Escúchenos en línea

Régimen endurece represión ante las protestas populares

Madrid. Agencias / Europa Press. | 11 de Abril de 2012 a las 00:00

El diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Congreso Joan Tardà ha advertido este miércoles de que, con la reforma que promueve el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre las manifestaciones, figuras históricas como Mahatma Gandhi habrían acabado en la cárcel.

Tardà se ha manifestado en estos términos tras conocerse que el Ministerio del Interior, en colaboración con el de Justicia, está trabajando en una reforma del Código Penal que incluya como "delito de integración en organización criminal" alterar "gravemente el orden público" y concertar concentraciones violentas por cualquier medio de comunicación como Internet y las redes sociales.

Sobrepasa lo admisible

El republicano catalán ha mostrado su preocupación por el "ataque" a los derechos que supone una medida que, a su juicio, "sobrepasa lo que es admisible" en un Gobierno democrático. "No se puede acabar con las protestas por la vía penal porque es atentar contra el derecho de manifestación y de reunión", ha repuesto.

Tras abogar por poner fin "de una vez por todas" a los cambios legales "vía golpe de titular", Tardá ha recordado que el Estado dispone de los medios necesarios para luchar contra la violencia y los actos violentos y que, por tanto, no se debe "recortar" derechos sino buscar la manera de evitar recortarlos, tras lo cual ha puesto en valor que el Código Penal ya incluye figuras para enjuiciar a los que usan la violencia.

Hachazo

Por todo ello, el diputado independentista quiere que Fernández Díaz comparezca en el Congreso para dar las pertinentes explicaciones sobre el "hachazo" a los derechos civiles que propone el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Y es que, según ha destacado, el hecho de que la futura reforma, entre otras cuestiones, vaya a tipificar como delito la resistencia "pacífica" supondría que acciones como las llevadas a cabo por Gandhi o movimientos cívicos como los de 'La Crida' habrían sido perseguidos y sus responsables habría acabado en prisión al pretender "reprimir y encarcelar la contestación social, no la violencia en la calle'.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha precisado este miércoles que la pena mínima por convocar algaradas por Internet será de dos años para que los fiscales puedan pedir prisión provisional para sus autores y los jueces, en su caso, acordarla.

En declaraciones a los periodistas en el Congreso, Fernández Díaz ha precisado que la propuesta en la que está trabajando el Ministerio del Interior con el de Justicia se traducirá en una reforma del Código Penal en la que se incluirá que sea tipificado como delito esas conductas y que la pena mínima que se imponga a sus responsables sea de dos años.

De lo que se trata, según el titular de Interior, es de intentar hacer frente a una violencia urbana que está coordinada previamente y que, mediante técnicas de la guerrilla urbana, ocasiona "una gran violencia" sobre las personas y los bienes.

Según ha dicho, se trata de un fenómeno que se vio en Cataluña durante la jornada de huelga del pasado 29 de marzo, pero que también se ha registrado en otras ciudades españolas, "que se está generalizando" y que no tiene una respuesta "adecuada" desde el orden público.

Hay que robustecer autoridad policial

Como tampoco ha dicho que está tipificada "de manera adecuada" en estos momentos la resistencia pasiva, es decir, la actuación de aquellas personas que desobedecen "de forma reiterada" las indicaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

"Hay que robustecer la autoridad legítima de quien legítimamente tiene la exclusividad de la actuación con fuerza, que son la Policía Nacional, la Guardia Civil y las policías autonómicas --ha proclamado Fernández Díaz--, porque no se puede estar pasivamente ante actuaciones de las de algunas personas que desprecian, injurian y desobedecen a las Fuerzas de Seguridad".

 


Descarga la aplicación

en google play en google play