Escúchenos en línea

Otra vez en lucha por la soberanía en La Haya

Managua. PL. | 23 de Abril de 2012 a las 00:00

Nicaragua inició este lunes la presentación del alegato por disputa territorial con Colombia, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, por intermedio del embajador Carlos Argüello.

El gobierno de esta nación centroamericana reclama la soberanía sobre un espacio territorial de unos 50 mil kilómetros cuadrados en el mar Caribe que incluye islas y cayos, entre ellos San Andrés, Providencia, Santa Catalina, Roncador, Serrana y Quitasueño.

Según reseña la publicación El 19 digital, Argüello, nombrado agente principal de la delegación de su país en el caso, sustentó el derecho a considerar nulos los acuerdos que otorgaron a Colombia el control de esos territorios, pues ocurrieron cuando Nicaragua estaba bajo ocupación política y militar extranjera.

El Tratado Bárcenas-Esguerra, firmado en 1928 y ratificado en 1930, tuvo lugar en el contexto de la intervención militar de Estados Unidos (1927-1933), recuerda el reporte.

En 1971, el gobierno de Nicaragua hizo una primera denuncia del tratado Bárcenas-Esguerra, cuando Colombia emprendió negociaciones con Estados Unidos en torno a la soberanía sobre Roncador, Quitasueño y Serrana.

Posteriormente, en la década de 1980, el Parlamento de esta nación declaró la nulidad del pacto y reivindicó la soberanía sobre el Archipiélago de San Andrés, caso que elevó a la CIJ en 2001.

Para el experto en Derecho Internacional Mauricio Herdocia, exintegrante del equipo jurídico que preparó la demanda, las posibilidades de rescatar los espacios marítimos "son muy grandes".

Recuperar su derecho sobre la Plataforma Continental y la Zona Económica Exclusiva, así como la soberanía sobre los cayos Roncador, Serranía y Quitasueño, es lo mínimo a lo que debe aspirar Nicaragua, precisó Herdocia a El Nuevo Diario.

A juicio del especialista, el actual proceso en La Haya "es la batalla final por ese extenso territorio de mar y por los cayos que Nicaragua ha venido reclamando hace 40 años, a través de distintos gobiernos".

El pronunciamiento de la CIJ en diciembre de 2007 dejó claro que ese tribunal solo se pronunciará sobre el límite marítimo entre Nicaragua y Colombia, la adjudicación de soberanía sobre cayos mencionados y la eventual existencia de otros accidentes insulares, comentó.

De acuerdo con lo planteado entonces por la CIJ, el Tratado Bárcenas-Esguerra no delimita las fronteras marítimas entre ambos países, lo cual evidenció la falsedad de la tesis esgrimida por Colombia desde 1969, en cuanto a que el documento establecía una frontera en el meridiano 82, ubicado a escasas millas de las costas nicaragüenses, detalló el estudioso.

Las audiencias en la CIJ se extenderán hasta el 4 de mayo, aunque la sentencia podría tardar meses en ser anunciada.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play