve a decir al uruguayo Eduardo Galeano que nos encontramos ante una obra que es "la mejor de las mejores". Su compatriota Mario Benedetti será más explícito cuando diga de él que estamos ante "una apasionante amalgama de precisión testimonial y calidad literaria". No es de extrañar que en el mismo año 1989 recibiera el Premio Casa de las Américas de Cuba, destacando su jurado "la excepcional calidad del texto, que revela la capacidad narrativa del autor y su aliento poético".

Efectivamente estamos ante un libro que por su calidad narrativa cautiva y atrapa, donde sobresalen los valores humanos del autor que subyacen en su compromiso político. Tomás Borge se remonta lejos. Nos habla de sus primeros amores, a la orilla del río Grande de Matagalpa, de sus primeros sondeos en la literatura y su amor desmesurado por Madame Bovary. Es un libro donde su autor muestra su humanismo, que afloró en forma de lágrimas al recordar a su hija Bolivia… la hija a la que Tomás nunca pudo acompañar por priorizar la causa revolucionaria, por estar preso, por ser paciente en un momento de impaciencia.

Pero como no podía ser de otra manera, desde las páginas de Cádiz Rebelde, queremos destacar que "La Paciente Impaciencia" es una reivindicación del valor histórico de una generación durante un proceso histórico específico. Es el testimonio de las horas, días, años de cárcel del comandante Borge. Y de la gestación de las primeras células guerrilleras, de la lucha en la montaña, del recuerdo de aquellos primeros guerrilleros, de los primeros fundadores de una gesta que todo el que se considere revolucionario debe conocer.

Dice Tomás Borge que en las cárceles somocistas aprendió la paciencia sin abandonar la impaciencia. Y que su admirado, amigo y compañero Carlos Fonseca siempre se tronaba los dedos; que era ansioso, pero que nunca perdió la paciencia. Ciertamente nunca un título sintetizó tan acertadamente la tarea revolucionaria: la necesaria impaciencia estratégica que constantemente nos oriente en el día a día injusto que todos los días hay que proponerse superar, junto a la paciente labor de acumulación de fuerzas para forzar los cambios revolucionarios sin nunca perder la moral.

Estamos pues ante un libro que es revolucionario desde su título impresionante. Sólo alguien conocedor (por protagonista) de los "mecanismos internos" de los procesos revolucionarios podía titularlo así. Sin duda que en estos tiempos de crisis sistémica en que de nuevo la revolución se venga de los que la dieron por muerta, todo aquel o aquella que quiera conocer más de la revolución para poder aportar su (necesaria) contribución a ella debiera, ahora sí, dotarse de las impacientes ganas de leerlo. Aunque somos conscientes de que tendrá que saber también acompañarla de la necesaria paciencia para conseguirse un ejemplar.

En 2010 en Nicaragua se presentó una nueva edición corregida, aumentada y disminuida de este libro.


Descarga la aplicación

en google play en google play