Escúchenos en línea

Por primera vez en 17 años, el gobierno se hace responsable de la seguridad de los veraneantes

Agencias DPA, AFP, ACAN–EFE y PL. Desde Managua. | 2 de Abril de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega anunció este lunes que más de 30,000 efectivos de la policía, ejército y funcionarios de gobierno participarán en un plan de seguridad para esta Semana Santa, que incluye la eventualidad de un tsunami en las costas del Pacífico. "En este plan verano 2007 están participando más de 30,000 mujeres y hombres que están dedicados tiempo completo" a garantizar el orden público y otros servicios durante las vacaciones de Semana Santa, que iniciaron el pasado sábado, afirmó Ortega en rueda de prensa. El plan de seguridad está dirigido a prevenir los delitos y los accidentes de tránsito que aumentan para esta época del año, reforzar la vigilancia en las carreteras y 24 balnearios de las costas del Océano Pacífico, que son muy frecuentados en Semana Santa, contrarrestar incendios y la escasez de agua en algunos municipios. Ortega instó a la ciudadanía a contribuir con el orden y denunciar cualquier anomalía a las líneas telefónicas de emergencia de la policía, el cuerpo de bomberos y la cruz roja, sobre todo a los que padecen de presión alta y corren riesgos de sufrir infartos a causa de las altas temperaturas del verano. Versiones de la prensa local indican que al menos 30 nicaragüenses habrían muerto en las últimas semanas al occidente del país, a causa de infartos provocados por las altas temperaturas (40 grados) que afectan a la zona.

Listos frente a Tsunami

Ortega orientó además a Defensa Civil del Ejército tener listo un plan de contingencia para enfrentar un eventual maremoto en las costas del Pacífico nicaragüense, tras el tsunami ocurrido el domingo en las islas Salomón, al noreste de Australia. El mandatario pidió a sus conciudadanos estar alertas ante un posible tsunami, a la delincuencia y a los accidentes de tránsito, durante las vacaciones de Semana Santa. Ortega apuntó que esta época del año es "un período sísmico" en Nicaragua y recordó que el país ha sufrido de maremotos. "No se trata de que la población se vaya a preocupar o a asustar, sino que la población esté informada y pueda tomar todas las medidas correspondientes para protegerse, en todos los aspectos", explicó. El jefe de la Defensa Civil de Nicaragua, el coronel Mario Perezcassar, presentó en la reunión un plan "anti-tsunami" que cubre 429 kilómetros de las costas del Pacífico. Anotó que elaboraron ese plan en base al maremoto que ocurrió en Nicaragua el 1 de septiembre de 1992, que dejó un saldo de 174 muertos, centenares de heridos, así como cuantiosos daños materiales provocadas por olas entre cuatro y diez metros de altura. Perezcassar indicó que tienen cinco "grandes puestos de mando" en la franja del Pacífico con capacidad de evacuar a los bañistas en 45 minutos, luego de un aviso de posible tsunami, que se activa si la magnitud del evento telúrico marca 7 grados en la escala abierta de Richter. El funcionario dijo que tienen desplegado a 9.000 brigadistas en esos puestos de mando y han identificado, en esos 429 kilómetros, 74 comunidades "donde hay 160.000 personas en riesgo". "A esos 160.000 hay que sumarle más de 700.000 personas que en esta época de verano asisten a estos balnearios", añadió. El jefe de la Defensa Civil acotó que en coordinación con otras instituciones del Estado realizarán una campaña de información para que la población sepa como reaccionar ante un posible tsunami. El mandatario nicaragüense también hizo un llamamiento a la ciudadanía a no dejar sus viviendas solas para evitar robos, y a no conducir en estado de ebriedad para evitar accidentes de tránsito.

Descarga la aplicación

en google play en google play